Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 21 DE AGOSTO DE 2014 abc. es estilo TOROS ABCdelVERANO 83 La feliz excepción de Morante Una torera faena del sevillano se gana la única oreja en el mano a mano con Manzanares FERIA DE BILBAO PLAZA DE TOROS DE VISTA ALEGRE. Miércoles, 20 de agosto de 2014. Quinto festejo de las Corridas Generales. Tres cuartos de entrada. Toros de la ganadería de Núñez del Cuvillo, manejables en general; justos, algunos, de presencia y de fuerzas. Muy nobles 5 y 6 MORANTE DE LA PUEBLA, de azul oscuro y oro. Media estocada muy atravesada (saludos) En el tercero, cuatro pinchazos muy defectuosos y descabello (pitos) En el quinto, estocada (oreja) JOSÉ MARÍA MANZANARES, de grana y oro. Estocada (saludos tras petición insuficiente de oreja) En el cuarto, buena estocada (saludos) En el sexto, dos pinchazos en la suerte de recibir y volapié (saludos) ANDRÉS AMORÓS BILBAO Morante de la Puebla firmó muletazos con el sello de la torería desiste, en medio de las lógicas protes- Suenan los primeros olés fuertes de la tas, que aumentan cuando da el mitarde. Continúan con los hermosos tin, con la espada. Sale con pies muletazos del diestro de La PueCARTEL el quinto, dos veces hace exbla. La faena no es redonda DE HOY traños en el capote de Mopero sí hay momentos muy Toros de rante, empuja en varas. bellos: por ejemplo, cuanGarcigrande para ¡Hasta ahora ha habido que do, para salir de un apuro, Enrique Ponce, esperar para ver el primer improvisa dos molinetes El Juli y Miguel y único tercio de quites! abelmontados, agachada la Ángel Perera buenas verónicas de Moranfigura. Y esta vez sí entra a te, chicuelinas de Manzanares y matar muy derecho. Acompaña réplica por el mismo palo de José Ancon torería la demorada muerte del tonio, con repajolera gracia sevillana. toro, al que ovacionan: oreja. EFE Igual que no cabe mano a mano entre un rejoneador y un torero de a pie, tampoco basta con que toreen dos diestros: hace falta rivalidad, competencia, contraste, enemistad profesional. (Anecdóticamente, las famosas ¡cornás para tós! que decían deseaba César Girón a sus compañeros, en el patio de cuadrillas) Y un público que se apasione por una de las dos porterías que pedía Corrochano. ¿Existe todo eso en el caso de Morante y Manzanares? ¡Ni por asomo! Los dos son de línea estética semejante (no igual, claro: el arte siempre es individual) no compiten en nada, comparten los mismos partidarios. ¿Se ha advertido, en algún momento, el pique entre los dos diestros? ¡En absoluto! Son amigos, compañeros de profesión, residentes en Sevilla (uno) y Alicante (el otro) Esta tarde, en Bilbao, los dos torean juntos, como cabalgan juntos James Stewart y Richard Widmark, en la película de John Ford. De los toros de Núñez del Cuvillo, manejables, justos de fuerzas, destacan quinto y sexto. El primero no le deja estirarse con el capote a Morante. Le pegan mucho en varas y flaquea; embiste dormido a la muleta, eso le permite lucirse en muletazos lentos, con mucho aroma: algún natural, precioso de verdad. Faena con detalles de toreo caro, ensuciados por algún enganchón y desarme. Mata muy atravesado. En el tercero, Idílico (como el indultado por José Tomás) jabonero, que flaquea, tampoco se luce Morante con el capote. En la muleta queda corto, además de flojo, y el trasteo no cuaja. Pronto FERIA DE MÁLAGA Talavante maravilla y empata a un trofeo con Perera ABC MÁLAGA Alejandro Talavante pinchó la puerta grande y empató a una oreja con Miguel Ángel Perera en el cuarto festejo de la Feria de Málaga. El Juli fue ovacionado con la desigual corrida de Victoriano del Río. Talavante hizo una impecable faena al noble tercero, al que aprovechó a las mil maravillas, en muletazos para soñar el toreo, según informa burladero. Con la plaza en- tregada, perdió con el descabello el doble trofeo y todo quedó en vuelta al ruedo. Sí cortó una oreja, que pudieron ser dos, al sexto por una obra de arte al natural. Perera paseó el premio con el noble segundo tras una labor sensacional, con derechazos profundos. Trazó una gran faena al manso y peligroso quinto; la presidenta le denegó la oreja. El Juli abrevió con el flojo primero y anduvo inteligente con el manso cuarto, pero falló con el acero. Hubo tres cuartos de entrada. El segundo, protestado por chico y renqueante, embiste templado. De salida puede ya Manzanares dibujar delantales, sin necesidad de someterlo. (Antes, eso hubiera sido impensable, en un toro de Bilbao) Curro Javier arriesga mucho, con los palos. El diestro traza muletazos con empaque pero sin estrecharse y suena la música, con división de opiniones; liga circulares, a cierta distancia, y la división crece. Faena más vistosa que profunda. Con un toro noble y bien matado, que la petición sea muy insuficiente es síntoma preocupante... Mide bien el castigo Chocolate al cuarto, colorado bocidorado. En la muleta, tardea, no se entrega. Manzanares, correcto, no logra calentar el frío ambiente. Cinco veces ha de gritarle ¡je! para que embista y acaba cantando la gallina, al huir hacia tablas. Un gran espadazo lo tapa todo. Flojea mucho el sexto, bien picado por Barroso. Manzanares lo embarca bien, liga suaves derechazos (el lado bueno del toro) con su natural elegancia. Falla en la suerte de recibir dos veces, antes del volapié. Las conclusiones son claras: no ha habido rivalidad ni auténtico mano a mano. Manzanares, que posee grandes condiciones, puede torear mejor. En una Tauromaquia tan rutinaria como la actual, Morante es una feliz excepción, un oasis: tiene personalidad, gracia, sabe torear bien, recupera formas antiguas. Por eso, el público le perdona muchas cosas. Sus chispazos de arte auténtico han iluminado una tarde tan gris como el cielo de Bilbao.