Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN CADA MAÑANA SALE EL SOL MIÉRCOLES, 20 DE AGOSTO DE 2014 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Otro caso negativo Dimisión en bloque MELCHOR MIRALLES LÍNEAS ROJAS Vale ya de recortar en lo esencial, en lo que ellos llamaron línea roja Rigor, no alarmismo con el ébola Los análisis del último caso sospechoso de ébola, un paciente vizcaíno de mediana edad que había regresado recientemente de Sierra Leona, también han resultado negativos, aunque se le ha empezado a tratar de paludismo. Tanto el desarrollo de este caso como el de Alicante muestran la robustez de los protocolos, extendidos en todo el país, lo que tiene que seguir contribuyendo a descartar el alarmismo en un asunto tan sensible. Maduro se queda más solo En la deriva autoritaria de Nicolás Maduro, ha sobresalido especialmente la firmeza con la que se ha empleado para desactivar y silenciar a los opositores. Pero esto no parece suficiente. El lunes por la noche forzó la dimisión de todo su gabinete. Maduro sigue mostrándose incapaz de implementar los últimos cambios que tiene planeados, como elevar el precio de la gasolina, y empieza ya a faltarle incluso el apoyo de quienes están en su mismo bando. L O que tiene viajar a zonas deprimidas es riesgo. Uno lo asume, y piensa que al regresar a casa queda a salvo de cualquier contingencia. Hace poco, llegué de un viaje de trabajo. Ya en Madrid, despertó en mi pierna lo que evidenciaba una picadura fea. Y dolorosa. Aguanté un día, observando la evolución. Y enseguida al hospital, con el seguro que lo cubre todo. Una doctora impresionada me da un diagnóstico rápido: picadura de arácnido desconocido. Luego el tratamiento: crema antibiótica y en dos días que te lo vean. ¿No debiera hacer un corte para limpiar? pregunto. Respuesta rápida, tajante. Por ahora no Al día siguiente la cosa empeora a simple vista. Acudo al Carlos III. Lo están desalojando. Me envían a La Paz, hospital público. Urgencias. Aquello está desbordado de gente. Cumplo la larga espera. Me atiende una doctora que me remite a una dermatóloga. Rostro de asombro. Esta absolutamente sobresaturada de trabajo. Tiene claro que lo mío está feo. Pero que siga con el mismo antibiótico. Quizá habría que abrir. Me envía a un cirujano traumatólogo. Es muy joven. Comenta que no dan abasto, que están en un sin vivir y me dice, amable e inexperto, que quizá habría que abrirme, pero que espere cuarenta y ocho horas. Empeora mi pierna. Y mi preocupación. Lo comento con mi amigazo Pablo Farnós. Hablamos con la doctora Marisa Folch, que me pone en manos de dos ángeles, las doctoras María Segarra y Teresa García, en su consulta privada de Castellón. Tienen experiencia clínica y ambulatoria. Han trabajado en España y en países lejanos ayudando a seres humanos sin acceso a una sanidad en condiciones. Han formado a colegas en otros continentes. Y, además, tienen buen corazón, y saben la importancia que en la medicina tiene el trato con el paciente. Me anestesian y me abren. Me limpian lo que debieran haber limpiado cinco días antes. Me extraen dos cuerpos extraños y tejido necrótico. Envían todo a analizar. Me cambian la medicación. Y cada día me hacen dos curas. Gracias a su profesionalidad, dedicación, conocimientos, talento y también a su manos escribo estas líneas camino de Filipinas y Camboya, de nuevo trabajando junto a ONG que se ocupan de Los Nadie. Si no fuera por Teresa y por María probablemente estaría postrado en una cama con un problema severo en mi pierna. Digo todo esto no por contar mi vida, sino por evidenciar que los recortes en Sanidad tienen sus consecuencias. Algunos lo venimos diciendo hace tiempo. Quienes me atendieron en Madrid erraron más por desborde que por incapacidad, me temo. No llegan a todo. Están tensos. Y temerosos de asumir responsabilidades. Lo mío podía haber sido grave. No lo ha sido porque dos mujeres buenas, dos profesionales formidables a las que llegué