Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA DOMINGO, 13 DE JULIO DE 2014 abc. es españa ABC Stop a los sabotajes al Estado La ley de Seguridad Ciudadana busca proteger la red de transporte y las centrales nucleares MARIANO CALLEJA MADRID Sobrevolar una central nuclear y arrojar varios botes de humo a la cúpula del reactor va a dejar de ser impune en España. Este incidente, protagonizado por una organización que se define como ecologista, ocurrió en la Central Nuclear de Santa María de Garoña, el 5 de junio de 2012, Aunque parezca imposible, este tipo de hechos no estaban sancionados en nuestro país. El proyecto de ley orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana regula como infracciones muy graves con multas de 30.001 euros a 600.000, las protestas prohibidas o no comunicadas en instalaciones estratégicas para el Estado, así como la intrusión en sus recintos, incluido el sobrevuelo y la interferencia ilícita u obstrucción de su funcionamiento, cuando se haya generado un riesgo para las personas o un perjuicio para su actividad. En los últimos años se han producido ataques contra infraestructuras críticas que han ocasionado daños y que han tenido consecuencias para la sociedad, al verse afectada en la prestación de servicios esenciales. Estos ataques suponen pérdidas económicas para los operadores que abastecen de esos servicios básicos y son una amenaza a la seguridad pública y nacional. Hay numerosos ejemplos de esos ataques en sectores estratégicos aunque los más espectaculares suelen producirse en el nuclear. En 2007 se produjo un intento de robo de pastillas de uranio en la planta de combustible nuclear de la localidad de Juzbado (Salamanca) Tiempo después fueron localizadas en las inmediaciones de la planta. En 2011, activistas de Greenpeace ocuparon la Central Nuclear de Cofrentes (Valencia) durante 11 horas. Obligó a paralizar la central, con consecuencias para el servicio eléctrico y con un resultado de tres vigilantes heridos. En marzo de 2014 hubo otro intento de ocupación de la Central de Garoña, y se produjo la paralización parcial de la central. En el sector petrolero, en julio de 2013 se detuvieron a 15 personas por extracciones ilegales de combustibles en el oleoducto Albuixech. Se estima que el robo tuvo un valor de 600.000 euros y pudo causar daños medioambientales. En el sector de transportes también se producen actos vandálicos que con la nueva ley serán considerados infracciones muy graves Adif presentó el año pasado 643 denuncias en Cataluña por el robo o intento de material ferroviario. DAVID ARRANZ 2 10 2007. Robo de pastillas de uranio Aconteció en la planta de combustible nuclear de Juzbado (Salamanca) Las pastillas fueron posteriormente localizadas alrededor de la planta EFE EFE 2003 y 2012. Vuelos sobre Santa María de Garoña Vuelo en globo sobre la central nuclear burgalesa de los activistas en octubre de 2003. La táctica se repite el 5 de junio de 2012 con parapente y arrojando botes de humo 15 2 2011. Central nuclear de Cofrentes Activistas de Greenpeace ocuparon esta estratégica instalación en la provincia de Valencia durante once horas. Dieciséis personas fueron detenidas EFE 2012 y 2013. Robo de cobre en el AVE Se sucede la extracción de cable de cobre en las líneas del AVE. En Cataluña se presentaron 643 denuncias. También en Guadalajara ABC EFE 14 3 2014. Robo de combustible en CLH Dieciséis personas son detenidas por el robo de 100.000 litros de gasolina y gasóleo del oleoducto de Albuixech. En 2013 se produjo el mismo hecho 20 4 2014. Central eléctrica de Gibraltar Se produjo una explosión en la Central Eléctrica de Gibraltar, de origen desconocido, por lo cual dio lugar a un apagón eléctrico generalizado durante una jornada en la zona