Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 16 DE AGOSTO DE 2014 abc. es ENFOQUE 5 EFE Tony Castro visita el mausoleo de Chávez Hijos (de la revolución) de papá ÁLVARO MARTÍNEZ A los venezolanos esos que asisten perplejos a cómo en un país de inmensos recurso naturales crecen ahora las telarañas en los estantes de los supermercados y las boticas las hijas de Hugo Chávez les salen por un millón largo de dólares al día. Rosa Virginia y María Gabriela, y sus familias, son las únicas habitantes de La Casona, la residencia presidencial situada en las afueras de Caracas que Nicolás Maduro parece haberles cedido en usufructo porque sí, por el mero hecho de ser las hijas del caudillo muerto que le dejó a él a cargo del cortijo. A los gastos corrientes de la mansión hay que sumar la asignación para comida, bebida y cosmética (veinte millones de dólares al año) y el mantenimiento de la bolera, la sala de fiestas, el personal de seguridad, las piscinas y los vehículos, además de los viajes de lujo de María Gabriela por medio mundo que, según el rastro que ella misma va dejando en Instagram, convierten a Marco Polo en un ser bastante sedentario y más bien tirando a menesteroso. Su hermana mayor, Rosa Virginia, ejerce estos días de anfitriona de Antonio Castro Soto del Valle en su visita al catafalco de Chávez en el Cuartel de la Montaña. Tony, el séptimo de los nueve hijos de Fidel, es un campeón en prácticas tan típicamente comunistas como el golf y la pesca deportiva en yate. Si el año pasado se hacía con el triunfo indiscutible en la V Copa Montecristo, celebrada en Varadero, tras dieciocho hoyos de ensueño hace unas fechas llevaba a la revolución cubana a lo más alto tras hacerse con el LIIV Torneo Internacional Ernest Hemingway tras cobrarse con la caña cinco dorados y cuatro marlins en aguas del Caribe. Nada ni nadie podrá desviarnos del camino del socialismo dejó dicho Chávez en 2007 ante el intrépido Frente de Comunicadores Revolucionarios Siglo XXI. Tranquilo papi, que de aquí no hay quien nos desvíe... pensarán Tony, Rosa Virginia y María Gabriela mientras ven en las noticias de la televisión las colas en Caracas, cartilla de racionamiento en mano, o leen en Granma que el salario medio de los cubanos ha alcanzado por fin los veinte dólares al mes Es el camino. Podemos, papi, podemos INTERNACIONAL Antonio, hijo de Fidel Castro, y Rosa Virginia, hija de Chávez, durante su visita al mausoleo del caudillo bolivariano, en el Cuartel de la Montaña de Caracas