por unos amigos, han dedicado muchas horas a resolver un problema médico que no habría sido tal de haberse actuado a tiempo. En asuntos de más gravedad historias como esta pueden costar una vida. Así de sencillo. Yo le doy las gracias de corazón a María y a Teresa. Otros no llegan nunca a ellas. Desgraciadamente. Vale ya de recortar en lo esencial, en lo que ellos llamaron línea roja. Nicolás Maduro AFP CARTAS AL DIRECTOR La esperanza de Galdós Hay que leer y releer a los grandes escritores porque casi siempre ponen el dedo en la llaga de unos problemas que se perpetúan a través del tiempo. Hombres de poco seso, o sin ninguno en ocasiones, los españoles darán mil caídas hoy como siempre, tropezando y levantándose, en la lucha de sus vicios ingénitos, de sus cualidades eminentes que aún conservan, y de los que adquieren lentamente con las ideas que les envía Europa. Grandes subidas y bajadas, grandes asombros y sorpresas, aparentes muertes y resurrecciones prodigiosas, reserva la Providencia a esta gente, porque su destino es poder vivir en la agitación como la salamandra en el fuego, pero su permanencia nacional está y estará siempre asegurada Ojalá el gran Galdós acierte en sus optimistas seguridades y predicciones, ya que actualmente observamos con honda preocupación un horizonte sombrío y cargado de negros nubarrones de enfrentamientos disgregadores. Quizás estemos superando la grave crisis económica, pero detrás de la esperanza está presente el fantasma amenazador de siempre, haciendo real lo de al perro flaco todo se le vuelven pulgas la incomprensión sectaria de determinada clase política, instalada en el aldeanismo separatista y en la corrupción más escandalosa. JOSÉ FUENTES MIRANDA BADAJOZ El único camino lo marca la ley Los resultados de las elecciones europeas se han querido explicar como un reflejo de la desafección hacia los políticos de buena parte de la sociedad. Aunque este análisis responde en parte a la verdad, no cuenta toda, ya que estos comicios europeos se caracterizan por una fuerte abstención. Lo que resulta grotesco es la pretensión de la izquierda radical de restar legitimidad al Parlamento. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, señaló que todo el mundo tiene perfecto derecho a pedir un cambio en las reglas de juego, pero que ese cambio no tiene otro camino que el marcado por la ley. Y ese es el punto: ni la sociedad ni el Estado de Derecho tienen que verse sometidos a la amenaza permanente de movilizaciones callejeras para violentar la ley. Es el momento de la serenidad. La garantía de la estabilidad política está asentada en las mayorías parlamentarias que, en estas horas, mantienen vivo el espíritu de consenso que alumbró la Constitución. PEDRO GARCÍA SANT FELIU DE GUÍXOLS (GERONA) Un mundo sin Lauren Bacall En múltiples ocasiones son las estrellas de cine las que marcan nuestros gustos. La señorita Bacall iba por encima de eso, aunque junto con su primer marido, Humphrey Bogart, fue una de las causantes de que en España las mujeres comenzasen a fumar tabaco. Lauren Bacall ha sido, y será, una de las actrices más bellas de la historia de la cinematografía, además de una gran actriz, tanto en teatro como en cine. Y esas dos virtudes ha mantenido durante toda su vida, desde ese inicio tan único, con Bogart y entre silbidos, en Tener y no tener hasta aquella maravillosa única aparición en la serie televisiva de Los Soprano Sin olvidar a la mujer de ahuecada melena, y lisa y fina piel. Despedimos a una mujer que recibió un Oscar Honorífico a toda su carrera ya que era imposible determinar un papel preferido de Miss Bacall, era todo el conjunto una maravilla. Ahora nos tendremos que enfrentar a un mundo sin la diva sencilla, sin la mujer que tanto nos maravilló con su belleza y su carácter en ese cine negro innovador de los años 50, un mundo sin Lauren Bacall. PATRICIO ALVARGONZÁLEZ ROYO- VILLANOVA SANTOÑA (CANTABRIA) Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.