Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 23 DE JUNIO DE 2014 abc. es opinion OPINIÓN 15 CAMBIO DE GUARDIA Reforma fiscal Trata de implicar al Rey Pasar de la música a la letra Hoy tendremos ocasión de conocer en profundidad la reforma fiscal anunciada el pasado viernes por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Será el momento en que le pongamos letra a la música- -en principio suena bien- -de un cambio en la fiscalidad largamente demandado al Gobierno del PP. El detalle es esencial cuando de lo que estamos hablando es de números, de manera que habrá que estar atentos para que, entre las palabras del ministro y la realidad, no haya sorpresas GABRIEL ALBIAC Es Artur Mas quien tiene que mover ficha Insiste Artur Mas en la necesidad de que el Rey mueva ficha en Cataluña, cuando el que tiene que moverse es él, pero en dirección contraria. Sigue el presidente de la Generalitat confundiendo las funciones de moderación y arbitraje que corresponden al Jefe del Estado, olvidando que el papel constitucional del Monarca no es el de echarse al ruedo de la política partidista. Más le valdría al jefe del Ejecutivo catalán variar de rumbo, moderarse y asumir su responsabilidad en el delirante proyecto soberanista, en lugar de tratar de implicar al Rey en sus quimeras. ESA MUERTE QUE NO ES EL FINAL La muerte no es el final. Ni es el principio. La muerte es nada. Y el deseo de cantarla es la más honda melancolía del humano XTRAÑO país este, en el cual un diputado socialista debe perder su tiempo parlamentario en quejarse de que un himno de gentes de armas evoque la muerte. La muerte vive en las mitologías. Solo. No, no es el final. Ni el principio. No es. Como marmóreamente escribió el primer maestro griego, hace algo más de dos mil seiscientos años: Nada es la muerte, ni en nada nos concierne. Pues yo no estoy cuando está ella, y ella no está cuando estoy yo De lo imposible del encuentro nace la leyenda. La muerte, que es lo único en lo cual se define nuestra vida, nos es inaccesible. Necesitamos, pues, hacer de ella ficción, relato. Y, en ese relato, degustar la conmoción primordial que la experiencia nos niega. No hay experiencia de la muerte, desde luego: la de la muerte de los otros no es experiencia de muerte, sino de dolor, de ausencia. Por eso no hay mito fundante de los humanos que no ponga en escena a la muerte como nudo narrativo. Ni hay juego, por muy trivial que sea, que no dé un reflejo desdramatizado de esa aniquilación siempre al acecho: desde la más algorítmica partida de ajedrez, hasta el más cantarín barullo de canicas. ¿Por qué este extraño debate en torno a un himno policial que pone canto a la muerte? Nunca hablaron de otra cosa los himnos. Militares o no. Nunca habló de otra cosa canto épico alguno. Desde que un aeda ciego, en fecha imprecisa que se hunde en la noche del tiempo, pusiera en versos prodigiosos la desolación de los caballos de Aquiles ante el jinete Patroclo derribado, cuando doblando hacia el suelo las cabezas, de sus párpados fluían a tierra ardientes lágrimas, transidos de pena por el auriga, y se les manchaba la crin que caía por ambos lados desde la gamella al cuello Al diputado socialista le incomoda, dice, el claro contenido religioso y castrense de un himno, el de la Policía Nacional, que evoca que la muerte no es el final Castrense resulta extraño que resulte extraño en un hombre de armas: y un policía lo es, no es más que eso. Religioso Un materialista serio, como Karl Marx, escribió, allá por el año 1843, que la religión es el alma de un mundo desalmado Materialista, como Marx, nada me mueve a mí a buscar el consuelo en los relatos religiosos. Materialista, como Marx, sé que, sin esos relatos, la vida resultaría insoportable para muchos, para casi todos. Y que cada cual debe cuidar de su dolor el dolor es la vida como buenamente sepa. Y respetar el modo de los otros. Un anestésico no cura. Pero, ¿qué médico sería lo bastante sádico para negar su dosis de morfina a un herido de muerte? Los hombres nacemos mortalmente heridos. Puede ser que nos sede el sosiego sabio del maestro Epicuro. O el puede que sosiego piadoso de las religiones. A cada cual su dosis. No. La muerte no es el final. Ni es el principio. La muerte es nada. Y el deseo de cantarla es la más honda melancolía del humano. Y la más verdadera. Extraño país, este. E y viva la Reina que supo estar en todo momento, durante la proclamación, en su sitio. El discurso del Rey fue de una altura colosal, aplaudido en momentos cumbre; el más largo, el del terrorismo, y el más entrañable, el de la Reina Sofía. La escena que más me gustó fue en el balcón del Palacio Real, con muchos detalles de cariño por parte de todos. Sobre todo cuando la Princesa Leonor besa a su abuelo. Mi enhorabuena y que el Rey Felipe y la Reina Letizia sean siempre tan felices como ahora. CRISTINA G. HERRERA BARCELONA El padre y el derecho a abortar de la madre No logro comprender el apoyo incondicional de algunos grupos sociales acerca del derecho legítimo, inalienable y exclusivo de las mujeres a abortar. En los casos de separación o divorcio, el hombre está obligado, por imperativo legal, a sostener económicamente a es Lo más leído La nueva vida de los reyes y sus hijas Tras la proclamación de Felipe VI, las nuevas responsabilidades y la seguridad condicionan su vida cotidiana, incluso también para las Infantas. El alma del himno de España En primer lugar, felicitar a Juan Antonio Sagardoy Bengoechea por su artículo Un himno sin alma publicado en la Tercera de ABC del domingo 22 de junio. Soy profesor especial de sordomudos (jubilado) y he vivido muy de cerca el mundo silencioso Pido, con todos los respetos, a Su Majestad Felipe VI que haga llegar al Parlamento mi petición humana y profesional para que el himno nacional tenga texto adecuado, alma y que los deficientes auditivos españoles puedan escuchar y cantar en lengua de signos, mirando hacia el cielo, los sentimientos que unen a todos los españoles y no seguir siendo mudos. ANTONIO MIGUEL SOS ABAD MADRID Hoy, en nuestra web ¡Cuidado! No dormir puede matarte. Tres ciudadanos chinos han fallecido, aparentemente, por permanecer despiertos para ver el Mundial de Brasil. ¿Es esto posible? Un experto en trastornos del sueño resuelve las dudas al respecto en ABC. es. los hijos que hubiere, hasta que alcancen la mayoría de edad. Sin embargo, si la decisión a tomar es acerca de un supuesto derecho a abortar, o interrumpir el embarazo, como quien detiene una máquina de embuchar fiambre, entonces esta facultad se confiere exclusivamente a la madre. Yo me pregunto, ¿no sería lógico que el padre tuviera voz y voto en tan contundente y radical decisión, dado que el embrión le pertenece genéticamente al cincuenta por ciento? La legislación que obliga al padre a cooperar con la manutención de los hijos no lo tiene en cuenta cuando se trata de decidir si desea que el nasciturus llegue a la vida o no. ¿No estamos frente a una discriminación flagrante? ¿no nos conduce a pensar que entramos en una incoherencia manifiesta? Si ambos miembros del matrimonio se ven en la ineludible obligación de mantener al hijo nacido, también lo habrían de estar para detener una vida ya gestada en el vientre materno, puesto que esta proviene de ambos. MANUELA URBINA MADRID Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.