Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 DEPORTES JUEVES, 17 DE JULIO DE 2014 abc. es deportes ABC El Barça se quita el gafe de la senyera Cambia la segunda equipación y abandona la bandera catalana, con la que solo ganó cinco partidos de once C. TORRENS BARCELONA El Barcelona, adaptado a los nuevos tiempos, cambia de camisetas en función del mercado, maniobras del departamento de Marketing para hacer caja y vender. Un equipo de fútbol es mucho más que eso y el conjunto catalán hizo un negocio redondo en la pasada temporada con su segunda camiseta. La senyera fue la equipación reserva más vendida de la historia de la entidad y se llenó el Camp Nou de aficionados con la vestimenta cuatribarrada, muy aplaudida por algún sector en estos tiempos de reivindicación y desafíos nacionalistas. Sin embargo, a esa camiseta parecía perseguirle una maldición ya que los resultados casi nunca fueron buenos. La senyera queda ahora relevada y será el tercer uniforme, pues para el segundo se recupera el naranja. Nike, la marca que paga 30 millones al año por vestir al Barça, prefiere llamarlo carmesí brillante El Barcelona necesitó seis partidos para cantar victoria con la camiseta de la discordía y fue en un descafeinado partido de Copa del Rey contra el Cartagena, un rival inferior de Segunda B. La primera vez que la usó fue en un amistoso contra el Bayern de Guardiola que acabó en derrota (2- 0) y se empató en el Calderón durante la ida de la Supercopa (1- 1) En Liga, tablas en El Sadar (0- 0) y tropiezo en San Mamés (1- 0) mientras que en la Champions la utilizó en San Siro contra el Milán (1- 1) Cinco intentos fallidos hasta que llegó la goleada plácida en Cartagonova (1- 4) Carmesí brillante La marca que viste al Barça dice que la segunda camiseta de este curso no es naranja, es carmesí brillante Los puños son granates por delante y azules por la parte posterior y es de cuello redondo. La bandera catalana va por dentro Sumando todos los encuentros oficiales, el Barcelona llevó la senyera once tardes y ganó en cinco. En Liga, superó al Getafe (2- 5) y al Español y en la Copa del Rey al mencionado Cartagena (1- 4) al Getafe (0- 2) y al Levante (1- 4) Los empates llegaron en la Supercopa contra el Atlético (1- 1) en Liga contra el Osasuna (0- 0) también el Atlético (0- 0) y el Levante (1- 1) y en Europa contra el Milán. Y la derrota fue en San Mamés. Un cincuenta por ciento de triunfos luciendo una camiseta que sí ha funcionado a las mil maravillas en las tiendas. De hecho, en la vuelta de los cuartos de la Liga de Campeones, contra el Atlético, el Barça recurrió a la equipación negra cuando en los dos encuentros anteriores ante los rojiblancos fue con la cutribarrada. También le fue mal, en la tónica de una temporada horrible. Messi, con la senyera se lamenta en el Vicente Calderón ÓSCAR DEL POZO EL PLAN RENOVE DE LUIS ENRIQUE Xavi quiere marcharse, pero no a cualquier precio X. HERNÁNDEZ BARCELONA El Barcelona ha fichado a Luis Suárez, Rakitic, Bravo y Ter Stegen, ha repescado a Rafinha y Deulofeu, ha hecho caja con Fábregas y Alexis y ha colocado a Cuenca, Tello, Dos Santos y Oier. Valdés decidió no seguir, Pinto se hizo mayor y Puyol se retiró. Una vez confirmados estos movimientos, ya se puede decir que el primer equipo del Barça, del que Luis Enrique ayer se proclamó líder ha experimentado parte importante de la sacudida que el presidente Bartomeu advirtió en las postrimerías de la temporada pasada. Que hay novedades es innegable, pero todavía hay dos nombres propios que pueden dimensionar aún más el cambio de ciclo azulgrana. De los dos asuntos pendientes, sobre todo uno, Xavi Hernández, faro indiscutible del mejor lustro de la historia del club y de la época más fructífera de la selección española, deshoja estos días la margarita en busca de un futuro que le motive y a la vez le compense económicamente. El mensaje oficial le brinda la opción de pensar tranquilo. Hablé con él y estamos a expensas de su decisión admitió Luis Enrique, quien considera al vallesano más como referente que como pieza clave de su esquema de juego. Y en esa tesitura, Xavi prefiere marcharse, aunque no a cualquier precio. Maneja ofertas del fútbol estadounidense (Nueva York) pero en todo caso cobraría menos de lo que le tocaría por los dos años de contrato que le quedan en el Camp Nou. Así, resuelto el enigma deportivo, todo indica que la salida de toda una institución como Xavi depende casi exclusivamente de un pacto económico. Por su parte, Dani Alves aterrizó anteayer con buenas palabras hacia el club, que de repente se ha quedado sin equipos que pregunten por el brasileño. Termina contrato en 2015, pero eso, por lo visto, no es suficiente reclamo. La salida de Xavi puede costarle cara al Barça