Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 EDITORIALES El fin de un Reinado PRESIDENTA- EDITORA: LUNES, 2 DE JUNIO DE 2014 abc. es opinion ABC CATALINA LUCA DE TENA Director Bieito Rubido Ramonde Director adjunto Manuel Marín Subdirectores José Ramón Alonso Manuel Erice Mayte Alcaraz Montserrat Lluis Adjuntos al Director Ramón Pérez- Maura Alfonso Armada Ana Isabel Sánchez ABC Cultural Fernando R. Lafuente Áreas Sergio Guijarro (Ediciones) Fernando Pérez (Información) Jaime González (Opinión) Adolfo Garrido (España) Alberto Sotillo (Internacional) Yolanda Gómez (Economía) Miguel Oliver (Madrid) Nuria Ramírez (Sociedad) Jesús G. Calero (Cultura y Espect. Fernando Rojo (Deportes) Sebastián Basco (Cierre) Isaac Blasco (Fin de Semana) Jesús Aycart (Diseño e Infografía) Matías Nieto König (Fotografía) Alexis Rodríguez (Suplementos) Laura Revuelta (ABC Cultural) María Jesús Pérez (Empresa) Isabel Gutiérrez (Gentestilo) Julián de Velasco (Infografía) Archivo Federico Ayala Delegaciones David Martínez (C. Valenciana) María Jesús Cañizares (Cataluña) Antonio González (C. -La Mancha) José Luis Martín (Castilla y León) Roberto Pérez (Aragón) Bernardo Sagastume (Canarias) Pablo Alcalá (Galicia) Directora General EL REY, POR ESPAÑA instituciones políticas. Por eso, el debate sobre los costes políticos de esta abdicación no recae sobre Don Juan Carlos, sino en la capacidad de España y de los españoles de asimilar estos acontecimientos como una evolución natural de nuestra historia, y no como una oportunidad alevosa para desmontar el sistema político de 1978. IBRE y voluntariamente, como titular de la CoPor eso, desde la premisa de que Don Juan Carlos abrona, depositario de la legitimidad dinástica y dica, pero la Corona permanece, es el momento de que EsJefe de Estado, Don Juan Carlos I comunicó esta paña demuestre la solidez de sus instituciones y el senmañana al presidente del Gobierno, Mariano tido de la responsabilidad de su sociedad. La Corona ha Rajoy, su abdicación después de 39 años de rei- sido la garantía insustituible de la estabilidad de nuestro nado. Su Majestad el Rey ha dado cuerpo de país. Ha asegurado una Jefatura de Estado por encima de esta manera, tras una larga reflexión, a su comprensión partidismos y alternancias y ha dado a los españoles esa del papel que ahora le corresponde a la Monarquía espa- referencia que todo ciudadano precisa en momentos de ñola. En su declaración institucional, Don Juan Carlos confusión. Ahora, el Gobierno, que mañana se reunirá en puso a España como la única directriz de su reinado y, Consejo de Ministros extraordinario, deberá remitir al hoy, de su abdicación, consciente de que ha llegado el mo- Parlamento la ley orgánica que prevé el artículo 57. 5 de mento de rendir a la patria el último servicio como Rey. la Constitución para regular las renuncias y abdicacioSu mensaje, además de patriotismo, encerraba una nes. Entre tanto, Don Juan Carlos seguirá siendo Rey de proclamación de regeneración nacional de la que nadie España, hasta la proclamación del Príncipe de Asturias, puede sentirse ajeno. Don Juan Don Felipe de Borbón. Nunca anCarlos ha vinculado directamentes, salvo en el proceso constitute su decisión con los anhelos de yente de 1978 y el intento de gol Por eso, desde la premisa de cambio, transformación y espepe de Estado de 1982, las instituque el Rey abdica, pero la ranza que la sociedad española ciones democráticas han tenido Corona permanece, es el está expresando con motivo de la que afrontar un compromiso de crisis económica. No ha sido una tanta intensidad histórica. Es immomento de que España despedida protocolaria la que ha prescindible que los grandes pardemuestre la solidez de sus hecho Don Juan Carlos, sino un tidos nacionales sigan asumiendo instituciones y el sentido de la nuevo llamamiento a la Nación estas horas con un renovado deresponsabilidad de su para encarar el futuro con deterber de lealtad a España, con pasociedad minación, confiando en nuestros triotismo, facilitando a la Corona jóvenes y dándoles la oportunila confianza y el respaldo necesadad que reclaman. Don Juan Carrios para evitar que los oportunisDon Felipe encarna la España los, tras recordar emocionadatas de todo signo aprovechen la