Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 26 DE JULIO DE 2014 abc. es internacional INTERNACIONAL 29 Las víctimas Catástrofe aérea en Malí RAÚL MONTERO AUXILIAR DE VUELO ISABEL GOST COPILOTO AGUSTÍN COMERÓN PILOTO MIGUEL ÁNGEL RUEDA AUXILIAR DE VUELO RAFAEL GASANALIEV AUXILIAR DE VUELO Natural de Guipúzcoa, Montero contaba con 28 años. Estudió Turismo en Deusto y abandonó su trabajo de recepcionista en un hotel de San Sebastián para convertirse en auxiliar de vuelo. Gost contaba con 42 años, residía en Sa Pobla (Mallorca) estaba soltera y no tenía hijos. Desde 1995 hasta el momento de su cierre, en 2012, desarrolló su carrera profesional en Spanair. Agustín Comerón era natural de Badajoz y vivía en una urbanización del municipio de Sa Cabaneta, en Mallorca, junto a su mujer y sus dos hijos. Comerón también procedía de Spanair. Al igual que Cárdenas, Miguel Ángel Rueda era madrileño. Antes de Swiftair trabajó en dos aerolíneas desaparecidas, Air Comet y Air Madrid. También fue tripulante de tren en Cremonini. Español de origen ruso, Gasanaliev era un apasionado de los viajes y la fotografía. Diplomado en Turismo, antes de recalar en Swiftair, formó parte de la aerolínea Air Europa. posible que los afiliados que no estén presentes el día de la votación (que se celebró el día 19) no puedan votar Uno de sus últimos mensajes en Twitter también retrata su naturaleza: En vez de frasecitas del día, hechos El peligro de volar en el Sahara se debe a las tormentas de arena Los radares de vuelo avisan de este riesgo para que se busque una ruta alternativa F. J. CALERO MADRID Minuto de silencio Mientras tanto, el dilema del aeroplano de Swiftair seguía ayer su curso, con la información suministrada con cuentagotas por parte de la empresa y la investigación del Gobierno y el ejército francés: se analizaban las hipótesis, y se diseccionaban las imágenes de la señal del avión extraviado en el radar que en vano trataba de recuperar su posición así como la precariedad laboral a la que estaba sometida la plantilla de la compañía española. Cárdenas se definía como afortunado por ese puesto de tripulante de cabina, pero fuentes sindicales consideran que las condiciones resultaban inferiores a las de otras muchas empresas del ramo: un piloto no cobra por ese tipo de servicios más de 3.000 euros brutos y un auxiliar de vuelo se encuentra en torno a los 1.500. Tanto UPyD como el Ayuntamiento de Móstoles expresaron sus condolencias. En Móstoles, el alcalde, Daniel Ortiz, miembros del Gobierno municipal y vecinos de la ciudad guardaron un minuto de silencio en la Plaza de España. Si amo la vida, si quiero ser un delirio de prácticas piratas sobre metrópolis oceánicas. Si el desierto de la soledad era mi lugar favorito, donde antes se veía mi sombra y ahora me busco en su arena y en su eternidad decía uno de los poemas de Cárdenas. Y, probablemente, sus palabras forman el epílogo más acertado del accidente del avión MD- 83, desaparecido en el desierto del Sahel. Él, como otros pilotos, recibe los informes procedentes de la Agencia Estatal de Metereología (Aemet) Es una zona complicada En las islas Canarias, lo que nos atenaza es el viento. En el desierto del Sahara, el peligro se encuentra en las tormentas de arena añade López. Pero los aviones comerciales están preparados para avistar tormentas de este tipo, según los pilotos consultados por ABC. En los radares las tormentas aparecen reflejadas como manchas rojas Si ésta es muy grande, se busca una alternativa, aunque ello suponga modificar la ruta para pasar por una mancha más pequeña Cuando se esperan cambios bruscos en las condiciones del vuelo, la solución es añadir más combustible, por si se tiene que aterrizar de emergencia en cualquier otro aeropuerto. En ruta es relativamente fácil salvar estos escollos, lo complicado es cuando se vuela a baja altura, es decir, en el Las causas del siniestro del avión que enlazaba Uagadugu con Argel apuntan a una tormenta que no ha podido ser controlada por la tripulación del vuelo AH 5017. Un escenario ante el que surgen muchas dudas sobre qué capacidades tiene un piloto para afrontar unas condiciones climatológicas adversas. Antes de efectuar el viaje, los pilotos recopilan información detallada sobre la ruta, centrada sobre todo en la climatología y los cambios significativos que se puedan dar una vez iniciado el trayecto, explica el piloto de Binter Canarias Naysa, Jorge López. despegue y en el aterrizaje, porque nos falta el tiempo de reacción habitual para evitar la superficie dura apunta un piloto de la aerolínea española Vueling. Por otro lado, durante una tormenta, los rayos, pese a que asustan por su espectacularidad, no suponen un grave problema, según explica el piloto López, quien nos relata que durante uno de sus vuelos un rayo impactó en su avión y no ocurrió nada: La aeronave es una jaula de Faraday (caja vacía) por lo que no tiene por qué ocurrir nada. El rayo entra por un lado y sale por otro Según el jefe adjunto del sindicato de pilotos Sepla, Agustín Guzmán, el vuelo AH 5017, siniestrado en el desierto africano, siguió una ruta por una zona complicada En ella no hay muchas posibilidades de ayuda en caso de que surjan problemas, ni el control de radar que en otras zonas más transitadas. No es como volar por la Unión Europea o en Estados Unidos SINDICATO DE PILOTOS ESPAÑOL El Sepla denunció precariedad laboral en Swiftair hace un año EP MADRID El sindicato de pilotos español Sepla denunció hace poco más de un año en su revista Mach 82 que Swiftair institucionaliza la precariedad laboral y denunció a la aerolínea por aplicar una política de ahorro de costes a costa de precarizar al límite la profesión de piloto con el consiguiente riesgo para la seguridad aérea. En concreto, en su número 166 de 2013, actualmente inaccesible desde la página web de la publicación, pero al que ha podido acceder Europa Press, el colectivo de tripulantes de vuelo denunció a la aerolínea por aplicar este tipo de políticas laborales que no eran nuevas Swiftair aseguró, por su parte, que cumple escrupulosamente con todas las exigencias de seguridad de las normativas españolas de Aviación Civil, de la Unión Europea y de las empresas constructoras aeronáuticas, y que sus pilotos y resto del personal tienen la más alta cualificación