Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 24 DE AGOSTO DE 2014 abc. es CONVERSACIONES DE ESTÍO 55 Aurelio Arteta poco les he oído a los académicos denunciarlo. ¿Alguna vez ha sentido la tentación de desaparecer? -Sí, he querido desaparecer cuando me encontraba muy desesperado. Pero, afortunadamente, la vida no me ha ido tan mal. Le estoy agradecido. ¿Qué le parecen las iniciativas que defienden la dignidad de los animales? -Al margen de algunas tonterías dichas por sus defensores, confieso que las iniciativas más serias me hacen dudar y pensar. Siempre me acuerdo de unas palabras de Canetti: que el día en que caigamos en la cuenta del dolor que nuestra especie ha infligido a los animales nos acometerá un espanto insoportable. Y si ellos carecen de dignidad, al menos la nuestra está en juego en el modo como les tratemos. ¿Le da miedo la muerte? -Más que miedo, la muerte me produce una pena inmensa. Un ser tan precioso como el hombre no merece morir igual que el resto de los seres vivos. Mejor dicho: peor todavía que ellos, porque la conciencia de su segura mortalidad le añade dolor y lo alarga. ¿Necesita creer en algo después? -Como a todo el mundo, me gustaría que después hubiera algo; pero me temo que no, que nada ni nadie me aguarda. ¿Quién es Aurelio Arteta? -Alguien que aún no conozco bien, francamente. Seguiré en ello. Tantos tontos tópicos morales y políticos Los tópicos manifiestan nuestra pereza para pensar por cuenta propia El amparo de la muchedumbre Cuando se encuentre del lado de la mayoría es momento de pararse a pensar (Mark Twain) El temor a la muerte Un ser tan precioso como el hombre no merece morir igual que el resto de los seres vivos la de que alcanzaremos este bien, que nos libraremos de aquel mal... ¿Qué han hecho, han dejado de hacer y deberían hacer los periódicos para elevar el tono intelectual y moral de España? -Los periódicos se han sometido al dictado mercantil de sus empresas financieras y al interés momentáneo de sus partidos afines. A muchos periodistas les convendría estar más dispuestos a aprender que a enseñar. Para buscar la verdad tendrían primero que saber dónde buscarla, distinguirla de las opiniones, separarla del mero afán de entretener, etcétera. ¿Qué le saca de quicio? -Me indigno con facilidad. La mentira, la arrogancia infundada, la injusticia contra el débil, la impunidad del más fuerte. Y, en otro nivel, ciertos vicios de la lectura o escritura que la gente después reproduce: el blablablá por no callar, el alargamiento artificial de las palabras (los archisílabos o la novedosa entonación de bastantes corresponsales de televisión. ¡Como si algunos, sólo para distinguirse, se pudieran apropiar de la lengua de todos y destrozarla a su antojo... No sé por qué permiten esto último los directores de informativos ni tam-