Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 ABCdelVERANO CULTURA JUEVES, 21 DE AGOSTO DE 2014 abc. es estilo ABC FESTIVAL DE SALZBURGO Fierrabras una producción de futuro ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE SALZBURGO Genio y figura Las grandes portadas de Mortadelo Un verano con Mortadelo y Filemón, como aperitivo de la nueva película de Javier Fesser que Warner estrenará el próximo otoño. Por ello, cada lunes y jueves, los lectores de ABC podrán recordar en estas páginas de verano las mejores portadas de Mortadelo dibujadas por Francisco Ibáñez y pertenecientes al fondo de Ediciones B. En ellas se puede comprobar cómo los deliciosos personajes de Ibáñez no envejecen, y asimismo cómo han mantenido el pulso de la actualidad y también de los cambios de la sociedad española a lo largo de las décadas. Como clásicos que son, los dos agentes de la T. I. A. demostrarán en ABC este verano que aún pueden arrancarnos sonrisas y también una chispa de melancolía por todos los años que hemos pasado disfrutando, sin pausa, de sus aventuras. También, en 2014, el Festival de Salzburgo ha querido estar cerca de Claudio Abbado, desaparecido el pasado mes de enero. A él dedica las representaciones de un título poco difundido como Fierrabras de Franz Schubert. Abbado recuperó la obra para la escena en 1998 dejando una importante grabación discográfica. Es fácil pronosticar que la edición audiovisual que pronto editará Salzburgo se convertirá en otra referencia en la historia del título. Los méritos de Fierrabras son muy dispares, particularmente escasos en lo que afecta a la capacidad dramatúrgica de la obra y al estatismo de su acción. Haciendo virtud del defecto, el maestro Peter Stein convierte ahora esta singular ópera en un exquisito muestrario de estampas medievalistas. Así, en el más recogido escenario de la Haus für Mozart, la leyenda y amores del caballero sarraceno, héroe, emir y cristiano converso, justifican una representación en la que escena a escena se suceden una suerte de espacios extraídos de supuestos grabados de apariencia decimonónica en los que tan importante es la claridad escenográfica, delimitada por la pureza de los puntos de fuga, la perspectiva forzada por los telones superpuestos, la diafanidad de la iluminación o el contraste entre la blancura cristiana y la negritud musulmana. El esquematismo del gesto y el equilibrio de las posiciones se alterna con algún detalle visualmente conmovedor, ya sea la transparencia de la pared de la torre que deja ver el interior con los prisioneros y al tiempo la ventana que asoma hacia fuera, o el toque kitsch del corazón rojo con laureles que corona el lieto fine Haciendo justicia a lo visual, el director musical Ingo Metzmacher y la Filarmónica de Viena, y muy particularmente el Coro de la Ópera de Viena en sus relevantes escenas, añaden expresividad a la no siempre incisiva música de Schubert, mientras que un reparto muy bien caracterizado pone en valor detalles de la partitura que hoy permiten creer en el prometedor futuro de quien por entonces todavía era un novel compositor escénico. Las virtudes de Julia Kleiter se concentran en la pureza del fraseo, las de Dorothea Röschmann en la expresividad de su vibrato de connotaciones más dramáticas. El carácter heroico que confieren Michael Schade, Benjamin Bernheim o Markus Werba, y la grave consistencia de Georg Zeppenfeld ensalzan a la postre las virtudes de este Fierrabras una inversión de futuro para el Festival de Salzburgo. FRANCISCO IBÁÑEZ TALAVERA, 1982 EDICIONES B, S. A. BARCELONA