Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Fuera de la libra Conservadores, laboristas y liberales han dejado claro que, gobierne quien gobierne en Londres, no compartirán la libra esterlina, ni el paraguas protector del Banco de Inglaterra, con una hipotética Escocia independiente, que tendría que crear su propia moneda. MIÉRCOLES, 11 DE JUNIO DE 2014 abc. es internacional ABC Las Coste para el bolsillo consecuencias de Según el tesoro británico, la independensupondría una euros la escisión ciaaño por personapérdida de 1.700 una al durante más de década, haría peligrar las pensiones de los escoceses y, en general, provocaría un deterioro de las cuentas públicas por la dependencia del petróleo. Una profesora y una estudiante corren frente al anuncio de la fecha del referéndum de independencia de Escocia REUTERS A cien días del referéndum en Escocia Los laboristas cuestionan la actitud de Cameron frente al separatismo Las encuestas dan entre doce y dieciocho puntos de ventaja a los contrarios a la secesión, y un porcentaje similar de indecisos BORJA BERGARECHE CORRESPONSAL EN LONDRES as fisuras dentro de la coalición de partidos británicos contrarios a la independencia de Escocia parecen agravarse cuando faltan ya menos de cien días para la celebración de la consulta el próximo 18 de septiembre. El exprimer ministro laborista, Gordon Brown, acusó ayer al premier conservador, David Ca- L meron, de poner en riesgo la unidad del país con una campaña negativa, basada en amenazas y ultimátums El político escocés, que mantiene todavía elevadas dosis de popularidad en Escocia, cree que el Gobierno se equivoca cuando centra su estrategia en advertir de que Escocia irá al a bancarrota que no podrá usar la libra o que perderá los contratos de Defensa para sus astilleros, según explica en The Guardian Brown cree que ese enfoque facili- ta a los nacionalistas plantear la consulta como una elección excluyente entre Escocia o Gran Bretaña, y defiende que la discusión no es tanto la grandeza o longevidad del Reino Unido sino las necesidades y miedos de los escoceses Las secesiones ocurren a menudo, o son al menos aceleradas, a través de la mala gestión del descontento. Desde los errores catastróficos en América en los años 1770 hasta las sangrientas transferencias de poder en Irlanda, India o África, Gran Bretaña nunca ha sabido gestionar bien los movimientos secesionistas dice el político laborista, que inscribe en esa tradición a la actual estrategia de Londres ante el desafío planteado por el presidente escocés, Alex Salmond. Este aprovechaba una entrevista en la BBC el domingo para ahondar en la caracterización de sus adversarios como la campaña del miedo Si la campaña del No sigue diciendo que las siete plagas de Egipto se abalanzarán sobre el país una vez que votemos la independencia, creo que nadie va a creerles afirmó. El intercambio de mensajes, y las dudas en las filas unionistas, se acentúan cuando la batalla constitucional por Escocia ha entrado en su recta final, a solo cien días ya de una votación en la que los mayores de 15 años deberán responder a esta pregunta: ¿Debería Escocia ser un país independiente? Las encuestas indican que los partidarios de seguir dentro del Reino Unido han consolidado una mayoría estable de entre doce y 18 puntos. Pero la presencia de hasta un 20 de indecisos les impide cantar victoria, teniendo en cuenta además que los nacionalistas han acortado ligeramente la distancia