Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ECONOMÍA LUNES, 21 DE JULIO DE 2014 abc. es economia ABC EL QUINTO EN DISCORDIA POR JOSÉ RAMÓN ITURRIAGA Apalancamiento operativo Esta semana comienza la publicación de resultados del segundo trimestre del año. Lo que nos van a contar las distintas compañías cotizadas de cómo les han ido las cosas en el arranque del año y cuáles son sus previsiones para lo que queda es un información mucho más valiosa para entender lo que realmente está pasando en la economía que, por ejemplo, el dato de evolución del PIB entre abril y junio que también vamos a conocer los próximos días. Qué han hecho las ventas, cómo van los pedidos, cuánto están invirtiendo, evolución de los márgenes, previsiones para lo que queda de año, etc... Todos estos datos nos sirven para hacernos una composición de lugar mucho más completa de lo que está pasando con la economía que las frías estadísticas sobre la evolución del PIB. La clave a vigilar en la evolución de las cuentas de resultados de este y de los próximos trimestres va a ser algo que en la Facultad de Empresariales ahora esta especialidad creo que tiene un nombre mucho más rimbombante nos enseñaban como apalancamiento operativo. La definición que todavía hoy recuerdo de memoria ¿virtud o defecto del modelo educativo que me tocó? de este fenóme- no es la siguiente: en un entorno de costes contenidos o a la baja (como el actual) la eventual recuperación de los ingresos se traslada de forma exponencial a los beneficios operativos. Más allá de que la parrafada anterior me haya servido para librar algún examen en el pasado con mayor o menor éxito, lo importante es entender lo que supone para la cuenta de resultados. El mejor ejemplo práctico se lo escuché al consejero delegado de una compañía hotelera hace pocos días: una subida de cinco euros del precio medio de las habitaciones por noche supone un incremento del beneficio de 60 millones. Subidas de cinco euros en el precio incrementan en 60 millones el beneficio de una compañía que el año pasado ganó 120. Hay poco más que se pueda decir sobre el apalancamiento operativo. Bankia en Bolsa En euros por acción 1,70 1,50 1,30 1,10 0,90 0,70 0,70 28 05 2013 30 05 2014 Resultados de la banca Los resultados de la banca suscitan siempre mucho interés. Son un buen indicador adelantado de por dónde van a ir las cosas. Hay que mirar cómo evolucionan los créditos, el coste de los depósitos, la mora, el apalancamiento, etc... Es muy probable que los resultados del segundo trimestre confirmen la tendencia que se ha empezado a intuir en trimestres anteriores. Es razonable pensar que los bancos que van por delante en la reducción y limpieza de su balance aunque a este punto se haya llegado por caminos diferentes empiecen a dar señales de crecimiento del crédito. El coste de los depósitos va a seguir cayendo. La mora del conjunto del sistema va a continuar contrayéndose, lo que, por otra parte, a la luz de la evolución de la macro, no debería sorprender a nadie. El creciente interés NH Hoteles en Bolsa En euros por acción 5,50 5,00 4,50 4,00 3,50 3,00 2,50 2,00 28 06 2013 30 06 2014 por el ladrillo debería comenzar a reflejarse en una mayor rotación de los activos adjudicados. Lo anterior es bueno no solo para los bancos, sino para la economía en su conjunto. Las indicaciones que puedan darnos sobre el resultado de los análisis de sus carteras de activos que ya han terminado con vistas a los stress test de después de verano también van a ser importantes. Es muy poco probable que a estas alturas algún banco español importante pueda dar una susto: el eventual déficit de provisiones está más que cubierto con los niveles de capital actual. Este último ejercicio es importante para dar una última vuelta de tuerca a la normalización del riesgo, que, en concreto, en el interbancario europeo, está lejos de la normalidad. Y todo esto, coincidiendo con el resultado de la subasta de Caixa Catalunya que cierra el esperpento que ha sido la reestructuración del sistema financiero español. NO PERDEMOS COMPETITIVIDAD La cuota de mercado de las exportaciones españolas sigue incrementándose, y ese es el mejor termómetro de la economía española E l menor crecimiento de las exportaciones no pone en riesgo la recuperación. Los datos de la balanza comercial de los últimos meses han servido para que algunos pongan el grito en el cielo. Creo que antes de rasgarse las vestiduras y enterrar la recuperación de la competitividad como nuevo motor de la economía merece la pena analizar con un poco más de detalle lo que ha pasado. Por un lado, el fuerte repunte de las importaciones se debe fundamentalmente a la todavía más fuerte recuperación de la demanda interna. Las bases tan extraordinariamente bajas de consumo, tras casi ocho años de recesión, provocan que los incrementos porcentuales sean muy altos. A esto hay que sumar que, aunque las exportaciones siguen creciendo, el ritmo de crecimiento de estas se ha reducido. Detrás del comportamiento de las exportaciones está fundamentalmente el menor crecimiento de la economía mundial en el arranque del año. Ahora bien, el menor ritmo de crecimiento de las exportaciones no significa que se haya truncado la recuperación. La cuota de mercado de las exportaciones españolas sigue incrementándose, y ese es el mejor termómetro de la competitividad relativa de la economía española. Por lo tanto, creo que resulta prematuro pensar que el superávit por cuenta corriente ha sido flor de un día y que la deuda nos va a comer como algunos prego- nan. Ni las importaciones van a seguir recuperándose al mismo ritmo el efecto de las bases reducidas es temporal por definición, hasta que se recuperan a un nivel más razonable ni las exportaciones españolas van a dejar de crecer, ya que tenemos por delante varios años de costes laborales controlados, lo que va a seguir ahondando en el cambio de modelo productivo en el que estamos inmersos. Las compañías españolas están exportando más, a más países, y estamos empezando a ver la segunda derivada del cambio de modelo: las compañías exportadoras están invirtiendo más para ampliar las plantas y las empresas que no tienen presencia en España están empezando a invertir aquí. Utilizando el ejemplo de las fábricas de coches, no solo es que todas las compañías automovilísticas están adjudicando a sus fábricas españolas muchos modelos, sino que estas fábricas tienen que invertir para ampliar capacidad y las empresas que no fabricaban aquí ya han decidido empezar a hacerlo.