Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 DEPORTES DOMINGO, 13 DE JULIO DE 2014 abc. es deportes ABC Brasil 2014 Tercer y cuarto puesto Arjen Robben festeja la medalla conseguida tras vencer a Brasil en el partido por el tercer y cuarto puesto REUTERS Bronce con honor para un gran Robben 0 3 Otro partido desastroso de Brasil que no reaccionó y acabó entre abucheos BRASIL HOLANDA HUGHES Con el 2- 0 pensé en pasarle la crónica al compañero de Internacional para que la terminara él. Vaya Mundial para Dilma y sus intereses electorales. La tecla del patriotismo y del evento hay que tocarla con suavidad. Porque este Mundial casi redime a nuestro Naranjito. Antes de los partidos, Brasil acude al Himno, a Dios y a la Patria. Y se olvida del balón. El fútbol es tan raro que el Rayo tiene estilo, pero no lo tiene Brasil. Qué pequeños parecían Scolari y Parreira al lado de Van Gaal cuando le saludaban antes del partido. De Van Gaal podríamos quedarnos con un detalle. La bronca que pegaba a sus centrales el día de su último partido. Esas broncas son las buenas. Quién tuviera un Van Gaal detrás. Tiene la mala suerte de que su cara parece siempre la de alguien pegado a un cristal. No estaba enfadado, es que el hombre es feo. El marcador se abrió de penalti. El árbitro pitó una vez y se equivocó dos. Julio César Maicon Thiago Silva David Luiz Maxwell Ramires (73) L. Gustavo (45) Paulinho (56) Oscar Willian Jo Fernandinho (45) Hernanes 56) Hulk (73) Cillessen (93) Kuyt De Vrij Vlaar Martins Indi Blind (71) Clasie (90) Wijnaldum De Guzmán Robben Van Persie Janmaat (71) Veltman (90) Vorm (93) GOLES 1- 0, m. 2: Van Persie. 2- 0, m. 16: Blind. 3- 0, m. 91: Wijnaldum. EL ÁRBITRO Djamel Haimoudi (Argelia) Amonestó a Thiago Silva, Oscar, Fernandinho, De Guzmán y Robben. Digno adiós de Van Gaal El técnico se despide de la selección holandesa con un gran partido en el difícil trance de la consolación Marcó Van Persie, que tiene pelazo y canas como Gere, el no va más. Todo venía de Robben, que estuvo magnífico. Qué divertido es verle jugar. La FIFA mantiene la tortura de la consolación, que parece una reunión de dos personas a las que sus respectivas parejas han engañado liándose. Es un partido para lamerse las heridas y redescubrir la ternura. Pero todo tendría sentido si las medallas importaran algo en el fútbol, porque así se haría justicia a Robben, que es el gran perdedor generacional y a la vez el jugador más divertido. Personifica la gafancia tulipán y es otro que nos parece raro, así como es, viejuno, contrahecho, con ese correr absolutamente único de runner maniático lleno de vicios posturales que nos supera por la playa y nos da dolor de articulaciones solo con verle. Pues Robben ha sido una de las glorias de este Mundial y del anterior. Y de las ligas, y de las Champions. Y su palmarés, francamente, no le hace justicia. Pero un extremo no puede triunfar plenamente en la vida. Robben está para las listas de gustos. Soy soltero. Me gustan las pelis de Woody Allen, tocar la tuba, criar potos en casa y Robben Originó el segundo, que remató muy finamente Blind tras control de cigüeña. Se equivocó también el árbitro, pero en el campeonato del ojo de halcón ¡viva siempre el error humano! En Brasil mandaba David Luiz, que a veces directamente recuerda los momentos más cinemudo de Iván Campo. Regala balones con una gratuidad casi cómica. Qué autoridad tan impropia sobre el juego. Es como Fortu de Obús con una batuta. Es de ese tipo de jugadores con demasiada zancada, su propia naturaleza le hace participar siempre más de lo necesario. Es la exuberancia torpe de Brasil. Otro que mandó fue Maicon, que se desencadenaba sobre el ataque con gran peligro para el fútbol y la integridad de los rivales. Fútbol en extinción Brasil se resumió en un intento de pared de Jo tras inicio de Oscar. Ni vio la intención, ni el espacio ni al compañero. Si nos hubieran dicho que el nueve de Brasil iba a ser así no lo hubiésemos creído. Tiene más clase Ronaldo levantándose de la siesta. Decía hoy Finkielkraut que la ecología es la solución. Pero no solo hay que conservar el lince y el guacamayo salvaje. Alguien debería hacer algo también con el futbolista brasileño. Que conserven esperma de Bebeto, no sé. En Brasil en este Mundial han sido unos intensitos de cuidado. Con todo, ser cuartos no está nada mal y, visto así, Scolari puede hasta sacar pecho, estadísticas y postularse para Rusia. Y eso no puede ocurrir, es necesario que Brasil se haga el harakiri. Qué guerra tienen para librar allí nuestros apóstoles del jogo bonito El 5- 3- 2 de Holanda, sencillo y bien resuelto ha sido una belleza. Memorable como la ansiedad de Brasil, generosa a su modo. Blatter les puso las medallas. Es el presidente de un país con gravedad distinta donde solo hay moqueta y césped. Y ni aún así cae bien. No se sabe por qué, el fútbol es suyo.