Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA DOMINGO, 24 DE AGOSTO DE 2014 abc. es españa ABC El fraude de la formación en Andalucía Estos perros me van a pagar lo que deben porque se lo han llevado calentito Un director de academia confesó a sus alumnos la facturación inflada de los cursos PABLO D. ALMOGUERA MÁLAGA Las cifras del fraude 5.096 millones Es el dinero que la Junta de Andalucía presupuestó para cursos de formación en los ejercicios comprendidos entre 2001 y 2013. ntre el cúmulo de irregularidades de todo tipo detectadas dentro del presunto fraude de los cursos de formación en Andalucía, los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) han descubierto que algunas de las empresas investigadas cargaban como gastos imputados a la subvención el pago de facturas de teléfono o luz. La Policía desvela que se hacía a través de un sistema de facturación simulada. En este contexto se enmarcan las declaraciones de los alumnos de un curso cuyo organizador realizó una barbacoa que pagaba con dinero de la Junta y que fanfarroneaba diciendo que estos perros me van a pagar lo que deben porque se lo han llevado calentito El informe de la citada unidad de la Policía Nacional, que consta de 140 páginas, y al que ha tenido acceso ABC, analiza cada una de las 17 empresas que se beneficiaron de la Resolución de diciembre de 2010 de la Dirección Provincial de Málaga del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) que investiga el caso Edu la parte de esta causa centrada en la provincia malagueña. Las pesquisas realizadas en torno a una de estas sociedades, el Centro de Formación Profesional Feijo S. L. ponen de manifiesto que se imputaron gastos corrientes de la empresa entre los que correspondían a los derivados de la realización del curso y computables a la ayuda. De este modo, el documento policial refleja que se encuentran facturas de teléfono, consumo eléctrico y gas de distintas empresas que al ser investigadas se comprueba que tienen la misma dirección y administrador que el Centro de Formación Profesional Feijo S. L. Nos encontramos ante una facturación simulada para justificar los fondos obtenidos como subvención para formación concluyen los responsables del caso. Pero estas actitudes llegan a adquirir tintes surrealistas cuando se analiza las declaraciones del alumnado de esta academia. Uno de los asistentes al curso Soldador de estructuras metálicas ligeras relató que uno de los responsables presumía de forma reiterada de las ayudas que recibía de la Administración autonómica y que con asiduidad organizaba barbacoas E 17 empresas Han sido investigadas en la provincia de Málaga en el marco de la operación Edu sobre el presunto fraude en los cursos de formación. 48,5 millones 0 trabajadores Recibió el conglomerado de empresas del exconsejero andaluz de Hacienda Ángel Ojeda para impartir los citados cursos. Fueron recolocados gracias a los cursos de formación para los exemplead +o s de la empresa Delphi, en los que la Junta invirtió un total de 52 millones de euros. Una de las academias investigadas en la provincia de Málaga FRANCÍS SILVA Facturación simulada Algunas empresas cargaban a la subvención gastos que en realidad eran de agua, teléfono o luz Justificar gastos Un profesor confesó a la Policía que en su empresa le ofrecieron un sobresueldo de mil euros para justificar gastos Cursos fantasma Otra profesora descubrió que su firma aparecía como participante en un curso que realmente no había impartido en su domicilio que, fanfarroneando, afirmaba que pagaba la Junta Este alumno, uno de los más de 250 que ha entrevistado la UDEF, recordó que esta persona les decía que un amigo suyo estaba relacionado con el Gobierno andaluz y que por el curso que él percibía 240.000 euros, la Administración regional ingresaba 600.000. Hay que recordar que el 80 por ciento de los fondos para la formación provienen de la Unión Europea (UE) El testigo afirmó que el directivo que les contó que estos perros en relación a la gente de la Junta me paguen lo que me deben porque ellos se lo han llevado calentito Un docente que impartió un curso en la academia A. F. Salamar S. L. por su parte, declaró a los investigadores que antes de percibir la última nómina se le ofreció cobrar un sobresueldo de 1.000 euros para justificar algunos gastos, algo a lo que me negué Las pesquisas policiales revelan la supuesta comisión de un delito de falsedad documental y usurpación de estado civil al conocer el caso de una pro- fesora que rezaba en la documentación como que había impartido clases en este centro cuando realmente estaba trabajando en otro. Esta docente testificó que en los datos personales, como los de filiación, titulación y experiencia laboral pero matizó que ella no había participado en ese curso del Centro de Formación Gasset S. L. Cuando los agentes le mostraron la documentación aportada por la sociedad a la Junta, la formadora declara que nunca he firmado dicho documento por lo que la rúbrica no es mía a pesar de que se pareciera. La testigo afirmó que la única explicación que encontraba era que hubiesen utilizado los papeles auténticos y los hayan manipulados. Este mismo modus operandi se utilizó con otra docente, esta vez del Centro de Formación Profesional Feijo S. L. que envió la documentación durante el proceso selectivo de tutores. Transcurrido un plazo, no vuelve a tener noticias de la empresa. Además, cuando supuestamente estaba impartiendo clases, realmente se encontraba de baja por maternidad.