Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE JUEVES, 17 DE JULIO DE 2014 abc. es ABC Sectarismo en la Complutense Otra semilla de mostaza JESÚS LILLO Como al camarero aquel de los indignados, el que se cruzó en la puerta de su negocio para impedir el paso de la Policía y hacerse el héroe de la asonada, al decano de Geografía e Historia se le conocía por lo de aquí no pueden entrar que es como el pasado marzo despachó a los agentes antidisturbios que trataban de detener a los salvajes de izquierda radical que tras arrasar el campus de la Complutense se refugiaron y se pusieron cómodos cada uno en su casa y Dios en la de todos en su Facultad. Lo de aquí paz y después gloria no le termina de cuadrar, sin embargo, al decano Otero. La paz todavía tiene pase en un recinto cuyo marco habitual de convivencia según la doctrina de Carrillo y los ejercicios del decano admite las variables académicas más extremas, pero todo eso de la gloria le da alferecía. A Otero, portero de una finca en la que se hospeda la violencia y se practica la exclusión, se le dan mejor los reflejos policiacos que la estrategia. Su plan para hostigar a los estudiantes que, más callados que en misa, se reunían en la Facultad para rezar le ha salido regular. Quería sacarlos de su capilla y reducirlos y los ha agrandado, como en la parábola de la semilla de mostaza, que viene en los Evangelios de Marcos, Lucas y Mateo y que Otero, a la contra, ha clavado. El decano monta un circo anticristiano y le crecen los obispos. Oficia monseñor Franco. La eucaristía se extiende ahora por la planta baja, las escaleras y los pasillos de la Facultad. Dios es tan manejable que cabe en una caja de cerillas, pero el dogma de la persecución, asignatura troncal en la Complutense, lo magnifica, espiritual y físicamente. Al lado de la antigua capilla ya han abierto otra iglesia. SOCIEDAD FOTOS DE SAN BERNARDO A la izquierda, el capellán de Geografía e Historia y el obispo auxiliar de Madrid, junto al decano Otero y un empleado de la Complutense Sobre estas líneas, monseñor Franco oficia misa en la planta baja de la Facultad de Geografía e Historia