Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA MAYTE ALCARAZ DOMINGO, 24 DE AGOSTO DE 2014 abc. es españa ABC CiU gobierna Cataluña desde la transición, con la excepción de dos legislaturas; el PSOE, siempre en Andalucía. He aquí la historia de dos sistemas enfermos CORRUPCIÓN Dos regímenes que se creían impunes ordi Pujol i Soley tiene 50 años y una cabellera más generosa que la actual. El 8 de abril de 1980 hace frío en Barcelona. TVE retransmite su toma de posesión como presidente de la Generalitat con el mimo de los grandes momentos. Tarradellas le cede el testigo bajo un retrato del Rey Juan Carlos con su hijo Felipe VI, entonces un niño rubio de ojos celestes. Junio de 1990. Ahora quien promete su cargo es Manuel Chaves González. Él es más joven que el honorable: tiene 45 años. En Sevilla sí hace calor. Es Rodríguez de la Borbolla quien abandona la presidencia andaluza. También Chaves conserva por entonces un pelo más juvenil. Con diez años de diferencia, dos Autonomías españolas, de las privilegiadas por el artículo 151 como Comunidades históricas, no ven nacer solo una nueva etapa en su autogobierno como cuentan las crónicas oficiales sino dos regímenes monolíticos y, al correr el tiempo, dos sistemas perforados por la corrupción y el clientelismo. Pero eso se conocerá después. Aunque se intuyó enseguida. Catalanes y andaluces entregan su confianza, respectivamente, a un partido nacionalista por entonces así se define Convergencia- y se la renuevan a los socialistas de Felipe González en la persona de su exministro de Trabajo. Cómo confianza: lo que entregan las dos sociedades, sin saberlo, es la llave de su casa, de su modesto utilitario y, lo que es peor, de su futuro. Y ese futuro ha regresado un cuarto de siglo después en for- J ma de saqueo institucionalizado. A Pujol le ha costado reconocerlo. Treinta y cuatro años. Y por cada año de olvido, cien mil euros que se sepa- escamoteados a muchos de aquellos televidentes de la añeja televisión española que siguieron mayoritariamente el ascenso al paraíso, todavía no fiscal, del médico que había inventado la pomada antibiótica Neobacitrin. Porque el hijo de don Florenci Pujol cosechó su primer éxito inventando un ungüento milagroso que, a pesar de estar hoy todavía en circulación, no ha podido curar las purulentas llagas sobrevenidas en la sociedad que dijo defender por el enriquecimiento injustificado de su familia. Mientras una tupida red clientelar escondía el escándalo de Banca Catalana, las comisiones del 3 el atraco al Palau, los negocios de Prenafeta y Alavedra y hasta las florecientes ITV, con retorno a Oleguer (cómo no) Pujol Ferrusola, otra tan caciquil como aquella engordaba en Andalucía. También gracias al dinero público. Dinero para prejubilaciones gastado en cocaína o en patrimonios particulares; miles de euros guardados en colchones; mariscadas con fondos de los parados; paseos de consejeros en Porsche mientras sus hijos conseguían becas públicas de cien mil euros... Los expertos no lo dudan: los dos escándalos son propios de sistemas longevos y enfermos por la falta de controles y los intereses creados de muchos años de monopolio político. Y de la impunidad que ello genera, claro. Porque aquellos dos flamantes presidentes y sus partidos a los que sus electores ofrecieron la mano y a los que tomaron finalmente el brazo, siguieron ganando elecciones. Los socialistas de Chaves y luego de Griñán nunca abandonaron el poder desde aquel verano de 1990 (y antes con Escuredo y Borbolla) Aunque hayan necesitado para ello en los últimos años la muleta de IU. Por su parte, la fede- Abril de 1980 ble Pujol es investido presidente de la 34 años ra ción de una trai El exmolt hono ellas. Comenzaba ralitat por Tarrad Gene YOLANDA CARDO