Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 23 DE JUNIO DE 2014 abc. es deportes ABCdelDEPORTE 63 Brasil 2014 La jornada de ayer Un poco de talento de Hazard es mucho última hora, cuando el empate parecía sellado. Bélgica ya está en octavos sin haber destilado lo mejor de su ingenio. En la otra orilla, no cabe duda de que Fabio Capello tendrá sus razones para reservar a gente contrastada, pero visto el resultado del partido frente a Corea extrañó la suplencia de Zhirkov, Denisov, Dzagoev y Kerzhakov. Tal vez esté pensando más en el Mundial de BÉLGICA RUSIA Rusia 2018 que en el actual y le intereCourtois Akinfeev se foguear a Kokorin- -aunque falle Alderweireld Kozlov (62) Van Buyten Berezutskiy ocasiones clamorosas- -antes que dar Kompany Ignashevich minutos a Kerzhakov; el caso es que su Vermaelen (31) Kombarov libreto es muy diferente al de su coleWitsel Glushakov De Bruyne Fayzulin ga Marc Wilmots, que sí premió a los Fellaini Shatov (83) que le sacaron las castañas del fuego Hazard Samedov (89) Mertens (74) Kokorin en el debut de Bélgica ante Argelia: FeLukaku (56) Kannunikov llaini y Mertens. Ambos respondieron Vertonghen (31) Eshchenko (62) a la confianza de su técnico, en espeOrigi (56) Dzagoev (83) cial el delantero del Nápoles, eléctrico Mirallas (74) Kerzhakov (89) y peligroso durante toda la primera GOLES parte. Mertens encontró una autopis 1- 0. m. 87: Origi. ta por el flanco derecho, burló casi siemEL ÁRBITRO pre a su par y solo le faltó concreción. Felix Brych (Alemania) Amonestó a Glushakov, Su aportación contrastó con la de LukaWitsel y Alderweireld. ku, una sombra ambulante. Sin grandes alardes, los rusos pusieron a prueba a Courtois en dos disparos lejanos. Tras el M. Á. BARROSO intermedio, Wilmots no tarA Bélgica le iba mejor de tadó mucho en sentar a Lukapado. Cuando se grapó a su ku (al que no gustó nada la nombre el apelativo revedecisión) por Origi. Mirallas lación fue como si tuviera estrelló un libre directo en que cargar con una mochila base del poste antes de EDEN HAZARD la llena de piedras. Tiene un que Hazard despertara y puñado de jugadores a los dejara de ser un cromo para que les sobra el talento, que hicieron recuperar su condición de extraordiun camino maravilloso hasta Brasil, nario futbolista. En una contra, Origi pero aquí están resolviendo las pape- pasó el balón al volante del Chelsea, letas con más pena que gloria. Por aho- que avanzó hasta la línea de fondo ra, los cromos son más promesa que para devolver a Ogiri, que fusiló a Akinrealidad, y Maracaná resultó inspira- feev. Un poco de talento de Hazard fue dor solo para uno de ellos, Hazard, y a mucho para Rusia. El bambino que nos eliminó de Suiza 54 ANDRÉS AMORÓS Bélgica gana por los pelos gracias al talento de su estrella a una Rusia voluntariosa 1 0 D 2 COREA DEL SUR Yung Lee Hong Kim Y. Yun Han Lee C. Y. (65) Ki Park C. (58) Koo (79) Son Wook (58) Keun (65) Dong (79) 4 ARGELIA M Bolhi Mandi Medjani Bouguerra (88) Mesbah Halliche Feghouli Brahimi (78) Djabou (74) Bentaleb Slimani Ghilas (74) Lacen (78) Belkalem (88) Argelia rompe en dos minutos a una frágil Corea S. D. PORTO ALEGRE GOLES 0- 1, m. 26: Slimani. 0- 2, m. 27: Halliche. 0- 3, m. 37: Djabou. 1- 3, m. 49: Son. 1- 4, m. 61: Brahimi. 2- 4, m. 71: Koo. EL ÁRBITRO W. Roldán (Colombia) Amonestó a Lee, Bougherra. Una gran primera parte, llena de vitalidad, rapidez y garra, llevó al triunfo a Argelia, que rompió a una titubeante Corea, que se vio arrollada en dos minutos tras un fallo de sus dos centrales y otro de su portero. Luego, Djabou pareció dejar sentenciado el partido. En la segunda parte reaccionó Corea y acortó distancias pero una gran combinación entre Feghouli y Brahimi acabó con un gran gol del jugador del Granada. Aunque Corea volvió a marcar ya no le dio tiempo a nada más. espués del éxito de Brasil 1950, cuando derrotamos a la pérfida Albión nos las prometíamos muy felices en Suiza 1954. No pudo ser: una suma de desgraciadas circunstancias nos eliminaron, en la fase de clasificación. Una triste historia. La portada del ABC del jueves 18 de marzo de 1954 recoge una fotografía, a toda página: un joven, con un pañuelo anudado en la cabeza, introduce la mano en un jarrón de cobre, rodeado de serios y encorbatados caballeros. El pie reza: España, eliminada por una mano inocente Y el texto, debajo: Éste fue el final. Una mano inocente no más nefasta que los veintidós pies inhábiles ni que el criterio selectivo que inició los desaciertos del episodio. Poco después de terminar el tercer encuentro, con su correspondiente prórroga, entre Turquía y España, con un empate a dos tantos, siguiendo lo dispuesto en el reglamento del Campeonato Mundial de Fútbol, y ante los directivos de ambas selecciones y el representante de la FIFA, Sr. Barassi, un muchacho, llamado Franco Gemma, vendados los ojos, extrae de un recipiente la eliminación definitiva de España de la competición. Así desaparecieron las esperanzas renacidas en la afición española, desengañada después del resultado adverso en Estambul Algunos datos más: en el primer partido, en Madrid, ganamos 4- 1; en el segundo, en Turquía, perdimos 01. Se jugó el desempate en Roma, con prórroga, y empatamos a dos, con goles de Arteche, Burhan, Biosca en propia puerta y Escudero. De nada valió que España hubiera marcado, en total, 6 goles y los turcos, 4. España intentó que Suiza 1954 Tras el empate ante Turquía, un se jugara un partido sorteo dejó a España fuera del Mundial más pero los turcos se negaron y se cumplió la norma vigente. Un episodio folletinesco: diez minutos antes de empezar el partido, se recibió un telegrama de la FIFA, que alertaba sobre la ilegalidad de que se alineara con España Kubala (que ya lo había hecho, sin problemas, en otros encuentros) Los directivos decidieron acatarlo: le sustituyó Pasieguito. Comentaba ABC: Quizá hubieran debido saltarse a la torera el consejo No lo hicieron. Luego, la FIFA negó haber enviado ese telegrama. Dos sospechosos: el Sr. Barassi y la Federación Húngara. Antes de comenzar el partido, los jugadores turcos se dirigieron a los contornos del campo, repartiendo cajetillas de tabaco de su país, sin duda con el propósito de ganarse al público italiano, al que los aficionados romanos contestaron con gritos de ¡No nos vendemos! El sorteo se produjo diez minutos después de acabar el encuentro, con los jugadores en los vestuarios. Sancho Dávila escribió en una papeleta: España y una cruz. Pero el joven italiano sacó la otra, la turca. Con amarga ironía, algunos españoles comentaron: ¡Y se llama Franco! Aquel condenado bambino tiñó de luto nuestro álbum de cromos