Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 26 DE JULIO DE 2014 abc. es estilo GENTE ABCdelVERANO 63 Norma Duval, el arte de superarse con cada marido Se casará con un millonario alemán 12 años menor que ella y más guapo que sus ex ANGIE CALERO MADRID DANIEL PLA PARA TELVA ERNESTO AGUDO ABC Amigas Cari Lapique está entre su grupo de íntimas. También Carmen Martínez- Bordiú, Nieves Álvarez o Isabel Preysler Norma Duval (58 años) la que fuera musa del Folies Bergère que tanto retrató Toulouse Lautrec, se casa de nuevo. La misma que conquistó con sus largas piernas a los turistas que acudían al mítico cabaret del barrio de la Ópera en París, contraerá matrimonio el próximo verano con el empresario alemán Matthias Kühn (46) Será su tercera boda civil. Y es que, aunque ya no ande envuelta en plumas y pedrería, atrás quedan los años en que fue la musa del destape sus grandísimos ojos azules continúan siendo el sueño de multitud de hombres de su generación. Pero solo tres han conseguido conquistar su corazón. Unos han vivido de ella, otros la han colmado de caprichos. El croata, Marc Ostarcevic (72) fue el primero en caer en sus redes. Cuando Norma le dejó se metió en el mundo de la noche. Para vergüenza ajena del espectador ha terminado paseando por Ibiza luciendo un tanga de estampado de serpiente. Con el productor español José Frade (76) la artista se retiró de los escenarios y vivió alejada de las cámaras. Hasta que apareció en su vida el alemán Matthias Kühn. El pastelito que ha rejuvenecido a Norma. Doce años menor que la vedette. Se casará con el alemán después de cinco años y medio de noviazgo. El agente inmobiliario es el que amasa la mayor fortuna de los tres maridos. Y, además, el más joven. Es el propietario de la isla de Tagomago. Un peñón de 400.000 metros cuadrados situado a 900 metros de Ibiza. Allí celebrarán su boda el próximo año. El precio de alquiler por semana de la mansión de cinco suites y el embarcadero es de 250.000 euros en temporada alta. En 1973, Norma fue seleccionada como miss Madrid. Poco después saltó a la fama al sustituir a Bárbara Rey, en 1979, como vedette principal en el Teatro Libro. La suerte, el momento y el lugar adecuados propiciaron que el dueño del centenario Folies Bergère se fijase en ella. Un año después era la estrella principal de la mítica sala. La segunda española después de la legendaria Bella Otero en ser cabeza de cartel. En la ciudad del amor conoció a Ostarcevic, que pasó a ser su representante. Cuando se quedó embarazada por primera vez, en 1983, Norma y el croata hicieron las maletas y se instalaron en Madrid. Allí nacieron sus tres hijos: Marc Iván, Yelko y Christian. Unos nombres tan exóticos como su apodo artístico, ya que en su DNI figura como Purificación Martín Aguilera. Musa del Partido Popular Después de nueve años de noviazgo, en febrero de 1992 se casaron. Un año después convenció a las señoras de la derecha española que una mujer podía ser artista, madre, esposa fiel y decente. Solo hay que recordar la campaña electoral del Partido Popular en la que apareció junto a José María Aznar. Pero la musa de los valores del PP se separaba en 2001. Olvidó los casi 20 años de matrimonio con Ostarcevic cuando apareció el productor José Frade, que también ponía fin a 35 años de matrimonio con Adriana Rothlandes. Llevó mejor la ruptura gracias a la exclusiva que concedió a ¡Hola! por la que se habría embolsado 20 millones de pesetas. Aunque los rumores sobre una ruptura no cesaron, tres meses después de reconocer su relación con el productor, Norma anunciaba en ¡Hola! que estaba embarazada y que había roto con Frade. Por desgracia, perdió el bebé y retomaron su relación, que culminó en septiembre de 2004. Cuando se casaron en el Ayuntamiento de Molina de Aragón (Guadalajara) Cinco años después decidían separarse. Norma volvía a las exclusivas en ¡Hola! Y no sería hasta 2010 cuando se conoció la relación con Kühn. Tres bodas civiles, tres maridos que Norma ha ido mejorando en físico y económicamente. El Vendaval del Folies Bergère siempre ha sabido apostar. Y esta vez no iba a ser diferente. Ella sabe que nunca le faltará de nada.