Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL La amenaza yihadista El análisis DOMINGO, 24 DE AGOSTO DE 2014 abc. es internacional ABC La estrategia terrorista del Estado Islámico ANÁLISIS MIGUEL ÁNGEL BALLESTEROS C on la salida de las tropas estadounidenses de Irak, el primer ministro Al Maliqui desarrolló una política sectaria que marginaba a los suníes frente a los chiíes. Con el tiempo, el malestar suní les llevó a apoyar al Estado Islámico de Irak, organización de Al Qaida en Irak, en su lucha contra los chiíes, a los que consideran apóstatas. La guerra en Siria contra el régimen alauí, rama del islam próxima al chiísmo iraní, supuso para los yihadistas de Irak una oportunidad para extender su influencia hacia Damasco. En abril de 2013 cambió su denominación por la de Emirato de Irak y Levante, también llamado de Irak y Siria (ISIS) Envió 5.000 combatientes e intentó absorber al Frente Al Nusra, el grupo de Al Qaida en Siria, llegando a luchar entre ellos por el control de la ciudad de Raqqa. Todo con la oposición del líder de Al Qaida, Aimán Alzawahiri, quien el 3 de febrero de 2014 publicó un comunicado repudiando al Estado Islámico. El pasado 29 de junio, primer día del Ramadán, el ISIS proclamaba el califato y una nueva y ambiciosa denominación, Estado Islámico, que aunque sigue compartiendo el objetivo final con Al Qaida, el establecimiento del califato en todos los territorios que un día fueron musulmanes; sus estrategias son diferentes. La estrategia del EI se basa en el control de ciudades y carreteras. Esto le otorga nuevas fuentes de financiación y reclutamiento. El 10 de junio tomaron Mosul y se apoderaron de 755 millones de euros que había en los bancos. Cada día es capaz de recaudar 2,2 millones de euros de diversas actividades, como el cobro a los vehículos en los controles de carreteras o de la venta clandestina de petróleo. Según el régimen de Damasco, la venta de petróleo sirio les proporciona 3,7 millones de euros al día. Hasta ahora, el terror tenía como principal cometido, doblegar la voluntad de la población de los países que se oponen al yihadismo. Por ejemplo, el vídeo de la decapitación del periodista James Foley está dirigido a los ciudadanos estadounidenses para que rechacen cualquier tipo de intervención de sus tropas en Irak o Siria. Sin embargo, en la nueva estrategia del EI, el terror sin límites también se emplea contra la población de los territorios ocupados para suplir la escasez de efectivos necesarios para su control. Esta es una de las principales discrepancias con Al Zawahiri que cree que esto se volverá en contra del Estado Islámico. Fuerzas iraquíes junto con chiíes turcomanos apostados en Amerli AFP Eliminar fronteras La proclamación del califato forma parte de su estrategia. Con esto elimina las fronteras entre Irak y Siria; de ahí su interés por controlar las ciudades fronterizas. El califato rememora la época de mayor poder de los musulmanes en el siglo VII de la mano de los Omeyas, lo que le hace especialmente atractivo para el reclutamiento de nuevos combatientes musulmanes. Solo de Túnez han salido más de 3.000 yihadistas para combatir en Irak y Siria. El regreso de estos yihadistas con su ideología y su experiencia de combate, les convierte en elementos capaces de organizar grupos terroristas en sus países de origen, incluido España. Según el gobierno iraquí, en febrero, el EI disponía de unos 12.000 combatientes entre Irak y Siria. Hoy superan los 15.000. Su líder, el califa Ibrahim, en su sermón en la gran mezquita de Mosul el pasado 4 de julio, solicitó obediencia a todos los musulmanes y que se trasladen a las tierras del nuevo califato, rechazando la democracia, la laicidad y el nacionalismo. Esto relega a Al Qaida y a sus líderes a un segundo plano. Actualmente, el EI controla el 35 del territorio sirio y gran parte del territorio suní iraquí. Territorios donde viven cerca de quince millones de personas. La pregunta es si es capaz de proporcionarles los servicios propios de un Estado. Ningún grupo terrorista ha llegado a tener tanto poder político, económico y armamentístico, lo que podría desestabilizar otras zonas, entre ellas el Líbano donde paradójicamente el escudo de Hizbolá, le convierte en aliado estratégico de Occidente de donde han salido no pocos yihadistas. MIGUEL ÁNGEL BALLESTEROS ES DIRECTOR GENERAL DEL INSTITUTO ESPAÑOL DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS Los yihadistas sitian y amenazan con arrasar una ciudad iraquí Tras atacar a los yasidíes, buscan una limpieza étnica de turcomanos en Amerli MIKEL AYESTARAN Vehículos de EE. UU. La toma de ciudades también les proporciona el armamento procedente de guarniciones militares y policiales iraquíes. Resulta paradójico ver sus banderas negras en vehículos de fabricación estadounidense o en los potentes misiles SCUD del Ejército iraquí. A todo esto hay que añadir, el incremento de la capacidad de reclutamiento entre los civiles de las poblaciones conquistadas, mediante la intimidación y el terror. Una nueva localidad de Irak puede pasar a formar parte de la lista de las matanzas llevadas a cabo por el Estado Islámico (EI) El grupo islamista sigue con su política de limpieza étnica y sectaria dentro de las fronteras de lo que considera su emirato y desde hace dos meses tiene cercada Amerli, localidad donde la mayoría es de etnia turcomana y de confesión chií, en la provincia de Saladino, a 180 kilómetros al norte de la capital, Bagdad, donde al menos ocho personas murieron ayer después de que un suicida empotrara su vehículo contra la sede de los servicios secretos en la capital. La grave situación que vive el pueblo de Amerli, que recuerda a la vivida por la comunidad yasidí en la montaña de Sinjar, llevó a Naciones Unidas a pedir medidas inmediatas para evitar una posible masacre El representante especial de la ONU para Irak, Nickolay Mladenovdel, aseguró a través de un comunicado que la situación de la población es desesperada y solicitó a las autoridades que hagan todo lo posible para garantizar la llegada de ayuda humanitaria o la evacuación de los 18.000 vecinos que sufren el cerco y que, hasta ahora, sobreviven gracias a la comida que el Ejército de Irak lanza desde el aire. Chiíes, cristianos y el resto de confe- siones minoritarias presentes en las zonas bajo control del EI sufren la persecución sistemática de los yihadistas que exigen fidelidad al califa, Abu Bakr al Bagdadi, e imponen una interpretación muy severa del Islam en la misma línea de la empleada por los talibanes en Afganistán hasta la invasión de EE. UU. en 2001. Todos estos grupos son apóstatas ante sus ojos. La situación se extiende de Irak a Siria donde el EI ejecutó en las últimas horas al menos a 18 personas en varias provincias. La mayoría fueron crucificadas en plazas públicas por su presunta colaboración con el régimen de Damasco, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Dos frentes unidos Mientras los yihadistas unen los frentes sirio e iraquí, la comunidad internacional los mantiene separados, pero la situación podría cambiar. El jefe de Estado Mayor estadounidense, el general Martin Dempsey, admitió que no se puede derrotar a esta amenaza inminente para EEUU sin golpearle en los dos lados de una frontera ya inexistente Después de más de tres años de apoyo directo a la insurgencia siria y de aislamiento diplomático al país árabe, Occidente podría terminar colaborando con Damasco para derrotar al EI. El primer paso en esta guerra contra el yihadismo lo dio el Pentágono al aprobar los ataques aéreos en suelo iraquí el 8 de agosto. Fotogalería con las mejores imágenes del conflicto