Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 SOCIEDAD MIÉRCOLES, 11 DE JUNIO DE 2014 abc. es sociedad ABC La ley del Alcohol divide a expertos, productores y consumidores Demasiado permisiva según los médicos, valiente para las asociaciones antidroga y excesiva para la industria ALEJANDRO CARRA MADRID E l borrador del anteproyecto de ley de prevención del consumo de bebidas alcohólicas por menores que ayer adelantó en exclusiva ABC, ha abierto un intenso debate social. El acceso de nuestros menores al alcohol es una realidad y todo apunta a que el Ministerio de Sanidad ha decidido tomar abordar de lleno el problema. Si las nuevas medidas cortarán de raíz ese acceso o si el enfoque de la nueva norma es el correcto, son interrogantes que la información publicada por este periódico ha puesto en la agenda de este país. Ignacio Calderón, director general de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) lleva tiempo tratando de que la sociedad española se dé cuenta del riesgo. Los datos sobre el abuso del alcohol por menores son muy preocupantes. En los últimos años hemos vivido inmersos en una cultura del exceso, en una voracidad económica, que ha tenido su derivada en los menores. Ha sido su forma de participar de la fiesta interminable. Los jóvenes salían a comerse el mundo, y ter- minaban bebiéndoselo. Ahora, cuando las condiciones económicas no acompañan, parece que llega un cambio de periodo que el Gobierno, con mucha valentía, ha decidido aprovechar. La importancia de esta ley radica en lo que tiene de elemento disuasorio, de sensibilización de la sociedad La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) coincide en la preocupación por el tándem menores y alcohol. Los propios datos del Ministerio asegura su portavoz, Ileana Izverniceanu ponen en evidencia el fracaso de las medidas actuales. La realidad es que el consumo entre los menores ha aumentado y lo más preocupante es su facilidad para el acceso al mismo. Pero de poco sirve aumentar las sanciones si luego las administraciones no realizan inspecciones En la prevención del consumo entre los menores, la Federación Espa- ñola de Bebidas Espirituosas (FEBE) no puede estar más de acuerdo explica a ABC Bosco Torremocha, su director ejecutivo. Pero recordando puntualiza que por ley ya está prohibido que los menores beban. Y por ello el planteamiento que debería hacerse es qué está fallando; si hacen falta más leyes o si primero habría que cumplir las que hay. No hace falta recordar que la ley antibotellón es de las más incumplidas de España, ni tampoco que si un menor bebe es porque un adulto se lo suministra. Sin embargo, con esta nueva ley parece que hacen falta medidas en todas las direcciones. Corremos el riesgo de criminalizar un producto, el alcohol, que es perfectamente compatible con una vida sana. No es justo que se le equipare con el tabaco, porque este es incompatible con la salud. Nosotros no tenemos ningún problema en que haya que identificarse como mayor de edad para comprarlo. Pero si mezclamos menores y jóvenes, perdemos el enfoque y el objetivo de la ley. En los países de nuestro entorno, en los temas de publicidad, se apuesta por la corregulación, más que por la prohibición. El patrón de consumo nórdico sí existe en España, pero no es el general de nuestros jóvenes. Cuidado con coger la tendencia Criminalizar el producto El problema es el consumo en los menores. El alcohol es compatible con una vida sana Así se regula el alcohol en el mundo Italia Francia Reino Unido Alemania La edad de inicio, la más baja de Europa ÁNGEL GÓMEZ FUENTES ROMA Multas de 150 euros para los ebrios ABC PARÍS Precios más altos para bajar el consumo ANA MELLADO LONDRES Plan de concienciación para el comerciante JOSÉ- PABLO JOFRÉ BERLÍN Desde 2007 la ley prohíbe la venta de alcohol a menores de 18 años, así como servirlo en las discotecas después de las 2 de la madrugada. Anteriormente, la prohibición solo afectaba a los menores de 16 años. Sin embargo, la actitud general de la sociedad ha sido muy permisiva, hasta el punto de que muchos adultos tendían a iniciar pronto a sus propios hijos en el alcohol. De hecho, la edad del primer contacto es la más baja de Europa: entre los 11 y 15 años. La venta e incluso la oferta gratuita de bebidas alcohólicas a menores de 18 años están prohibidas en quioscos, comercios y lugares públicos. El vendedor debe exigir al cliente que presente una prueba de su mayoría de edad. Su publicidad también está prohibida. Además cualquier persona que se encuentre ebrio en la vía pública, bares o discotecas puede ser llevada a una comisaría y puesta en una celda de desintoxicación. La multa puede ascender a los 150 euros. El Gobierno británico prohibió el pasado mes de abril vender alcohol a precios excesivamente bajos en los establecimientos de Inglaterra y Gales. La disposición, que establece un precio base para las bebidas alcohólicas, afecta sobre todo a los supermercados, acusados a menudo de lanzar ofertas de bebidas alcohólicas demasiado rebajadas. Con esta medida se prevé una caída en la venta de este tipo de productos de un 1,3 por ciento. Alemania lucha contra el consumo excesivo de alcohol que afecta a más de 9,5 millones de ciudadanos con iniciativas muy a pie de calle, como el programa Kafka La medida, cuyas siglas significa Nada de alcohol para los niños busca concienciar a los vendedores a través de los propios vecinos del daño que provoca vender alcohol a los menores. El sistema ha obtenido muy buenos resultados el logo Kafka puede verse en gran cantidad de tiendas ya que ha logrado implicar al vendedor.