Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA JUEVES, 21 DE AGOSTO DE 2014 abc. es españa ABC Tragedia en Zaragoza El negociador de la Policía: No se ablandó ni cuando habló con sus hijos ENTREVISTA Juan Alcolea Jefe del Equipo Nacional de Negociación YOLANDA AZNAR ZARAGOZA Exteriores del bar de Zaragoza donde se atrincheró el suicida conozcan los resultados de la autopsia. Sí es verdad que al estar en un bar pudo tener acceso a bebidas alcohólicas, pero no sabemos si las consumió o no. ¿Cuántos negociadores participaron en este caso? EFE Un hombre armado y atrincherado durante 20 horas en un bar de la capital aragonesa puso en marcha al Equipo Nacional de Negociación. La persona que está al mando, Juan Alcolea, relata para ABC cómo transcurrieron estas tensas 20 horas que tuvieron un fatal desenlace: Luis, de 62 años, se quitó la vida. ¿Esperaban que las 20 horas de encierro en el bar de Zaragoza acabaran de forma trágica? -Casi todos los casos en los que participamos el Equipo Nacional de Negociación acaban de manera feliz y el de ayer no creíamos que fuera a ser una excepción. Llevaba tantas horas, no había pegado ni un solo tiro, así que nada hacía pensar en ello. ¿Qué cree que llevó a Luis a encerrarse durante 20 horas en el bar? -No vamos a saber si quería llamar la atención, reconciliarse con su expareja o si pidió que entrara para atacarla. Lamentablemente él está muerto y no le vamos a poder plantear todas estas cuestiones. El porqué queda en el aire. ¿Cómo transcurrió la negociación? -Durante las 20 horas no hubo una conversación fluida, no duraban más de 30 segundos. Solo nos respondía con monosílabos. Estaba claro que no quería negociar, así que solo cabía esperar. ¿Cuál fue la actitud de Luis a lo largo de las 20 horas de encierro? -Mantuvo la misma actitud a lo largo de todo el día. Respondía de forma agresiva cuando intentábamos acercarnos a él. Llegó incluso a amenazar con disparar a los policías y con suicidarse, como así ocurrió. Él podía vernos desde una rendija, por eso el negociador no podía acercarse más, a pesar de que llevaba chaleco antibalas. Lo principal es salvaguardar su integridad física. -A lo largo de la mañana, su hermana, su expareja y sus hijos trataron de convencerle para que depusiera su actitud. ¿Por qué recurrieron a ellos? -Cuando una negociación se estanca, se intenta echar mano de otras personas que puedan acceder a él. En este caso recurrimos a su hermana y a sus hijos, pero ni cuando habló con ellos se ablandó. Normalmente, al hablar con sus hijos suelen cambiar de actitud, pero este no fue el caso. Con la que más habló fue con su expareja. ¿En algún momento de la conversación con ella sacó a relucir los 40.000 euros que supuestamente le había prestado? -Eso forma parte de la investigación. No puedo revelar la conversación que mantuvieron. ¿El hombre tenía alguna enfermedad mental? -Todo hace indicar que no. Al menos la familia en ningún momento nos comunicó que así fuera. ¿Estaba borracho o drogado? -Eso no lo sabremos hasta que no se Respondía de forma agresiva cuando nos acercábamos. Llegó a amenazar con disparar a los policías -El Equipo Nacional de Negociación tiene un agente en Zaragoza que se hizo cargo del caso desde el primer momento. Un compañero le apoyó y le relevó y a lo largo de la tarde se desplazaron hasta allí dos negociadores más de Madrid para ayudarles. ¿El interés mediático que suscitó el caso interfirió en las negociaciones? -En este caso concreto no, porque él no tenía acceso a la televisión, pero puede llegar a ser perjudicial. Por ejemplo, me comentaron que durante la mañana un programa de televisión llegó a poner a su disposición un número de teléfono por si Luis se quería poner en contacto con ellos. Desde luego esto no ayuda en nada. La Ertzaintza investiga si ha vuelto la kale borroka Cinco autobuses de la empresa de transportes Lujua, ubicada en Loiu (Vizcaya) quedaron ayer calcinados como consecuencia de un incendio que empezó a las cinco de la mañana. Según las primeras investigaciones, fue provocado. A unos 50 metros de la cochera había panfletos en apoyo a presos de ETA. Las sospechas apuntan a kale borroka atribuida al núcleo duro de Sortu, disconforme con la vía política. EFE