Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 DEPORTES MIÉRCOLES, 11 DE JUNIO DE 2014 abc. es deportes ABC Brasil 2014 Entrevista Quizá nos hayamos malacostumbrado Entrevista Santi Cazorla Centrocampista de la selección Baja en el Mundial de Sudáfrica por lesión, llega a Brasil con la ilusión de que España pueda repetir aquel éxito para vivirlo en primera persona RODRIGO ERRASTI CURITIBA Santi Cazorla vive sonriente. Es la alegría de la selección. Su presencia anima al resto. Su primer Mundial llega tras ganar un título con el Arsenal, el primero en muchos años para un Arsene Wenger que está emocionado con este pequeño asturiano ambidiestro que ha jugado los dos amistosos previos ante Bolivia y El Salvador. Se disculpa por el retraso, reconoce que perdió la noción del tiempo charlando tras la cena con su paisano Juanín Mata y otros dos emigrantes: César Azpilicueta y Fernando Torres. -Después de faltar al Mundial, y a pesar de estar en las dos Eurocopas, estar aquí era importante para usted porque se quita una espinita... -Sí, siempre he dicho que no haber podido acudir al Mundial de Sudáfrica por la lesión de espalda es un poco la espinita que tengo. Puede ser mi última oportunidad de estar en un Mundial y deseo disfrutarlo. Es algo único para cualquier futbolista. -España es favorita y nos tienen ganas todos los rivales. ¿Cómo se plantea el Mundial? -Confiamos en el grupo que hay. Va- Mentalidad ganadora Hay gente que parece que quiere que pierda la selección española para que se genere debate Las dudas del entorno Existe una actitud demasiado derrotista. No es la primera vez. Ya se ha oído antes lo del final de ciclo El enemigo a batir Los rivales se cierran para salir al contraataque y nos pasará más veces. Debemos tener alternativas de juego Un fútbol diferente En Inglaterra existe otra mentalidad y al futbolista se le valora bastante más. Los españoles tenemos otra forma de ser mos con buen nivel y tenemos opciones de hacer algo importante, pero debemos ser realistas y saber que cada vez está todo más igualado. Los equipos se motivan más ante España y si no estás a un nivel alto te puede ganar cualquiera. Será complicado y sabemos que no podemos tener errores porque lo puedes pagar muy caro. -Dice que depende de nosotros, ¿pero no cree que les tienen tomada la medida? ¿Mérito de los rivales o problema de España? -Es un poco de todo. Los rivales tienen mérito, no se puede justificar todo con que tenemos un mal día. Los equipos se cierran más, salen al contraataque y tenemos que tener más variedad. Tenemos más experiencia y nos cuesta más ganar, pero tenemos que pensar en las alternativas porque es algo que nos va a pasar más veces. -Decía Pelé que España era como la Holanda de 1974, que asombró al mundo con su fútbol, pero provocó que los rivales crearan sistemas únicamente para jugar contra ellos. -Puede ser que tenga razón. La gente nos estudia más ahora, saben lo que hemos ganado y cómo se juega, nuestras virtudes... Somos conscientes de que va a ser muy difícil y de que todos nos quieren ganar, pero debemos tener confianza en lo que hacemos y seguir haciéndolo al mejor nivel. -El grupo que le ha tocado a España es bastante más Del Bosque traslada a Brasil su sistema de entrenamiento: un rondo eterno. Ayer lo pudieron ver cientos de fans Tiquitaca en Paraná HUGHES ENVIADO ESPECIAL A CURITIBA D esde el centro de Curitiba hasta Caju, el lugar donde se entrena España, hay más de media hora en autobús. Los periodistas carecen todavía, por desgracia, de un equivalente al Para ser conductor de primera... El centro de entrenamiento es como Las Rozas, pero sin lo residencial. Las calles que lo rodean son una sucesión irregular y poco lucida de viviendas unifamiliares absolutamente dispares. Se ve algún tejado de chapa y las mejores, las que se parecen en algo al sueño residencial norteamericano, están electrificadas. Hay farolas, números de policía en las casas. Está urbanizado, pero de un modo destartalado e incompleto. Y sabemos que llegamos porque aparece la seguridad. Flanqueando la pequeña entrada, dos enormes brasileños miran como Shaquille O Neal. Para entrar nos someten al control de los aeropuertos. Los fotó- grafos sacan sus chismes, pero llegamos al pacto de no quitarnos los cinturones. Nos cachean. Cuando llevemos más tiempo en Brasil quizás lo agradezcamos. La preocupación por la seguridad es grande, así que decepciona mucho encontrarse después a un zagal brasileño que se ha colado y presume ante nosotros. He saltado un muro Y saca con mucho secreto una camiseta de Torres. El entrenamiento de España empieza como un desperezamiento. Los chicos del Barça pelotean por su lado. Juegan a dársela con el exterior y con un efecto extrañísimo de tobogán. Uno tiene la impresión de que ya solo les divierte pasarse la pelota así. Del Bosque mira sentado en un banco como ante los patos del Retiro. Nadie se sienta mejor en un banquillo. Tras unas carreras y el calentamiento, los jugadores se dividen en tres equipos y empiezan a hacer un rondo en el que va cambiando el perseguidor: ¡Ahora los amarillos! Luego partidillos alternos con la obligación de no dar más de tres toques. Va subiendo el ritmo de circulación de la pelota. Los jugadores se la piden. Eh, mía, mucho, aquí. Como el límite es de tres toques, se reclaman siempre con dos sílabas: ¡Churu! ¡Juan! ¡Diego! ¡Andrew! ¡Niño! Al partidillo se suma Celades, parte del cuerpo técnico. Simboliza la extenuación del toque, una especie de entropía del tiquitaca. Parece que la RFEF conjura algo con él allí. Azpilicueta se lo toma muy en serio y Diego Costa se empieza a entonar con el primer toque. Los compañeros se dirigen a él con mucho cariño. Ramos protesta alguna cosa. Verdaderamente, querer ganar hasta en los entrenamientos es una cosa absurda, pero a él le ocurre. Del Bosque junta a Alonso y Busquets en un equipo y enfrente, con peto rival, Diego Costa de nueve y esta media: Ca-