Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 21.8.2014 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.029 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. 14344 8 424499 000013 EL VERANO, TODOS LOS VERANOS Sanlúcar de Barrameda VISTO Y NO VISTO Luz de las marismas La cuna de la manzanilla, en la desembocadura del Guadalquivir, se convierte durante tres días en un hipódromo natural frente al parque de Doñana IGNACIO RUIZ- QUINTANO BISAS La irrupción de Pablo Iglesias en la partidocracia ha puesto en dispersión a los demás bisagras a partidocracia también tiene sus gorrones. Son los bisas o representantes de la bisagra, partido que en un momento dado decide con sus votillos quién manda, a cambio de lo cual puede pedir Cultura, o chocolate del loro, que son los poetas, y Ordenación del Territorio, que es donde de verdad está de la manteca colorá Durar más que un martillo en manteca colorá es la aspiración de los políticos de la partidocracia, para los que el Estado ejerce la misma atracción que el oro para los mineros de La leyenda de la ciudad sin nombre La irrupción de Pablo Iglesias en la partidocracia (como Cristo, que ya sabemos que es de Podemos, en el templo, pero con la coleta en lugar de un azote de cuerdas) ha puesto en dispersión a los demás bisas, y Sosa Wagner, que tiene nombre de mediocentro colombiano, pero que en realidad es quien despachó con un sobresaliente la tesina de Zapatero en León, ha dado la voz de alarma. Como gorrón, el bisa es el gorrión que vive del grano que se le cae al caballo en el camino. Y son habas contadas, claro. De ahí el toque a rebato contra los mendigos profesionales de Pablemos. ¡Son antisistema! Pero hasta un profesor de Zapatero sabe que, en este sistema, antisistema sólo sería el partido que propugnara la sustitución del sistema electoral proporcional por el sistema electoral mayoritario, que es el único sistema admisible en una democracia formal. Todo lo demás es jugar a que viene el lobo, y el lobo de Podemos es otro tetón del Estado, solo que con mayor necesidad, aunque disfrazada de justicia social, que es un invento italiano, mas no de Gramsci, como cree Monedero, sino de Taparelli, un jesuita de cuya idea se acabaría apropiando la socialdemocracia, esa hija progre del liberalismo que se quedó con todo el mercado de la cuestión social europea sin necesidad de pasar por la democracia ni el socialismo. Los Pablemos quieren ser bisas, que, en su lenguaje, no es más que querer vivir como curas. L Carreras de caballos en Sanlúcar de Barrameda PACO MARTÍN A tiro hecho TERESA DE LA CIERVA Dónde dormir Hotel Posada de Palacio, un lugar con mucho encanto emplazado en una antigua casa palaciega del siglo XVIII. (956 36 48 40) armen Laffón, querida amiga y vecina de Sanlúcar, ha pintado en muchas ocasiones la luz que se derrama sobre este paisaje de tierra, mar, arena, río, marismas, de espacios infinitos, al que me asomo una y mil veces intentando trasladar al lienzo la emoción e intensidad de su contenido Y yo me asomo igualmente, una y mil veces, al mismo privilegiado horizonte la playa de La Jara donde El Coto es nuestro orgulloso (y único) aunque no soy capaz de plasmar con tinta lo que ella hace con el pincel. La emoción, la intensidad de la luz de esta orilla del río, es tan cambiante como el color de sus aguas tranquilas, templadas, y un poco fangosas, que algunos ven marrones y yo turquesas. Pero es que en este mundo, todo se ve según el color del cristal con que se mira... Sanlúcar no tiene buenas playas me dicen los que no saben. Y me callo, para que no cambie, que en las mañanas de pleno agosto, el silencio de La Jara solo se rompe con los pasos acelerados de unos pocos andarines que recorren el tramo que les lleva hasta Montijo (Chipiona) para darse un baño en el mar abierto; o, que al caer la tarde, lo hace tan solo el sonido de los cascos de los caballos que cabalgan por la arena mojada que deja la bajada de la marea. Es un sitio donde hay tiempo C Dónde comer Marisco, pescado y guisos marineros en Casa Bigote (956 36 26 96) Mirador de Doñana y Avante Claro. Tortillitas de camarones en Balbino y papas aliñás en Barbiana (956 38 09 15) Qué visitar Las bodegas Barbadillo y La Gitana, el Castillo de Santiago, la Iglesia de Nuestra Señora de la O, el Convento de Santo Domingo y el Palacio de los Duques de Medina Sidonia para todo, para pasear, para trabajar e incluso para perderlo como bien definió el poeta jerezano afincado en Sanlúcar, Caballero Bonald. Las playas de La Calzada y Las Piletas, por su carácter urbano y fácil acceso son, sin embargo, arenales más bulliciosos y familiares. De tortilla, silla y sombrilla. Y hoy, mañana y pasado se convierten en un improvisado hipódromo, para las populares carreras de caballos, declaradas de Interés Turístico Internacional. El espectáculo comien- za cuando cae la tarde y se retira el mar, para que los caballos puedan competir a sus anchas. Las puestas de sol, con los pura sangre galopando y un puñado de barcas de río al fondo, son imágenes únicas, irrepetibles e inolvidables. Este acontecimiento puede ser la oportunidad para descubrir también la ciudad señorial. Desde aquí partió Cristóbal Colón en su tercer viaje a las Américas y Magallanes en su primera vuelta al mundo, e Isabel la Católica vio por primera vez el mar y soñó América. Pero quien oye hablar de Sanlúcar, no piensa en travesías ni conquistas. Ni siquiera le importa la (enorme) huella que todo eso dejó en su barrio alto La sola mención del lugar hace que todo sepa a langostinos y huela a manzanilla, ese Fino vestido de marinerito que decía Pemán. Se da el caso curioso de que Sanlúcar de Barrameda es el único lugar de España donde se elabora este vino que, por la proximidad del mar, no pierde la flor en verano, como le sucede a los Finos de Jerez o el Puerto de Santa María. ¿Será esa castidad la que convirtió a la Manzanilla en el único vino que tiene nombre de mujer? Y termino con otra frase de Laffón, que haría mía: Sanlúcar es un lugar para la evocación y el ensueño, para el goce del silencio, de la luz y del aire; en definitiva, para el enriquecimiento del espíritu Que así sea. MAÑANA, EL Médano