Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO, 24 DE AGOSTO DE 2014 abc. es internacional ABC El convoy humanitario volvió a Rusia sin ser atacado por las tropas ucranianas Merkel, de visita en Kiev, ofreció 500 millones para la reconstrucción del país ABC KIEV Hace veintitrés años, el Parlamento de Ucrania firmaba su Acta de Independencia, por la que dejaba de ser una república soviética y se declaraba un país independiente de la Unión Soviética. Aquel papel, que luego fue ratificado por un referéndum con el 90 por ciento de aprobación popular, fue admitido con los votos a favor de 321 parlamentarios, y sólo dos votos en contra. Hoy, el país vuelve a celebrar ese día, pero esta vez bajo la amenaza de una secesión en el este del país. En Lugansk y Donetsk, los rebeldes prorrusos se atrincheran en sus repúblicas autoproclamadas desde hace meses, mientras los bombardeos del Ejército ucraniano no cesan. En el día de ayer, mientras el presidente Petro Poroshenko se reunía con la canciller alemana, Angela Merkel, al menos cinco civiles murieron durante los intensos bombardeos del Ejército sobre la ciudad de Donetsk. Mientras tanto, la población civil del segundo bastión prorruso, Lugansk, recibió ayuda humanitaria gracias a la llegada el viernes de los 262 camiones fletados por Rusia y que cruzaron la frontera ucraniana sin esperar al beneplácito de Kiev. Este convoy humanitario llegó a Lugansk, repartió las cerca de 2.000 toneladas de ayuda y los camiones regresaron a Rusia sin interferencia de las tropas leales a Kiev, que practicaron una contención por la que el vicepresidente de EE. UU. Joe Biden, felicitó ayer a Poroshenko. Un camión de la ayuda humanitaria rusa cruza la frontera ucraniana en el puesto de Donetsk- Izvarino REUTERS Más ayuda de Moscú Aunque la entrada de la caravana en territorio ucraniano fue considerada por la comunidad internacional como una violación de la soberanía del país, Moscú advirtió contra cualquier acción que perturbara el paso del convoy que finalmente no fue atacado por las tropas leales a Kiev para evitar provocaciones Tras la entrega de esta ayuda, el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso confirmó su intención de continuar suministrando más ayuda humanitaria al este de Ucrania, en cooperación con la Cruz Roja Internacional (ICRC) Sin embargo, en esta ocasión la ICRC no participó en la gestión del convoy, que se produjo sin la presencia de observadores internacionales. Pese a que el convoy entró, dejó el cargamento y volvió a Rusia, tanto la OTAN como el Gobierno ucraniano han insistido en sus sospechas de que la misión humanitaria rusa podría llevar armamento. El portavoz del Ejército ucraniano, Andriy Lysenko, denunció los camiones que entraron bajo la mascarada del convoy humanitario han sido cargados por rusos con material militar robado al Ejército ucraniano. A su vez, la portavoz de la OTAN, Oana Lungescu, insistió en que la artillería rusa se está empleando contra las fuerzas armadas ucranianas. Lysenko se sumó a estas acusaciones y señaló que se están enfrentando no sólo al armamento rebelde, sino también al fuego transfronterizo de Rusia, desde donde se lanzarían misiles Grad y Uragan El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia insistió en que estas acu- El número dos de Merkel Sigmar Gabriel dijo que una federación parece ser la única manera posible de solucionar el conflicto Poroshenko La paz no va a ser a costa de la soberanía, integridad territorial e independencia de Ucrania saciones carecen de fundamento En Kiev, a 730 kilómetros de la zona sublevada, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, se reunió con la canciller alemana, Angela Merkel, quien dio un espaldarazo a la política del recién elegido presidente. Merkel insistió en que la integridad territorial de Ucrania es crucial por lo que lo primero es conservar Lugansk y Donetsk Además, la canciller ofreció un fondo de 500 millones de euros para la reconstrucción del este, una acción que Poroshenko ha llamado un nuevo Plan Merkel Una federación El número dos de Merkel, Sigmar Gabriel, en una entrevista con el Welt CUMBRE EN MINSK EL MARTES Poroshenko y Merkel ven posible un acuerdo con Putin JOSÉ- PABLO JOFRÉ BERLIN El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, acudirá el próximo martes en Minsk a la cumbre de la Unión Aduanera (Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, con la participación de miembros de la Unión Europea) donde tendrá la oportunidad de encontrarse con el presidente ruso, Vladimir Putin, y hablar sobre las posibles soluciones al conflicto en el este de Ucrania. Las esperanzas están puestas en dicha reunión. La canciller alemana, Angela Merkel, de visita ayer en Ucrania, expresó su confianza en que las conversaciones ayuden a resolver esta crisis: Respaldamos las conversaciones de paz en Minsk y esperamos que haya un avance, aunque sea de un paso. Considero que hay posibilidades de progreso manifestó en Kiev. Merkel insistió en la necesidad de respetar la integridad territorial de Ucrania, al mismo tiempo que se logra una salida pacífica al conflicto armado. Desde la capital ucraniana y junto a Poroshenko, Merkel exigió un alto el fuego bilateral en el este del país, aunque no ha descartado nuevas sanciones a Moscú. Por su parte, Poroshenko insistió ayer, en la víspera de la independencia del país, en que para poder avanzar hacia la resolución del conflicto es necesaria la retirada de los mercenarios rusos en las zonas sublevadas de Lugansk y Donetsk. El obstáculo son los mercenarios extranjeros. Si los sacan de nuestro territorio, la paz se restablecerá de inmediato afirmó.