Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MIÉRCOLES, 11 DE JUNIO DE 2014 abc. es internacional ABC El primer ministro holandés, Mark Rutte (izq. la canciller Merkel, el premier sueco, Fredrik Reinfeldt, y el británico Cameron en Harpsund AFP Merkel desaira a Cameron al optar por Juncker para la Comisión Como compensación, ofrecen al británico un duro control de la inmigración ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS Los argumentos del debate Demasiado europeísta Cameron acusa a Juncker de querer profundizar la UE cuando cree que los electores han lanzado el mensaje contrario Respeto a los electores Merkel quiere que se respete el compromiso de nombrar al candidato del partido más votado en los comicios europeos Programa Quiere un programa que limite competencias de Bruselas y devuelva algunas a los gobiernos No sin Londres Ante la debilidad de Francia, Merkel quiere a toda costa que Londres se mantenga en el barco europeo co un comentario que puede interpretarse como una crítica a su actitud de intentar imponer su rechazo a Juncker con la bravata de que el nombramiento del luxemburgués acabaría por dejar a Gran Bretaña fuera de la UE. Cameron ha prometido que, si es reelegido en 2015, organizará en 2017 un referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE y ayer volvió a decir que obviamente la actitud que la UE adopte entre ahora y entonces será muy importante Sin embargo, Merkel fue terminante: Nosotros no utilizamos amenazas. No forman parte de nuestro modo de actuar (dentro del debate europeo) El primer ministro británico David Cameron ha logrado el efecto contrario al que pretendía. En lugar de convencer con sus argumentos a la canciller Angela Merkel para que abandone la idea de apoyar a Jean- Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea, ha provocado que la alemana reitere en público y de la forma más clara posible su preferencia por hacer del luxemburgués el sustituto de José Manuel Barroso. La bucólica reunión de ayer en Suecia de Merkel con los más señalados líderes de la coalición anti- Juncker ha dejado las cosas más claras que nunca. Si alguien tenía dudas de cuál es la posición de Merkel, ayer quedaron disipadas. Por el contrario, se entrevé cuál es el campo en el que la opción del candidato popular podría ser aceptada. Se trataría de garantizar su elección a cambio de un programa político para la Comisión que recoja algunas de las ideas emblemáticas de Cameron, como ciertas restricciones en la libertad de movimientos para blindar los sistemas nacionales de protección social. Con claridad Una clara respuesta a la pregunta que se le formuló de cómo planea convencer al británico para que este deje de amenazar con la salida de la UE. Es evidente que Merkel quiere el mayor consenso posible y, desde luego, no desea empezar la legislatura con una crisis política con Gran Bretaña, país al que considera un aliado en su estrategia para la recuperación económica. Pero cree que todo ello no está en contradicción con la designación del luxemburgués para la Comisión. Cameron ha hecho que en el Reino Unido se generalice la idea de que Juncker es demasiado europeísta (no es muy difícil ser más europeísta que Cameron) y la prensa lo ha convertido en el hombre más peligroso de Europa al que buscan hasta un pasado nazi para poder desacreditarlo. Por ello se le da como compensación la posibilidad de ejercer una mayor influencia en el programa político que los líderes encomendarán al nuevo presidente de la Comisión. Libre circulación Se ha hablado de limitar abusos en las prestaciones sociales causados por la libre circulación, sería una concesión a Cameron Concesiones La restricción en el acceso a las prestaciones sociales ya es una realidad en Alemania. Es una opción fácil para ambos Cameron esperaba que la ayuda del primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, y del holandés, Mark Rutte, serían suficientes para al menos hacer dudar a Merkel. Pero ayer la canciller alemana demostró que esta estrategia no le ha hecho mella. Ya he dicho que para mí Jean- Claude Juncker es el candidato para el puesto de presidente de la Comisión y que quiero que lo sea fueron sus palabras exactas para definir cuál es la situación del debate. Según fuentes del gabinete de Cameron citadas por agencias de prensa, la can- ciller alemana sostuvo esta misma posición en la reunión de los primeros ministros. Las escenas campestres en Harpsund no han tenido el efecto que esperaba Cameron. Es más, Merkel le envió al británi- Imperturbable La canciller no se ha dejado impresionar por la bravata de que el Reino Unido abandonaría la UE