Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 21 DE AGOSTO DE 2014 abc. es LIGA 2014- 2015 45 Luis Enrique afronta su primera temporada en el banquillo azulgrana La frescura de otro tipo de culé HUGHES A EFE des institucionales, probablemente en las elecciones que el actual mandatario no ha necesitado para ocupar el cargo. Luis Enrique dirigirá una plantilla con nuevos cimientos. Bravo y Ter Stegen, con Masip en la recámara, pelearán por la plaza que deja Valdés; Mathieu y Vermaelen apuntalarán el centro de la defensa y Rakitic y Rafinha ofrecerán nuevas soluciones en el centro del campo. Sin embargo, los referentes serán los de siempre. Messi continúa pese a su falta de química, mientras que Xavi, Iniesta y Busquets seguirán como representantes incondicionales del toque culé. Todos ellos, sumados a los irregulares Piqué, Alves y Jordi Alba, pasarán por el filtro del nuevo entrenador, que pretende fomentar una competencia feroz en el vestuario en contraposición con la apuesta por la jerarquía que caracterizó a Martino en sus decisiones. 2013- 2014 Fábregas fue el jugador más utilizado. Xavi y Pedro también jugaron mucho, sobre todo cuando faltaron Messi y Neymar Neymar Jordi Alba Mascherano Valdés Fábregas Piqué Alves Iniesta Messi Busquets Alexis Neymar Jordi Alba Mathieu Rakitic Messi Busquets Iniesta Suárez Fichajes Tridente de lujo Y en la delantera, el Barça contará con el cromo del verano: Luis Suárez. El uruguayo irrumpirá a finales de octubre para sumarse a la sociedad que Neymar y Messi no lograron poner en marcha la temporada pasada. El argentino por lo menos tapó su mal año con goles, pero el rendimiento del paulista, visto su precio, no convenció nada. Bravo Piqué Alves 2014- 2015 Mathieu para corregir a Piqué, Rakitic para tensionar la medular y Suárez para formar con Messi y Neymar una tripleta imponente unque seguirá dependiendo de Messi, el hombre de este Barcelona es Luis Enrique. Llega con la edad justa para un entrenador. No tiene el asturiano las vinculaciones sentimentales con el Cruyffismo ni padece la enfermedad estética del toque. En el Bernabéu temían más a Valverde, de mecha más larga, más cerebral que Luis Enrique, al que mi kiosquero define perfectamente: ¡Va a hacer la de Camacho, pero en catalán! Pero quizás el madridismo, movido por otras energías, no termina de entender que los equipos ya son emanaciones psicológicas del míster y Luis Enrique es más Uri Geller que Valverde. Como tanta gente en el resto de España, se hizo culé para llevar la contraria y por despecho. Es decir, lo culé en él es una pasión personal. Egoculé Culérico Y es triatleta, de modo que correrán todos. Le falta personalidad, cuajo, magnetismo, pero eso lo resuelve subiéndose al andamio (principio de jerarquía) y con esas gafas de sol que lleva por prescripción médica y que le terminan de dar la autoridad que le falta. Con ellas es más fácil sostenerle la mirada a Piqué. Es verdad que no puede decir lo de Aragonés, el míreme a los ojitos pero todos somos más duros con las Ray- Ban. Y tiene otro punto a favor: la directiva culé está muy debilitada, así que mandará más. Tendrá la pelota, pero será más directo. Un Barcelona liberado, distinto, que enseñará el Viejo Estilo sólo con Xavi. Con un tridente que sólo supera la BBC madridista, se duda de la defensa, flojita de remos, pero la gran duda la plantea el centro del campo. Será un equipo más delgado de talle. Con Xavi declinante, abandona una servidumbre estética, casi una manía, pero pierde autoridad, majestad. El Barça llevaba décadas siendo superior donde empieza el juego y ahora Iniesta se queda solo en la rueca.