Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 MADRID JUEVES, 3 DE JULIO DE 2014 abc. es madrid ABC SUCESOS Un violador belga estranguló a la joven danesa en su cuarto y lo quemó M. J. Á. MADRID Un crimen macabro. Eso es lo que se le imputa al ciudadano belga Dave Verdist, de 33 años, presunto violador en su país y autor confeso de la muerte por estrangulamiento de una joven danesa de 27, recién llegada a España. Fue hallada carbonizada en la cama el 13 de junio, tras un incendio provocado por el agresor para eliminar pruebas. Por ello, lo que parecía un desafortunado accidente acabó revelando un hecho atroz. El sospechoso fue arrestado el 18 de junio en un bar y la juez ordenó su ingreso en prisión dos días después. El suceso ocurrió la madrugada del 13 de junio en el apartamento turístico que había alquilado Anne Strande hacía 11 días, cuando aterrizó en Madrid para trabajar en el departamento comercial de una compañía escandinava. Enclavado en el corazón de la ciudad, en la calle de Barcelona, fue precisamente el presunto criminal quien se encargó de registrar a la infortunada, el pasado 2 de junio. Verdist estaba contratado desde hacía tres meses por la empresa encargada de gestionar el alquiler y las reservas de las habitaciones y realizaba también las tareas de mantenimiento. Por eso tenía las llaves de los apartamentos y el libre acceso a los mismos. IMÁGENES CEDIDAS POR BELÉN GRANADO Impaciencia peligrosa Un grupo de viajeros accionó ayer la apertura de emergencia de un convoy de Metro averiado en la línea 5 entre Pirámides y Acacias. Su irresponsabi- lidad obligó a la compañía a detener el tráfico y a desalojar por el túnel a cerca de 500 viajeros. El tren se paró 40 minutos por un fallo eléctrico pero, tras este acto, el tráfico quedó interrumpido una hora. Imprudencia en la línea 5 Un grupo de usuarios invadió ayer las vías tras un fallo eléctrico en un convoy de Metro Ignacio González ADRIÁN DELGADO MADRID PRESIDENTE REGIONAL Investigado por otros casos El autor del crimen aprovechó esa circunstancia para acceder al inmueble y sorprender a la muchacha. Cuando la autopsia desveló que la joven tenía un cable en el cuello que le había provocado la muerte por estrangulamiento, la Policía sospechó que se trataba de alguien conocido o con acceso a la vivienda: no había ninguna puerta ni cerradura forzada. Dado el estado del cadáver, no se ha podido probar si sufrió abusos sexuales. Verdist, tras el crimen quemó el dormitorio para eliminar huellas, aunque las había, supuestamente, por motivos laborales. No contaba con que sus antecedentes le iban a inculpar: está acusado de varias agresiones en su país y se investiga su relación con una violación en la que acabó descuartizando a su víctima en Gerona. En Madrid fue denunciado en mayo por una joven con la que se propasó y que, debido a sus gritos y a la cercana presencia de sus padres, logró zafarse. Una auténtica irresponsabilidad Así definieron ayer desde Metro de Madrid la decisión de un grupo de viajeros que, por su cuenta y riesgo, accionó los desbloqueadores de las puertas y abandonó por las vías un convoy averiado. El suceso que, afortunadamente acabó sin tener que lamentar ninguna desgracia, se produjo pasadas las ocho de la mañana entre las estaciones de Pirámides y Acacias, en la línea 5. El tren había sufrido una avería eléctrica que, según la compañía, se estaba arreglando en el momento en el que este grupo se impacientó y abandonó el vagón El conductor informó puntualmente del fallo eléctrico y realizó varios intentos de mover el tren hacia adelante y hacia atrás pero sin resultado explicaron fuentes de Metro a ABC. También advirtió de que se iba a apagar la luz en el tren durante unos instantes Posteriormente, comunicó que iba a acudir un tren para ponerse en paralelo y hacer el transbordo de los usuarios Sin embargo, se vio obligado a abortar la operación por la Llamo a no hacer estas cosas, algo absolutamente irresponsable que puede poner en riesgo la vida Belén Granado USUARIA AFECTADA cidiendo qué hacer y el tren se movía hacia delante y hacia atrás contó. Como ella, cerca de 500 personas tuvieron que ser desalojadas por el túnel hacia la estación de Acacias. Lo hicieron caminando por las vías con la supervisión de agentes de Policía Nacional y de Seguridad de Metro, que ayudaron a salir al pasaje, primero del vagón y después por el andén de Acacias. Durante el recorrido, muchos usuarios emplearon sus teléfonos móviles y tabletas para obtener mayor iluminación. Entre ellos, había incluso alguna embarazada, informó Ep. Estuvimos más de 40 minutos en el tren averiado y, al final, nos sacó la Policía Nacional por los túneles presencia de ese pequeño grupo de personas que invadió las vías. Tras ello, la compañía suspendió el servicio en dicho tramo de la línea 5 por seguridad. El resto de viajeros permaneció en el interior del convoy, al menos 40 minutos explicó Belén Granado, una de las usuarias afectadas que cogió el tren a las 7.50 horas. Desconozco si en otro vagón la gente ha abierto las puertas y ha saltado a la vía, en el mío desde luego no afirmó. En todo caso el salto se debió producir pasados más de 15 minutos, porque en ese tiempo todavía estaban de- Investigación interna El presidente regional, Ignacio González, pidió ayer a Metro de Madrid que investigue la invasión de las vías. Además, llamó a los viajeros a no hacer estas cosas, algo absolutamente irresponsable Creo que los ciudadanos tienen que ser los suficientemente conscientes para que esas circunstancias no se produzcan así porque pueden poner en riesgo la seguridad de la vida de los pasajeros sostuvo. Por su parte, el consejero delegado de Metro, Ignacio González Velayos, lamentó la incidencia de la línea 5. Además, aseguró que la compañía garantizó en todo momento la seguridad de los viajeros. Desde el primer momento, el personal tomó el control de la situación, procediendo al desalojo de manera segura y ordenada dijo.