Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 GENTESTILO DOMINGO, 25 DE MAYO DE 2014 abc. es estilo ABC Esther Arroyo No quiero mirar atrás, solo pido que me dejen rehacer mi vida Esther Arroyo, esta semana en Marbella La actriz y modelo habla con ABC de las razones que han llevado a aplazar el juicio por el accidente de tráfico que sufrió hace seis años BEATRIZ MANJÓN MARBELLA (MÁLAGA) FRANCIS SILVA iene Esther Arroyo (46 años) una carcajada que es una azotea llena de ropa blanca, por eso cuando me recibe en su casa con sonrisa prieta se le adivina la pena llamando a los labios. Me ofrece una infusión relajante, que se ha acostumbrado a ingerir como agua. Tras seis años de espera, con mochila de calmantes, antidepresivos y esperanzas aplazadas, se ha pospuesto el juicio por el accidente de tráfico que en octubre de 2008 costó la vida a su amigo Ulises y dejó secuelas a su marido, y por el que a ella a punto estuvieron de amputarle la pierna. ¿Por qué se ha aplazado el juicio, Esther? -Porque Pelayo, la aseguradora, argumentó que había recibido una documentación por sorpresa que le producía indefensión, cuando lo cierto es que desde 2010 dispone de ella. Si nadie lo remedia, el 10 de octubre se cumplirán seis años de espera, en parte por negligencia del juzgado de Barbate, en parte por desinterés de la aseguradora en negociar. -Pero la versión que ha trascendido les hace responsables del aplazamiento a ustedes... -Sí, soy la víctima, pero se me quiere hacer parecer culpable, como si mis pretensiones fueran desproporcionadas. Se intenta, además, que el causante del accidente parezca otra víctima. Como consecuencia del golpe sufrió lesiones, pero fue su imprudencia la que causó la colisión. Aquí la que está tomando decisiones que arriesgan la libertad de su asegurado, con el fin de limitar el pago de las indemnizaciones, es la aseguradora. -Y esos seis millones de euros de los que se habla... -Es lo que el juez ha obligado a ingresar como fondo en el juzgado, no lo que yo pido. Lo que a mí me corresponda lo decidirá el juez si no se llega a un acuerdo. ¿Qué reclama? -El derecho a rehacer mi vida, porque recuperarla es imposible. No percibo ningún ingreso, la invalidez permanente me impide desempeñar el trabajo que hacía, y además tengo gastos de rehabilitación de por vida, porque mi pierna se me acorta dos centímetros T