Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 23 DE JUNIO DE 2014 abc. es economia ECONOMÍA 43 EL QUINTO EN DISCORDIA POR JOSÉ RAMÓN ITURRIAGA Reforma fiscal, un paso en la dirección correcta Ha merecido la pena la espera. La reforma fiscal, como las novias el día de la boda, se ha hecho esperar llevamos hablando de ella desde que se convocó al comité de expertos hace casi un año y lo que anunciaron el viernes suena bien, mejor que lo que se esperaba, entre otras cosas porque las expectativas no estaban muy allá. No creo que haya sido premeditado quién sabe pero al final el hecho de haber retrasado su presentación ha jugado a favor de una mayor rebaja de impuestos. Se bajan los impuestos directos, sociedades y renta que es donde han venido las mayores sorpresas y, como ya se anticipaba, se ha mantenido prácticamente sin tocar el IVA. El objetivo es desandar el camino andado y volver a los niveles de 2011 aunque no llegan. Una familia en el 2016 va a pagar más que en el 2011 porque aunque hayan dado marcha atrás en el IRPF, no van a dar a la moviola ni en el IVA ni en el IBI. En cualquier caso, en términos de actividad la bajada de impuestos directos a personas y empresas se va a traducir en mayor renta disponible y mayor inversión productiva, lo que no hay duda que es positivo para el PIB. Y aunque sea difícil de cuantificar, cada vez parece más probable que tal y como van las cosas el año que viene la economía española crezca algo más de un 2 los más optimistas apuntan incluso al 3 lo que por cierto nos colocaría entre las economías europeas que más crecen. En términos de recaudación también es probable que a pesar de las rebajas de los marginales, los ingresos fiscales se mantengan estables o incluso aumenten por la ampliación de las bases imponibles. En ningún caso parece que con esta reforma se ponga en riesgo el objetivo de cumplimiento del déficit público. ¿Qué hay detrás de las bajadas de impuestos? El mucho mejor arranque del año en términos de ingresos fiscales, con un incremento superior al 5 de enero a mayo, es la principal razón que le ha permitido al Gobierno ir algo más allá de lo esperado en la reforma fiscal. No contaban con ella. Hay más dinero en la caja y eso les ha permitido recortar algo más los impuestos. Y es que no resulta fácil explicar cómo se han podido incrementar de esta forma los ingresos con el ritmo actual de recuperación económica. Algo tendrá que ver lo que han caído los ingresos y como se han reducido las bases hasta niveles muy bajos, lo que se está traduciendo en tasas de recuperación más altas como, por ejemplo, también está sucediendo con la demanda interna. En cualquier caso ahí están y es probable que sigan sorprendiendo al alza. Además si tenían alguna duda, el Gobierno me refiero, sobre cuándo tirarse a la piscina, el resultado de las europeas se lo ha terminado de aclarar. El batacazo del PP seguro que tiene que ver con que se hayan decidido a echar el resto y dar marcha atrás en políticas que han supuesto un enorme coste entre su base de votantes tradicionales pese a la simpatía que sin duda parte del Gobierno tiene hacia planteamientos de corte socialdemócrata como no se cansan de demostrar cada vez que tienen la mínima ocasión. Asimismo, a nivel europeo, el descalabro de los partidos tradicionales y la enorme subida de los extremismos, va a llevar a que se adopten de forma más o menos explícita políticas más expansivas o menos restrictivas, lo que se va a traducir en una menor fijación con los objetivos de déficit público. Lo advertía Angela Merkel el lunes después de las elecciones, la cura de los extremismos es el crecimiento Así las cosas, parece que el Gobierno está aprovechando el margen de actuación con el que se han topado y lo están haciendo de forma razonable ¡qué no decaiga! Evolución del déficit público español (en del PIB) 4 2 0- 2- 4- 6- 8- 10- 12 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2014 No es necesario este lenguaje Resulta entendible que los políticos no hagan pedagogía con algunos temas que por definición cabrean al personal. Se debería exigir que no cayeran en una demagogia de chino de barrio que es del todo contraproducente porque no les va a grajear ninguna simpatía. La equidad mal entendida ha instalado el mantra de la progresividad en los Prev Previsión v visión impuestos como la mejor herramienta de marketing para los distintos Gobiernos: los ricos pagan más Las rentas más altas pagan más y lo seguirían pagando aunque el impuesto fuese un tipo fijo Sin embargo, tachar de rico a una persona que tenga una renta de más de 60.000 euros resulta cuando menos cómico y debería ser la mejor razón para que el debate sobre los impuestos se plantease en términos más constructivos. LOS DIVIDENDOS COMO COARTADA Los responsables de inversiones están somatizando que el nuevo entorno de tipos de interés bajos ha venido para quedarse S orprende la velocidad a la que van las cosas en el mercado financiero. Y una muy forma de comprobarlo es charlar un rato con el responsable de inversiones de por ejemplo una compañía de seguros o similar que por definición son muy conservadores a la hora de invertir. Hasta hace bien poco, lo que les quitaba el sueño eran los bonos que tenían en cartera y que podría pasar en caso de una eventual quita. Ahora y como consecuencia de cómo están los tipos de interés en todo el mundo lo que les plantea un problema es como reinvertir el dinero nuevo. Evidentemente son problemas de orden de magnitud distinto pero sirve para poner encima de la mesa la velocidad a la que están yendo las cosas. Han pasado de tener un problema por tener bonos soberanos en cartera a no tener alternativas de inversión dentro de su universo tradicional de actuación. Hoy en día, los responsables de inversiones están somatizando que el nuevo entorno de tipos ha venido para quedarse. Los depósitos no van a volver en mucho tiempo a ofrecer rentabilidades como las que han pagado hasta hace no mucho. Los bonos tanto soberanos como corporativos tampoco tienen mucho atractivo, todo lo contrario. Y por exclusión están llegando a la bolsa, en la que la rentabilidad por dividendo de algunas compañías ofrece rentabilidades incomparables. Y en ese ejercicio de mirar cuánto van a pagar en dividendo las compañías los próximos años se encuentran con agradables sorpresas. Las rentabilidades acumuladas de los dividendos de muchas compañías cotizadas a tres años vista es superior al diez por ciento. Este tipo de retornos va a hacer que el interés de los grandes inversores institucionales vire su atención hacia este tipo de inversiones. Y va a ser la coartada o la excusa por la que estos inversores entren en la bolsa.