Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 GENTESTILO A ESTA ALTURA MIÉRCOLES, 11 DE JUNIO DE 2014 abc. es estilo ABC MARTA BARROSO Guerra familiar por la herencia del Rey Fahd de Arabia Saudí Janan Harb, viuda cristiana del Monarca, reclama 15 millones de euros a la realeza saudí MIKEL AYESTARÁN MADRID EL MALVADO TIQUE El tique nunca aparece cuando vas a pagar y es causa directa de una larga fila de gente ay pequeñas cosas sin importancia que te pueden cambiar el destino del día. Hacer de una jornada espléndida una jornada amarga. Como algo tan simplón como el ticket de un parking. O para escribirlo como es debido, castellano obliga, el tique de un aparcamiento. Ese trozo de papel que te escupe la máquina si consigues adivinar que el botón que estás presionando es el de residentes o abonados y no el tuyo al llegar a un aparcamiento. Es malvado. Perverso. Cuando lo atrapas en tus manos (que hay que ver lo difícil que te lo pone como pares ligeramente alejada de la máquina, situación en la cual has de convertirte en el mejor de los contorsionistas) sabes que está envenenado. Odia a las mujeres. Va en serio. Con los hombres es más dócil. Con nosotras es malvado. Desde el momento que lo coges y lo guardas, nunca, jamás, lo encuentras. Da igual que lo aprietes entre los dientes, lo metas de inmediato en la cartera, lo pongas en el bolsillo del pantalón o lo guardes en esa cremallera que tiene el bolso por dentro. El tique desaparece, se transforma en invisible y juega contigo con una crueldad solo comparable a la que puede tener el móvil, las llaves, o las gafas. El problema es que el tique es un papel, difícilmente identificable al palpar. Un nuevo trozo de papel a añadir a la cantidad de papeles que una mujer lleva en la cartera si es ordenada, o en la cartera y en las profundidades del bolso, si es desordenada. Recibos de las tarjetas de crédito, vales de esas tiendas que jamás vas a utilizar porque se te olvidan, multas, papeles del banco, envoltorios de chicles, papel tissue (qué fina) cupones de la ONCE. Y entre unos y otros, debería de estar el tique. Ese que nunca aparece cuando vas a pagar y es causa directa de una larga fila de gente que se forma detrás de ti. Con el suyo en la mano. Dejas paso, te acuclillas en el suelo, posas el bolso en el mismo y sacas y sacas y vuelves a sacar. Hasta que un ángel de la guarda te obliga a tocarte por enésima vez el bolsillo trasero del pantalón, y reaparece. Como por arte de magia. Entonces, lo sabes, ellos te miran. Complacientes. Y piensan. Mujer tenías que ser. H anan Harb fue Princesa Real de Arabia Saudí durante catorce años y no quiere dejar de vivir como tal, por eso reclama a la Familia Real Saud la friolera de 15 millones de euros y dos inmuebles en el centro de Londres. Si no recibe lo que pide ante la Justicia británica, amenaza con desvelar los secretos más íntimos del harén real. Esta mujer palestina de 65 años contrajo matrimonio en 1968 con el entonces Príncipe Fahd. Era por aquellos días una veinteañera que huyendo de la Cisjordania ocupada por Israel buscaba fortuna en Beirut. Él, de 45 años, era el favorito de su hermano, el Rey Faysal, para sucederle en el trono. El relevo en la corona se produjo en 1982 y supuso el inmediato final del matrimonio ya que Harb fue obligada a abandonar el reino por presiones de la Familia Real. El motivo de la expulsión de Harb de palacio fue su origen cristiano, lo que le llevó también a pagar un alto precio durante su estancia en Riad, en la que vivió encerrada entre las paredes de la cárcel de oro de su mansión. Se le prohibió tener hijos, según ha revelado a varios medios británicos. En estas entrevistas ha recordado el giro en su vida desde el flechazo con el Monarca saudí en la capital libanesa. Un cambio que le llevó a convertirse en una especie de esposa secreta de la persona que estaba llamada a J Vidas separadas do de salud, Harb defiende que hasta su muerte en 2005 mantuvieron contacto telefónico y no le faltó de nada. La relación correcta con su ex pareja contrasta con el nulo contacto con el resto de la familia. Según Harb, uno dirigir los destinos de esta monarquía de los hijos del Monarca con su priultraconservadora, uno de los regíme- mera esposa, el Príncipe Aziz, le prones más restrictivos del mundo en metió una compensación de 15 millocuanto a libertad religiosa. nes de euros y dos propiedades en el centro de Londres, una palabra Memorias explosivas aparentemente olvidada tras OCULTA El Rey Fahd accedió al pola muerte del Rey Fahd y Harb fue der en 1982 y trece años que ahora pelea ante los triexpulsada de palacio por su más tarde sufrió una embunales. bolia cerebral que hizo que origen cristiano y Harb ha acudido a la jusen enero de 1996 cediera el tuvo que vivir en ticia y amenaza con publilas sombras control del Estado a car un libro y vender los desu hermanastro rechos del mismo para rodar y Príncipe Hereuna película con sus memorias en dero, Abdalá bin el palacio si la situación se alarga. La Abdelaziz, que se Familia Real pide inmunidad diploconvirtió en Rey en mática para que el Príncipe Aziz no la sombra. Pese a tenga que comparecer ante el juez y su delicado esta- no se ha pronunciado sobre las exigencia de la antigua princesa. La señora Harb está entusiasmada con la idea de compartir su relato personal sobre cómo es estar casada con un Rey saudí y cree que lo que tiene que contar le puede interesar a la gente dijo la joven abogada de la ex princesa Mandeep Kaur Virdee, del bufete londinense Neumans LLP. La abogada de la demandante ya ha adelantado que han recibido muestras de interés por parte de editores y productores internacionales para llevar a las imprentas y pantallas la vida de esta princesa que no pudo reinar en Arabia Saudí por haber nacido cristiana. Fahd y su mujer, Janan Harb, en los años 70. Se separaron tras la coronación del Príncipe, en 1982 Rey enfermo Fahd tuvo que abdicar en 1996, tras sufrir una embolia cerebral