Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL DOMINGO, 24 DE AGOSTO DE 2014 abc. es internacional ABC Desigualdad en cifras 44,5 millones 28,1 La comunidad negra representa el 14,2 por ciento de los 313,9 millones de ciudadanos estadounidenses. El porcentaje de afroamericanos en situación de pobreza supera en casi 13 puntos porcentuales la media del país (15,9 18.102 $2.207 Este es el ingreso per cápita del estadounidense afroamericano, mientras que la media nacional es de 27.319 dólares. El número de negros por cada cien mil habitantes encarcelados, por tan solo 380 blancos. Manifestantes protestan por la muerte del joven Michael Brown, en Ferguson, Misuri EFE Los efectos de la crisis económica disparan los niveles de pobreza entre la población negra de Estados Unidos La minoría negra no mejora con Obama EMILI J. BLASCO ENVIADO ESPECIAL A FERGUSON F ue una oración repetida al unísono: Oh, Padre amoroso, consuela a la familia de Michael Brown con tu gracia que sana, y camina con la familia del policía implicado en el tiroteo La catedral católica de la ciudad de San Luis está a un par de manzanas de la línea Delmar que históricamente ha marcado la segregación entre blancos y negros en la principal urbe de Misuri. Aún hoy, los barrios y ciudades de ese área metropolitana que están situados al norte de Delmar Boulevard tienen una población mayoritariamente negra; al sur, la mayoría es blanca. Por encima de Delmar está Ferguson, donde estaba viviendo Michael Brown, el joven afroamericano fallecido el 9 de agosto tras recibir seis disparos; por debajo, se encuentra Crestwood, donde se halla la residencia de Darren Wilson, el policía blanco que alega defensa propia para justificar su acción a pesar de que Brown iba desarmado. Aunque Ferguson no es de las zonas con mayor uniformidad racial (67 por ciento de vecinos negros) sus ho- gares tienen una renta media claramente por debajo casi la mitad de los de Crestwood (93,8 por ciento de blancos) 37.517 dólares anuales frente a 67.225. Había un tiempo en que parecía que las diferencias se reducían, pero ya no asegura Charles Rowne, un afroamericano que hace servicios de reparto con una camioneta. Lo triste es que esto nos pasa con Obama, no porque él lo quiera, sino por la crisis económica Obama y la era post racial Curiosamente la elección del primer presidente de color no ha supuesto una mejora en las condiciones de vida de los 44,5 millones de negros de Estados Unidos, que constituyen el 14,2 por ciento de la población. La llegada de Barack Obama a la Casa Blanca fue saludada como el comienzo de una era post racial que daba fin a la larga historia de discriminación sufrida por las masas de la esclavitud y sus descendientes. Pero aunque ciertamente EE. UU. ha avanzado mucho en cuestión de derechos para todos los grupos que componen el melting pot la segregación racial sigue en muchos aspectos vigente, no propiamente por razones de piel, sino socioeconómicas. La crisis de 2008 se ha encargado de remarcar la Delmar divide en la sociedad estadounidense. En 2005, el 25,5 por ciento de los afroamericanos estaban bajo el umbral de pobreza; en 2012, cuando Obama fue reelegido, la cifra llegó al 28,1 por ciento, frente al 15,9 por ciento del conjunto de la población. Esas desventajas socioeconómicas, en barrios que tienen mucho de gueto, acaban arrojando estadísticas negativas en variedad de aspectos. En el caso del crimen, por ejemplo, el último estudio en profundidad The Color of Crime de 2005 indicaba que la probabilidad de cometer un asesinato o la de ir a la cárcel por ese u otro delito es siete veces mayor en el caso de un negro que en el de un blanco. Pero el prejuicio también juega su papel. Muchas ve- ces hay sospechas injustificadas sobre el afroamericano, al tiempo que este muestra desconfianza hacia la autoridad. Solo tres agentes negros Que de 53 policías de Ferguson solo haya tres agentes negros, no es casualidad. En las Fuerzas Armadas está más nivelado, porque las pruebas de entrada son más justas, pero muchos negros desisten de intentar ingresar en la Policía porque les ponen muchas trabas para que no entren argumenta Billy, quien en los últimos días ha acudido cada noche a manifestarse a la zona de Ferguson donde se han concentrado las protestas. Mientras habla, numerosos afroamericanos que pasan conduciendo su coche hacen sonar el claxon, en muestra de solidaridad con los gritos y pancartas que reclaman justicia. Al final, la distinta experiencia de blancos y negros hace que el problema sea percibido de modo distinto. Mientras el 37 por ciento de los afroamericanos estadounidenses creen que los disparos del policía Wilson no estaban justificados, el 68 por ciento de los blancos prefieren esperar a tener más datos para pronunciarse, de acuerdo con una encuesta de CBS NYT. Este sondeo también indica que el 67 por ciento de los blancos creen que la violencia vista en las protestas ha ido demasiado lejos, mientras que entre los negros solo el 43 por ciento opinan eso y el 38 por ciento las juzgan adecuadas. Anoche hubo manifestaciones en Nueva York, en recuerdo de Eric Garner, un joven negro que murió hace un mes cuando un policía quiso arrestarle aplicándole una llave de yudo de estrangulamiento. Garner, como Brown, también iba desarmado. El histórico líder Martin Luther King