Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 24 DE AGOSTO DE 2014 abc. es ENFOQUE 7 semana La foto de la REUTERS Boda de judía y musulmán Israel pero no olvidemos que, al final, los suyos condenaron a Averroes y le prohibieron sus libros. No hace mucho, un viejo conocido, más joven que yo, me mostraba su preocupación porque su hija, ya mayor de edad, salía o era novia de un muchacho del mismo barrio, pero que llevaba un piercing en la nariz. Un simple piercing tenía a este padre en la frontera de la intolerancia. Dicen algunos sabios que caminamos de manera irreversible hacia un mundo mestizo. Ya tenemos experiencia para saber que se globaliza antes el comercio que la cultura, pero el uno ha sido siempre avanzadilla de lo otro. Contemplar la unión, a través de una boda, de israelíes y palestinos, no deja de ser esperanzador entre tanta y tan dolorosa desesperación. Y el aviso de que, por fortuna, el amor triunfa sobre la guerra. De no ser así, hace tiempo que la especie humana, con su afán de aniquilar al diferente, habría desaparecido de la superficie del planeta Tierra. Pero, de repente, Romeo y Julieta se miran a los ojos y no entienden el largo enfrentamiento, y están dispuestos a que el olvido sepulte el luto y crezca el amor. No es fácil. No habrá sido nada sencillo el largo camino hasta el matrimonio. Pero es posible porque cada vez que un hombre y una mujer se enamoran parece como si el mundo comenzara a escribirse de nuevo. Mahmoud Mansour, musulmán de 26 años, y Maral Malka, judía de 23, se han casado en Israel, con el conflicto en Gaza en marcha Triunfo del amor LUIS DEL VAL Me imagino lo que debe suceder cuando a un israelí le dice su vástago que se quiere casar con una palestina, o cuando a una familia palestina le informa su hijo de que se quiere casar con una judía. Los Montescos y los Capuletos se odiaban, pero no había muertos por en medio, y era más bien una rivalidad de prestigio. Aquí hay cadáveres, terrorismo y una guerra, trilogía que hace pensar más en venganzas que en bodas, más en el odio que en el amor. Estuvo bastante de moda, entre los entusiastas de la alianza de civilizaciones citar el ejemplo de Toledo como paradigma de la convivencia. Y, es cierto, que vivían en la ciudad moros, cristianos y judíos sin matarse, pero cada uno en su barrio, y el Dios de cada cual en el barrio correspondiente. Y las Zoraidas no se casaban con los Isaac, ni los Isaac con las Petronilas ni las Petronilas con los Mohamed, y así sucesivamente. En Toledo, o en Córdoba, donde nacieron Maimónides y Averroes, maestro y discípulo, se llegó a la convivencia,