Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 ABCdelVERANO CULTURA SÁBADO, 9 DE AGOSTO DE 2014 abc. es estilo ABC Cómo obtener música de una fotocopia En el Servicio de Registros Sonoros de la Biblioteca conservan infinidad de documentos en discos de madera o metal y en rollos de pianola. Para recuperar su contenido, cuentan con un programa informático que, a partir de una imagen escaneada del disco, sabe asignar a cada punto un sonido, logrando una melodía muy parecida a la original Pendientes de todos los detalles La mayoría de los archivos que llegan a los talleres de restauración (imagen de arriba) lo hacen porque van a formar parte de una exposición. En el archivo de libro antiguo (foto de abajo) las obras se colocan por tamaño en vez de por materias para favorecer su conservación. También se utilizan cajas de color gris que evitan el trasvase de ácidos De lo más íntimo de la Biblioteca Nacional a la eternidad digital ABC se cuela en las entrañas de esta institución, donde tratan sus fondos para llevarlos de forma gratuita a los ordenadores de todo el mundo JORGE S. CASILLAS MADRID Algo tienen en común el manuscrito del Cantar del Mio Cid, los grabados de Goya y los tangos de Gardel. Todas son obras de valor incalculable y todas conviven en la Biblioteca Nacional. Dentro de ese edificio, robusto por fuera, sofisticado por dentro, se las han ingeniado para llevar el talento de sus autores a los ordenadores de medio mundo. Son las ventajas del progreso y de la digitalización, un proceso con el que cumplen un doble objetivo: difundir el patrimonio, y proteger lo más selecto de la cultura del inevitable paso del tiempo. Desde el año 2008 se han subido a la Biblioteca Digital Hispánica más de 150.000 obras, el equivalente a unos 25 millones de páginas. No es mucho en comparación con los 30 millones de documentos que alberga la Biblio- teca, pero sí lo suficiente para encontrar desde cromos a discos de vinilo y desde cantorales del siglo XV a carteles de corridas de toros. Un amplio pero selecto club al que pronto se unirán, gracias a la firma de un nuevo convenio con Telefónica, Miguel de Unamuno, Valle- Inclán, García Lorca o Ramiro de Maeztu. Incluir estos escritores será una de las principales tareas de la Biblioteca en los próximos meses. La Ley de Propiedad Intelectual dicta que las obras realizadas en vida por su autor pasan a dominio público una vez transcurren 80 años de su muerte. Por esta razón, todos estos intelectuales fallecidos al comienzo de la Guerra Civil estarán accesibles desde la web de la Biblioteca a partir de 2016. Digitalizar los libros es lo más sencillo de todo el proceso, aunque siempre hay obras literarias que por su tamaño o antigüedad merecen un tratamiento especial. Esto es lo que ocurrió con los apuntes a mano alzada de Leonardo Da Vinci y con la versión manuscrita del Cantar del Mio Cid, dos de los documentos que más enorgullecen a los responsables de la Biblioteca. Frío y poca humedad Con obras como el poema castellano, su traslado se convierte casi en una cuestión de Estado. Primero se reco-