Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 DEPORTES Fútbol Ida de la Supercopa ASÍ JUGARON CASILLAS, indeciso Falló en alguna salida por alto. Bien, como siempre, de reflejos MIÉRCOLES, 20 DE AGOSTO DE 2014 abc. es deportes ABC CARVAJAL, ofensivo Subió sin descanso por la banda. Uno de los mejores del Madrid SERGIO RAMOS, correcto Secó a Mandzukic, con el que protagonizó algunas acciones duras PEPE, poco Apenas se le exigió en defensa, así que no apareció mucho Kroos pugna por el balón con Koke MARCELO, lento Le falta chispa todavía y no se asoció como suele en el ataque AFP MODRIC, vertical El único jugador del centro del campo que buscó la otra portería XABI ALONSO, seguro Bien en la salida del balón. No tuvo mucho trabajo defensivo KROOS, todoterreno Más vigilado que ante el Sevilla, el alemán no brilló tanto ayer BALE, bien Fue de más a menos. Lo intentó todo, pero le faltó puntería Mandzukic intenta progresar ante Xabi Alonso JOSÉ RAMÓN LADRA Seguimiento a Kroos y Mandzukic RONALDO, lesionado El portugués apenas entró en juego y se fue lesionado al descanso Queridos enemigos en el derbi Los dos ex del Bayern, en un choque dispar: irregular el alemán, guerrero el croata JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID BENZEMA, tímido Sin la mordiente de otros días, no miró casi a la portería ASÍ JUGARON JAMES, goleador Más cerca de la posición que le gusta, marcó su primer gol como madridista aunque siguió evidenciando una preocupante falta de ritmo DI MARÍA, revulsivo Entró el argentino y el Madrid cambió de manera radical. Veloz y muy incisivo, con su presencia en el campo el conjunto de Ancelotti fue mucho mejor Compañeros en el Bayern de Múnich, Kroos y Mandzukic debutaron en un derbi de máxima intensidad en Madrid. Y lo hicieron en equipos rivales y con distinto cometido. El madridista se colocó a la izquierda de Xabi Alonso en la medular (mandan galones) mientras que Mandzukic se colocó en... todo el campo, por amplias zonas del campo, bajando, defendiendo, tiran- do, pegando, empujando, corriendo como un descosido, poseído del síndrome Cholo, como si llevara toda la vida en el Atlético. Tuvo mérito el croata porque nunca se arrugó, nunca cedió y jamás se achicó, todo lo contrario: guerrero hasta el final. Lo de Kroos fue otra cosa muy diferente. Siempre se le vio incómodo en esa zona del campo, comido el protagonismo por Xabi Alonso. El centrocampista alemán entró poco en juego y lo notó en el toque. Presionado como nunca por los rojiblancos, su fiabilidad se vio en entredicho al perder dos balones en diez minutos, cuando era los que había errado en todos los encuentros anteriores. En un partido muy denso, el rojiblanco se encontró más cómodo que el madridista. Mandzukic, en terrenos bélicos, estuvo como en el patio de su casa. En la segunda parte se fue hacia el lado de Sergio Ramos y ahí se las tuvo tiesas con el sevillano, codazos va, manotazos viene. Mucho roce y poco fútbol. También cambió el rol de Kroos en la segunda mitad pues entró algo más en juego cuando la presión rojiblanca bajó su pistón, no mucho, pero suficiente como para que el alemán, algo fallón en la primera mitad, ajustara más su precisión en este periodo. Hasta la tuvo el alemán en un golpe franco de Bale, pero el balón se le quedó atrás y la envió al limbo. Mandzukic, muy entregado en tareas defensivas, inquietó poco. Y es que pareció más central que ariete.