Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 21 DE JULIO DE 2014 abc. es opinion OPINIÓN 13 EL CONTRAPUNTO UNA RAYA EN EL AGUA ISABEL SAN SEBASTIÁN MORDAZAS Nunca resultó sencillo, ni mucho menos barato, servir únicamente al derecho a la información que pertenece a los ciudadanos IERNES, media mañana, apuro un café con hielo en una terraza madrileña, cuando se acerca a la mesa una mujer joven, desconocida, con aspecto de ejecutiva, y me lanza: -He sabido de la demanda interpuesta por Gonzalo Boye contra sus compañeros Isabel Durán y Alfonso Rojo. Soy abogada, le conozco, no se dejen amordazar, por favor. Respondo con el compromiso de no hacerlo y se despide, sonriendo, mientras yo empiezo a preguntarme si estaremos en condiciones de honrar esa promesa y, en caso afirmativo, hasta cuándo. Hasta cuándo resistirá en España el periodismo independiente la brutal presión cruzada de la que es víctima. Hasta cuándo y, sobre todo, cómo. Gonzalo Boye estudió la carrera de Derecho en la cárcel, mientras cumplía una pena de catorce años por colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla. Hoy día forma parte de un próspero bufete, dirige una revista y defiende al juez Elpidio Silva, acusado de prevaricación. Isabel y Alfonso le calificaron en una tertulia de terrorista basándose en la citada condena firme, impuesta en su día por la Audiencia Nacional. Boye les pide nada menos que 300.000 euros de indemnización, en una querella sorprendentemente admitida a trámite por un juzgado de la capital. Una cantidad aún mayor me exigió a mí hace años el doctor Mon- V tes, abanderado de la eutanasia, en un pleito que finalmente se resolvió a mi favor después de que el tribunal me obligara a depositar durante casi cuatro años una fianza de 30.000 euros, con el consiguiente trastorno económico por el que nadie me ha resarcido. Yo aboné de mi bolsillo ese dinero. No me consta que Montes, presidente de un tinglado llamado Derecho a Morir Dignamente hiciera lo mismo. No lo ha hecho, desde luego, Pablo Iglesias, al demandar a Esperanza Aguirre y Eduardo Inda recurriendo para ello a una cuestación popular entre sus simpatizantes. Ignoro si alguien financiará a Boye. Lo que sé seguro es que la mayoría de los periodistas no disponemos de recursos suficientes para afrontar los gastos inherentes a un proceso de este tipo, lo que significa que la mera amenaza de una querella puede bastar para taparnos la boca, por mucho que la verdad esté de nuestra parte. Y callar es tanto como abdicar un principio sagrado del oficio, defraudando las expectativas de quien nos lee y escucha confiando en nuestra palabra. ¿Cómo escapar a esta diabólica trampa? Nunca resultó sencillo, ni mucho menos barato, servir únicamente a la libertad de expresión y al derecho a la información que pertenece a los ciudadanos. Siempre pagamos un alto precio por defender la independencia, en el bien entendido de que con ella protegíamos no solo nuestro honor, sino un pilar esencial de esta democracia que precisa de luz y taquígrafos. Algunos de nosotros llegamos a jugarnos la vida, además del puesto de trabajo, convencidos de que esa actitud merecía la pena y respondía a la vocación que nos llevó a tomar este camino tortuoso. Pero el desamparo pesa y la soledad abruma, porque vamos quedándonos solos, cada vez más solos, frente a los actos de intimidación mafiosos, las presiones políticas, vetos y listas negras, los mercenarios de la voz o la pluma, la desaparición de medios de comunicación y la consiguiente penuria económica. Las mordazas se multiplican y ahogan al periodismo. Cuando muera, si al fin muere, nadie se opondrá a la corrupción, la demagogia, la manipulación de las conciencias o las mentiras impunes. Y entonces irán a por otros... IGNACIO CAMACHO NOTICIAS DEL VIRREINATO Últimas noticias del agostado latifundio andaluz: el espejito de Blancanieves ha empañado el reflejo de la madrastra SCAPAR de Madrid es alejarse del rumor, del cotorreo político, del chisme. Sobre la crisis de Gobierno, sobre el adelanto de las elecciones, sobre las fusiones de prensa y sobre el futuro de los directivos de TVE. Escapar de Madrid es huir del cotilleo sobre los almuerzos del Rey Juan Carlos y las cenas del Rey Felipe. Escapar de Madrid es abandonar la especulación sobre la reforma constitucional y sobre el futuro de Íker Casillas. Escapar de Madrid es distanciarse, qué paradoja, del eterno debate sobre Cataluña. Escapar de Madrid en verano es regresar a una España que apenas sale en los telediarios, una España de chicharras y secarrales, una España de espetos de sardina y espigones de puertos recién bendecidos por la Virgen del Carmen. Pero fugarse de Madrid para volver al Sur es también internarse en la cara oculta de una luna en eclipse. Un territorio donde un millón y medio de parados no despiertan de la modorra a un régimen sesteante. Donde los hospitales cierran plantas enteras, los centros de salud no abren por la tardes y dos capitales de provincia comparten una UVI móvil para un millón de habitantes. Donde el departamento de Asuntos Sociales tarda en resolver un problema de subsistencia seis veces más tiempo que Cáritas y donde falta dinero para abrir los comedores escolares. Donde la autonomía despide miles de empleados de servicios básicos mientras incrementa la plantilla de su red de empresas administrativas paralelas. Donde el clientelismo ejerce de argamasa social para cohesionar un sistema de dependencia del poder. Donde la sociedad civil no está ni se la espera. En ese silencioso patio trasero no hay siseos de conspiraciones, ni alborotos de gente descontenta, ni murmullos de intrigas cortesanas. Los ecos de los escándalos de corrupción se disipan sin más ruido que el de una leve piedra caída en un estanque. El sindicato oficialista se ha pulido los fondos de formación laboral camuflándolos en un océano de facturas falsas. El Gobierno virreinal ha montado una inmensa trama de fraude con jubilados ficticios e intermediarios trincones. Los representantes de los trabajadores se han dado a una vida muelle de francachelas y mariscadas con dinero público. El jefe de los comunistas y vicepresidente regional ha comprado el piso de un desahuciado y su hijo ha obtenido de matute un título de patrón de yate. La consecuencia más probable de todo eso es que el partido ¡de la oposición! retroceda en las próximas elecciones locales. En medio de esa quietud de marisma se ha escuchado bajo la canícula el trivial aleteo de un grillo disidente: una dirigente sindical ha osado criticar en privado por fea- -a la sultana que expande por la nación entera sus ambiciones califales. Estas son las últimas noticias del agostado latifundio andaluz: el espejito de Blancanieves ha empañado el reflejo de la madrastra. E JM NIETO Fe de ratas