Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA DOMINGO, 13 DE JULIO DE 2014 abc. es españa ABC La historia del fin de ETA la quiere escribir Urkullu El batacazo de PSOE y PP el 25- M ha rearmado al PNV y a Bildu que intentan rentabilizar la ausencia de atentados MAYTE ALCARAZ MADRID Ayer se cumplieron 17 años del asesinato a manos de ETA de Miguel Ángel Blanco. De nuevo, el PNV no compareció; de nuevo, la estrategia de pactar en Madrid y mirar hacia otro lado en el País Vasco, que tanto hiere a las víctimas y a populares y socialistas que han sacrificado mucho por el fin de la banda. El lendakari Urkullu ha hablado tres veces con Rajoy esta legislatura. La última: el 30 de mayo de 2014, recién achicado el agua tras el tsunami de las europeas. Ahora, quiere volver a Moncloa antes de irse de vacaciones, como Artur Mas. Para clavetear en el mismo sitio gestionar el fin de ETA. Y cuando dice gestionar, el líder del PNV quiere decir, según apuntan en el PP, sacar partido electoral y político a la derrota de los terroristas que curiosamente se gestó cuando los nacionalistas no estaban en el poder Porque, aunque parezca mentira, en el País Vasco el relato del fin del terrorismo sigue escribiéndolo, con letra de amanuense, el nacionalismo; si no el separatismo. Es el clamor de muchos militantes de base populares y socialistas en el País Vasco. La aritmética parlamentaria y el deseo del presidente Rajoy, de no cerrar la puerta al otro gran partido nacionalista, firmado el divorcio con el soberanismo de CiU, ha permitido al jefe del Ejecutivo vasco convertirse en un interlocutor privilegiado en Moncloa. Leyes como la reforma local han sido apoyadas en el Congreso con el concurso del PNV. La rúbrica de Urkullu, pues, sirve. Y él lo sabe y lo pone en valor. denta del PP, Arantza Quiroga: el PNV quiere estar ahora en primera fila liderando el fin de ETA pero si fuera por ellos y su pacto de Lizarra la banda terrorista seguiría matando Desde luego, parece claro que los restos del naufragio los quiere repartir precisamente, según un diputado popular, con quienes apoyaron políticamente los métodos etarras Se refiere el parlamentario a Bildu, el brazo proetarra que jamás había acumulado tanto poder en las instituciones: preside una Diputación Foral, gobierna la capital donostiarra, tiene 1.138 concejales y respalda a 123 alcaldes. ABC ha testado la sensación de desaliento que recorre las bases de los dos partidos PP y PSOE que más víctimas han puesto en el lapidario de la sanguinaria ETA, que en 53 años ha matado a 858 personas, 326 de los cuales permanecen en la impunidad. Gracias al silencio. O a la complicidad de muchos de los que hoy quieren patrimonializar el logro de todos los españo- les. Por no hablar del malestar de las víctimas. La presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, ha recalcado que teme que ese final no sea un final con vencedores y vencidos claros, sino una suerte de empate macabro en el que las víctimas tengamos que aceptar un grado de impunidad histórica, política y penal a cambio de la paz Es decir, según se empieza a interiorizar en parte del electorado del País Vasco, en palabras de un alcalde socialista, el fin de ETA no lo ha propiciado la sociedad española, y dentro de ella la vasca, ni las Fuerzas de Seguridad del Estado, ni la unión de PP y PSOE, ni la firmeza de la justicia... El fin del terrorismo se debe a los nacionalistas. Esa sensación según esa fuente no se debe a la fuerza de los argumentos de Urkullu y Bildu, sino a nuestra incomparecencia, al desistimiento de PP y PSOE Falta discurso político En el PP vasco también lo denuncian: falta discurso político, falta reivindicar que los asesinos son derrotados por la sociedad, no por los separatistas. Esa ausencia de pedagogía política, que algunos equiparan a lo ocurrido en Cataluña donde el nacionalismo no ha encontrado contrapesos a su letanía de que España nos roba está en el origen (junto a la hipoteca por el descrédito de sus siglas) de la pérdida de fuerza de los partidos constitucionales, consagrada el pasado 25 de mayo. En las europeas, la alianza de PNV con Bildu, embrión de un gran acuerdo para las municipales de 2015, subrayó que el separatismo sigue armándose de votos. Bases de PP y PSOE En ambas filas se echa en falta la visualización de que la derrota de ETA es obra de la sociedad y no del PNV Su perfil más conciliador Por eso, viajó el pasado 30 de junio a Madrid para explicar en los cursos de verano de la Universidad Complutense cómo cree que tiene que ser el fin del terrorismo y aconsejar a Rajoy que se inspire en la trayectoria de Mandela. De hecho, el responsable vasco muestra siempre que habla del Gobierno su perfil más conciliador, enfatizando que la prioridad de su Ejecutivo es apelar, urgir y contribuir a un final ordenado de la violencia. Lo que no cuenta, según un exalto cargo del Gobierno vasco de Patxi López, es que se ha agarrado del brazo de Bildu para administrar la nueva situación, como si aquí no hubiera habido casi mil muertos y el nacionalismo no hubiera mirado hacia otro lado Parecida opinión tiene la presi- Homenaje a Miguel Ángel Blanco con el PNV ausente La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, y la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, participaron en el homenaje a Miguel Ángel Blanco en el 17 aniversario de su asesinato. Al acto no asistió el PNV ni, claro está, Bildu EFE Mientras tanto, el PP perdió 40.000 apoyos y el PSOE casi 100.000, obligando a Patxi López a poner fecha a su muerte política: el próximo septiembre. Tanto Quiroga como López han sufrido en sus créditos políticos las especiales relaciones que siempre tiene el PNV con el Gobierno de la nación, hoy popular, ayer socialista. Tanto es así, que durante la etapa de López en Ajuria Enea los desplantes que Urkullu le hizo al entonces lendakari fueron varios, anteponiendo su interlocución con Zapatero a las negociaciones públicas con su alter ego vasco. A finales de 2010, los nacionalista intercambiaron su apoyo a los presupuestos del debilitado expresidente Zapatero a cambio de las políticas activas de empleo. Aquel trueque le propinó a López una bajada de un punto en la valoración ciudadana. Los nacionalistas habían conseguido sacar tajada en imagen, como partido conseguidor del maléfico Gobierno central, mientras asestaba un buen mordisco electoral al único presidente vasco no nacionalista. Ahora le toca el turno a la líder popular. Las visitas del actual lendakari a Moncloa se suceden. De hecho, Urkullu se ha propuesto un fin ordenado de ETA pactado con Rajoy en una suerte de mano tendida para intentar la obtención de contrapartidas. Otra cosa es lo que hace y dice en el Parlamento de Vitoria. En casi todas sus intervenciones no pierde la oportunidad de criticar al PP y asaetearle con el derecho a decidir y la denuncia del estrangulamiento político de la sociedad vasca por parte del Ejecutivo español. Una de cal y otra de arena. El propio al-