democrática, moderna y mente a su padre, Don Juan, no ha decisión de Don Juan Carlos para preparada de las nuevas ahorrado expresiones de confianprovocar la confusión sobre la Jegeneraciones, a las que za y seguridad en Don Felipe de fatura del Estado. tantas veces se ha referido Borbón, a quien traspasa la inmensa responsabilidad de contia actuación legislativa ha Don Juan Carlos nuar la dinastía monárquica esde ser rápida y sin contrapañola, con los compromisos irretiempos, rodeada de nornunciables que le asigna la Constitución, especialmente malidad, porque la transiel dar estabilidad a España. ción de Don Juan Carlos a Don Felipe debe registrarse hisSólo a Don Juan Carlos correspondía valorar la opor- tóricamente como una sucesión ejemplar, propia de la tunidad de esta decisión, tomada en un período en el que Nación más antigua de Europa y de una democracia conshabía dado un impulso innegable a su actividad institu- truida sobre la voluntad de los españoles de no volver a cional, dentro y fuera de nuestras fronteras, que demos- enfrentarse nunca más. En este contexto, el liderazgo de traba no sólo la recuperación, notoria a todas luces, de su Mariano Rajoy se hace aún más necesario porque a él le estado físico, sino también su voluntad de ejercer la alta corresponde, como jefe de Gobierno y responsable de los magistratura del Estado con plena dedicación. Por eso, refrendos a las decisiones del Rey, acompañar políticaabdica cuando su imagen ya no es la de un Monarca que- mente a la Corona en el traspaso de su titularidad a Don brado por la salud, ni vencido por los acontecimientos, Felipe. El prestigio de la institución monárquica no sólo sino la de un Rey que, atento a los designios del tiempo se funda en el aprecio ciudadano por el Monarca, sino que está viviendo la Nación, a la existencia de una opi- también en una acertada acción política del Gobierno de nión pública mucho más exigente y al peso de los errores turno. cometidos en el pasado, cede el testigo de una Corona revitalizada, con problemas, sin duda, como la incertidumBC rinde en esta ocasión, más que nunca, homebre sobre la imputación de la Infanta Doña Cristina, pero naje y reconocimiento a Su Majestad Don Juan plenamente identificada con su función constitucional Carlos I, reafirmando en su persona y en la del de representar la unidad y la continuidad del Estado. Príncipe de Asturias nuestra adhesión a la Monarquía constitucional española, seña de identidad que on Juan Carlos lega esta responsabilidad al Prín- este periódico nunca ha ocultado a lo largo de su histocipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, con la ria, incluso cuando manifestarla implicaba ser víctima seguridad, compartida por todos los españoles, de la violencia sectaria o de la censura totalitaria. Ese side que la Corona va a ser asumida con todas las glo que ABC acumula en sus portadas nos hace más firgarantías que hoy precisa España. Don Felipe encarna la mes si cabe en la defensa de la Monarquía parlamentaria España democrática, moderna y preparada que las nue- como el mejor sistema de gobierno para una Nación que, vas generaciones, a las que tantas veces se ha referido bajo la Corona, lleva viviendo desde 1978 el más próspeesta mañana Don Juan Carlos, quieren ver reflejada en las ro período de paz de su historia. ABC rinde en esta ocasión, más que nunca, homenaje y reconocimiento a Su Majestad, reafirmando en su persona y en la del Príncipe de Asturias nuestra adhesión a la Monarquía L Ana Delgado Galán Gerente Javier Caballero Control de Gestión José Antonio Ansede Recursos Humanos Raquel Herrera Marketing José María de la Guía Comercial Juana Estévez Distribución Maite Corral ABC en Kioskoymás Pilar Sainz Negocio Abc. es Beatriz Lizarraga ÍNDICE La Tercera 3 Editoriales 4 Enfoque 5 Opinión 12 Cartas 14 España 16 Deportes 33 Internacional 50 Economía 56 Sociedad 59 Cultura 62 Toros 68 Gentestilo 70 Agenda 72 Esquelas 73 Cartelera 74 El Tiempo 77 TV 78 L Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7 28027 Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Att. al cliente 902 334 555 Precio ABC 1,40 euros Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.949 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid D A