Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE DOMINGO, 24 DE AGOSTO DE 2014 abc. es ABC Mireia Belmonte celebra todavía en la piscina su victoria ayer en la final de los 1.500 metros libres del Campeonato de Europa de Natación en Berlín EFE Mireia Belmonte, oro europeo en 1.500 Frialdad de cazadora El extenso catálogo de pruebas al que se comprometió Mireia Belmonte para el Europeo de natación de Berlín ha provisto tiempo suficiente para que los comentarios acerca del reto recorrieran todos los registros. A ratos ha prevalecido el asombro por la osadía. Otros, el lamento por el exceso. También el respeto por la ambición y el trabajo que esconde en los meses anteriores al campeonato. De lo que no se ha hablado casi nada es del cálculo detrás de todo, que existe. Ella misma dejó ayer varias pistas. Fue al salir de la piscina, después de haber ganado el oro en la prueba de los 1.500 metros libre. Se trataba de la cuarta medalla en las cinco pruebas en las que había competido hasta ayer. Llegó la primera y paró el crono en 15: 57: 29, lo que además del metal más valioso le permite llevarse a casa otro récord de España y la mejor marca de la historia de los campeonatos. Y detrás de ese botín, en efecto, había método: He salido bastante fácil y a partir del 1.000 empecé a apretar un poquito. Como las veía ahí a las rivales sabía que podía cogerlas en el momento que estuviera apurada. Pero al final he hecho mi táctica y he ido progresando explicó. Dejó correr la presa hasta que quiso cazarla. Y la cosecha no ha terminado. Hoy tiene cita con los 200 mariposa y con los 400 libre. DEPORTES