Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 21.7.2014 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.998 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. 14301 8 424499 000013 EL VERANO, TODOS LOS VERANOS Peñíscola VIVIMOS COMO SUIZOS El peñón inconquistable En el norte de Castellón, rodeado de murallas mandadas construir por Felipe II, se encuentra este pueblo que reúne a los turistas cuando llega el calor ROSA BELMONTE MANIFIESTO Las melonadas del lenguaje machista se nos están yendo de los pies S Castillo del Papa Luna, en Peñíscola JUAN GÓMEZ JURADO PAU BELLIDO A tiro hecho Dónde dormir A 400 metros del castillo del Papa Luna se encuentra el hotel restaurante Tío Pepe. Desde sus ventanas se observa la vista más completa de la localidad. L a primera vez que vi Peñíscola no fue cuando me llevaron mis padres, sino mil años antes, en el siglo X. O al menos eso quería Samuel Bronston que pensase, ya que convirtió la bella ciudad castellonense en escenario de la película El Cid En la cinta, Peñíscola se transformaba por la magia del celuloide en la Valencia desde la que el cadáver del héroe cabalgaría, inmortal, para derrotar a los invasores incluso después de muerto. Más allá del encanto cinematográfico de la ciudad, a la que la superproducción dio a conocer en el mundo entero, la localidad marinera es uno de los más bellos parajes del litoral castellano, y un lugar donde pasar una preciosa estancia de vacaciones, sobre todo huyendo de las fechas de temporada alta. Sin embargo, el ayuntamiento concentra gran cantidad de actividades en estas fechas, como el festival de jazz o el de teatro clásico, ambos muy recomendables. Otro de los grandes momentos del verano en la localidad peñiscolana son las fiestas de septiembre, que concluyen con un precioso espectáculo pirotécnico como no podría ser de otra forma en Valencia que incluye el lanzamiento de fuegos Dónde comer En el centro de Peñíscola, en pleno casco antiguo, se encuentra Casa Dorotea, donde se pueden degustar los platos más tradicionales de Levante. Dónde divertirse Del 5 al 26 de julio se puede disfrutar del Festival de Teatro Clásico, celebrado dentro del castillo del pueblo desde el agua. El reflejo en las tranquilas aguas de la bahía contribuye a multiplicar el efecto de las luces, en una visión inolvidable. La gastronomía es otro de los alicientes, con un pescado y unos arroces maravillosos en casi cualquier punto del pueblo. Destaca Sebastián, en Perla Blanca (avenida Noruega, 19) en un enclave privilegiado, con unas carnes argentinas tiernas y jugosas y un trato exquisito. También Casa Doro- tea (Carrer Sant Vicent, 12) en pleno casco antiguo, donde lo tradicional toma el centro del escenario y se puede degustar la mejor cazuela de rape en kilómetros a la redonda. Aunque mi favorito es sin duda Tío Pepe (avenida de España, 32) El arroz Peñíscola (con langosta) y la paella valenciana son simplemente magistrales, aunque no debe fiarse, con el arroz para dos comen mínimo tres. Ninguna visita a Peñíscola estaría completa sin la joya de la ciudad, el famosísimo castillo del Papa Luna, que se alza sobre sus playas como una postal enviada directamente desde un cuento de hadas. Data de principios del siglo XIII, y es el lugar ideal por el que iniciar un recorrido por la ciudad que debe continuar obligatoriamente por sus jardines, El Bufador, las murallas y la lonja de pescado. El santuario de la Mare de Déu de la Ermitana y la iglesia de la Virgen del Socorro son dos lugares de gran interés, así como el Museu de la Mar. Aunque todo palidece, claro, con la sensación incomparable de subir a lo alto de las almenas, pasar la mano por las rugosas piedras que lo forman y saber que llevan ahí siete siglos, los mismos que han transcurrido desde que los templarios decidieron edificar un castillo inconquistable a imagen y semejanza de los de Tierra Santa. Y a fe que lo consiguieron, vive Dios. MAÑANA, Santiago de la Ribera egún Antony Hegarty, ese dios musical con la pinta de un Falete de avant- garde manifiesto (manifesto en inglés) es una palabra machista. Por el prefijo man, hombre. Anda, ¿y mandoble? ¡Señor! O ¡Virgen Santísima! (en las interjecciones religiosas nunca ha habido machismo, las hay para elegir: masculinas y femeninas) No sé si me tranquiliza o me preocupa que gente con una inteligencia, un pelo y unas túnicas por encima de lo normal venga con las mismas paparruchas de los compañeros y compañeras. O peor, de quienes salen con los ovarios como sustitutivo artificial. A la hora de la reproducción, podrá haber equivalencias entre ovarios y testículos (y quizá en el lenguaje las haya justo entre esos dos términos) pero no hay ninguna entre ovarios y huevos. Es una cuestión de oído. Por mucho que se empeñen los igualitarios de las palabras en meterla con calzador. Lo peor es que se impone. Más allá de lo musical, y de lo transexual, Antony fascina por su aspecto ambiguo. Como ese chicle de Orbit que es de fresa y de menta a la vez. Una es muy fan de los hombres que parecen mujeres. Rebecca West escribía en su crónica de los juicios de Nuremberg que Baldur von Schirac, el líder de las juventudes hitlerianas, sorprendía porque parecía una mujer de una forma que no es común entre los hombres que parecen mujeres Como Paul McCartney. Y como Pablo Iglesias (con esa barba de adolescente lampiño, es clavado a una monja de mi colegio) Antony sorprende. Por diferente. Por distinguido. Por raro. Ojalá Joaquín Reyes haciendo una imitación como aquella de Björk medio lapona, medio esquimal, medio mongola Pero en todo caso es una ambigüedad sin trampas, honesta. Sin embargo, Carmen 20 por ciento Castilla, jefa de la UGT de Andalucía, se molesta porque la comparen con Susana Díaz. Que tiene co... (lo que se parece a cajones) con lo fea que es. Ella, claro, es una mezcla de Ava Gardner y Linda Darnell. Daría mi primera edición de Perdona si te llamo amor a que luego es de las que lleva los ovarios de los cajones por delante.