Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 16 DE AGOSTO DE 2014 abc. es estilo GENTE ABCdelVERANO 59 El novio partidazo de Alicia Koplowitz La empresaria y Pais Do Amaral ya no ocultan su romance. Él es guapo y rico. Solo fracasó cuando invirtió en Burger King BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL EN LISBOA Asa, Caminho, Oficina d Livro, Dom Quixote, Gailivro, Teorema y Ndzila) y las concentró en Leya para disputar el liderazgo en el mercado con Porto Editora. Sin embargo el negocio de los libros en Portugal no es muy rentable, o al menos no va tan rápido como el esperaba. Eso sí, en Brasil la actividad funciona mejor. Los escollos Entre sus fracasos en los negocios está la inversión en una empresa de subastas inmobiliarias y la entrada en la cadena Burger King, en los años 90, que el mismo calificó como un negocio ruinoso En el 2006 mantuvo conversaciones con inversores internacionales para analizar la viabilidad de una oferta adversaria a la OPA lanzada por Sonaecom sobre PT, pero acabó por desistir. Su última aventura empresarial, que todavía está por confirmar, se encuentra en el sector aéreo. Pais do Amaral, junto con el norteamericano Frank Lorenzo (antiguo accionista de la Continental Airlines) quieren comprar el 100 de la transportadora aérea portuguesa TAP, que será privatizada en breve. Compra empresas, las reestructura, las vende y gana dinero. Miguel Pais do Amaral (60 años) tiene intereses empresariales en la comunicación social, energía, tecnologías de la información, vinos y edición de libros, entre otros sectores. El novio de Alicia Koplowitz es quien más sociedades administra en Portugal. Según la lista publicada hace dos años por el periódico luso Jornal de Negocios ocupa cargos en la administración de 73 empresas portuguesas y si se unen sus negocios en el extranjero, supera las cien. En prácticamente todas ellas es también accionista. Con 60 años recién cumplidos, es un empresario de éxito aunque también sabe lo que es fracasar en los negocios porque no todo le ha ido como esperaba. En 1987 fundó Fininter y el holding de inversiones Alfa Capital. Poco después, en 1991, lanzó en Portugal la actividad de los fondos europeos de Private Equity, Euroknights. Su gran jugada se produjo con TVI, ya que en nueve años logró recuperar una empresa fracasada y convertirla en el negocio más rentable de la televisión portuguesa. En 1996 adquirió el control de la estación cuando estaba en quiebra y fundó el grupo Media Capital, que lo convirtió en líder de los medios de comunicación. En el 2005 vendió su posición del 33 a Prisa, ganando 307 millones de euros en la operación. La hija de Rosalía Mera en el entierro de su madre el 17 de agosto de 2013 EFE Sandra Ortega sigue cultivando sus repollos y patatas Un año después de la muerte de su madre, Rosalía Mera, la mujer más rica de España prosigue su vida sencilla P. ABET SANTIAGO DE COMPOSTELA La expansión A partir de 2007 concentra su actividad empresarial en la Quifel Holdings desde donde realiza inversiones en diversos sectores de actividad. En el sector vinos tiene la Compañías de las Quintas y en el área financiero cuenta con fondos de inversiones en Londres. Además, tiene empresas en África, Turquía y Brasil. Y detiene a medias con José Luis Pinto Basto el Edge Group, donde se incluyen otras participaciones. Ambos controlan el Montijo Retail Park y han adquirido el Club de Golf de Marvão. Hace unos años Pais do Amaral compró varias editoriales (Texto, Ajena a los focos y a los medios de comunicación, muy pocos ponían cara hace un año a la que a día de hoy es la mujer más acaudalada de España. Fue la inesperada y trágica muerte de su madre, Rosalía Mera cofundadora del imperio Inditex y alma máter de la Fundación Paideia la que desterró del anonimato el nombre de Sandra Ortega, primogénita del tercer hombre más rico del planeta según la lista Forbes Psicóloga volcada en la inserción laboral de los jóvenes discapacitados y heredera de una fortuna que ronda los 4.700 millones de euros, quienes la conocen definen a Sandra Ortega como la digna sucesora de su madre. Y es que, un año después de la pérdida de una de las filántropas más influyentes del país, su hija mantiene con firmeza el rumbo de una fundación en la que Mera volcó todos sus esfuerzos. Montada en un turismo de clase media, la mayor de los Ortega no tiene reparos en desplazarse hasta su ciudad natal, La Coruña, para hacer la compra del día a día a la salida del trabajo y encargarse de los recados propios de una casa. Tampoco se lo piensa antes de calzarse una botas para ir al huerto a cultivar sus propias patatas aunque ostente el primer puesto en la lista de las mujeres más ricas del país. Se trata de comportamientos comentan quienes la conocen que confirman que, además de su capital financiero, Sandra heredó de Rosalía todo su capital humano. Quizás a esta reserva responda la falta de homenajes públicos al cumplirse un año de la muerte de la primera esposa de Amancio Ortega, que falleció a los 69 años de edad después de sufrir un repentino derrame cerebral mientras veraneaba con su familia en la isla de Menorca. El último adiós Nos deja una mujer que nunca olvidó sus orígenes humildes, coherente con sus principios y que siempre dijo lo que pensaba aunque no fuese políticamente correcto Son las palabras con las que su círculo más íntimo dio el último adiós el pasado 17 de agosto a la cofundadora de un imperio nacido en una tienda de batas. Un discurso cercano pronunciado en una humilde iglesia situada en la parroquia de la localidad coruñesa de Santa Eulalia de Liáns (Oleiros) que selló una despedida austera e íntima. Un año después, el recuerdo de Rosalía Mera sigue vivo, aunque silente y alejado de los titulares. Sin duda, la mejor ofrenda que la que fue mano derecha del creador de Zara durante casi veinte años podría esperar de los suyos.