Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE LUNES, 21 DE JULIO DE 2014 abc. es ABC Ofensiva de Israel en Gaza Sesenta muertos en el santuario fundamentalista de Shayahía La sangre, abono para el odio Tras la tormenta de fuego, la peor que se recuerda en la zona, no sirvió de nada el receso humanitario solicitado por la Cruz Roja para atender a los centenares de víctimas de la jornada más devastadora y cruenta desde que arrancó la operación Margen Duradero en la Franja de Gaza. A media tarde, los cohetes de Hamás volvieron a cruzar el cielo y los helicópteros de Israel respondieron con crudeza. Todo sigue igual en el frente de Oriente Medio, donde lo único que avanza, deprisa, es la cifra de muertos. El populoso barrio de Shayahía, santuario de los terroristas donde viven alrededor de 40.000 personas, fue el objetivo de la feroz ofensiva de la madrugada de ayer, que se prolongó durante toda la mañana y que dejó por las aceras un saldo de más de sesenta muertos. Al otro lado también se producen bajas. Trece soldados israelíes, víctimas de una emboscada de Hamás, murieron durante un ataque militar que la Autoridad Nacional Palestina no dudó en calificar de masacre atroz y que, con la etiqueta de crimen de guerra llevó al secretario de Estado norteamericano a anunciar su inmediato regreso a la zona. Quizás una tregua sea posible de la mano del bienintencionado John Kerry, pero la paz se aleja cada vez más de una tierra regada por la sangre, abonada por el fundamentalismo y en la que germinan, vuelta a empezar, el odio y la venganza. INTERNACIONAL AFP Arriba, soldados de Israel socorren a varios compañeros heridos A la derecha, los equipos de rescate traladan a una niña, víctima de la batalla de Shayahía