Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID TENDENCIAS SÁBADO, 26 DE JULIO DE 2014 abc. es madrid ABC RAFAEL PUYOL Desmantelan cinco laboratorios que servían droga a la noche levantina La Policía arrestó a nueve traficantes y se incautó de 5 kilos de cocaína y 263 plantas IGNACIO BOLEA MADRID EL CLÍNICO No ofrece lujos y hasta algunas zonas necesitan un lavado de cara, pero eso no merma su gran calidad U n malhadado accidente de moto de un pariente cercano y querido me ha mantenido en contacto reciente con uno de los grandes hospitales madrileños. Grande por su dimensión y oferta, pero grande también, así lo he comprobado, por su atención y servicio. Les hablo del Hospital Clínico, un centro universitario vinculado a la Complutense. Con frecuencia oímos voces críticas en contra de nuestros servicios públicos, especialmente los sanitarios y educativos. Seguramente muchos de los juicios son acertados porque no todo funciona bien, sobre todo cuando hablamos de instituciones cuya dimensión dificulta una gestión ágil y precisa. Pero es justo admitir que criticar lo insuficiente o incluso lo deficiente es más sencillo que reconocer las cosas que se hacen bien, incluso bajo condiciones de escasez económica y de recursos humanos. En estas últimas semanas de presencia intensa he tenido la fortuna y la satisfacción de comprobar la grandeza de un hospital, desbordado, a veces, por un universo de usuarios tan elevado y diverso, como exigente. Observé la profesionalidad de sus médicos curtidos, de los residentes, de las enfermeras y del personal auxiliar. El Clínico no ofrece lujos y hasta algunas zonas necesitan un lavado de cara, pero eso no merma la calidad de la institución: el rigor profesional de los facultativos, pero también la cercanía humana de la atención. Conozco el Clínico desde hace muchos años y me parece que, a pesar de sus defectos, estamos en presencia de un enorme Hospital Universitario, uno de los grandes referentes de la sanidad pública madrileña. Y así es preciso reconocerlo. Ya sé que nada es perfecto en esta vida, pero creo que el Clínico no sólo ofrece una atención médica esmerada, sino que da confianza al paciente, le hace sentirse en buenas manos. Creo que hay que felicitar al Gerente, al Director Médico y al propio Decano de Medicina de la Complutense. Pero como conozco la insatisfacción que todos ellos sienten por la institución que dirigen estoy seguro de que el Clínico va a seguir mejorando en el ejercicio de su decisiva misión. La Policía Nacional desarticuló ayer una red de droga que suministraba a varios lugares de la Península, fundamentalmente a la costa levantina. En los cinco pisos intervenidos los agentes hallaron cinco kilos de cocaína, tres de marihuana y 263 plantas que eran cultivadas por los propios traficantes. En total, fueron detenidas nueve narcotraficantes colombianos que están acusados de un delito contra la salud pública y pertenencia a organización criminal. Tres de ellos tienen también cargos por tenencia ilegal de armas. Este ha sido el balance final de una operación conjunta llevada a cabo por las brigadas provinciales de Alicante y Madrid y que se ha prolongado durante varios meses. Sus orígenes se remontan a finales del pasado año, cuando se detectó la existencia de una organización que se dedicaba al tráfico de estupefacientes en la provincia de Alicante. Después de las primeras investigaciones, se sospechó que este pequeño grupo contaba con el soporte de otra organización más grande y mucho mejor estructurada, con base en Madrid, que era la encargada del suministro de la droga. Se inició entonces una investigación para localizar tanto a los integrantes de esta red de proveedores como los almacenes donde guardaban la droga. Estas pesquisas se vieron sin embargo dificultadas por las complejas medidas de seguridad utilizadas por los narcos. Estas incluían, por ejemplo, cambiar con frecuencia la ubicación de los pisos francos que eran utilizados como base para así dificultar a la Policía su localización. Dinero y armas En la imagen de arriba, algunas de las plantas halladas en el domicilio de Seseña. Sobre estas líneas, el dinero y las armas confiscadas; a la izquierda, la pipa utilizada para maximizar los efectos de la droga Servían de almacenes Durante varios meses los agentes avanzaron en sus pesquisas hasta conseguir localizar los pisos de seguridad que tenía la organización en los municipios de Leganés, Getafe y Seseña. Se sospechaba que estos servían tanto de almacén para las drogas como de laboratorio para su cultivo y elaboración. Finalmente, en Seseña se identificó a una persona que actuaba como correo para la organización, pues era el encargado de conseguir que la cocaína entrara en España. En cuanto a la marihuana, provenía del autocultivo que se realizaba en el propio piso, en el que los agentes se encontraron con 263 plantas y hasta tres kilos de esta sustancia. Operación larga La investigación comenzó a finales de 2013, pero se vio dificultada por las medidas de seguridad de los narcos Leganés y Getafe Cuatro pisos servían de refugio para el tratamiento de la droga En los domicilios de Getafe y Leganés se llevaba a cabo el tratamiento y preparación de la droga que posteriormente se distribuía por la Península. En estos pisos los narcotraficantes ha- bían montado los laboratorios, con toda la infraestructura necesaria: prensas hidráulicas, balanzas de precisión, moldes, coladores y máscaras de gas para protegerse de los vapores tóxicos. Cuando entraron en ellos, los agentes hallaron 10 kilos de productos químicos y otros 15 de sustancias de corte, que son las utilizadas para disminuir la cantidad de droga pura y así conseguir que se puedan fabricar más paquetes a partir de la sustancia original. También se confiscaron tres armas de fuego y un silenciador. Además, uno de los pisos era utilizado también como punto de venta al por menor y lugar de consumo. En él se halló una de las pipas o bongs que se suelen utilizar para maximizar los efectos de la droga.