Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 25 DE MAYO DE 2014 abc. es deportes ABCde laCHAMPIONS 61 La Décima del Madrid A Diego Costa no le dio la placenta para más de ocho minutos. Salió, dio dos carreras, hizo un gesto y se fue al vestuario campo y jugó siempre al tran tran. Además, se notó claramente cómo el Atlético, si dejaba a alguien más libre para poder presionar al resto, era a él, incapaz de generar fútbol de cierta calidad. Quizás de los cuatro el más entonado fue Benzema, pero tampoco excesivamente. Disimuló más sus carencias porque es un jugador muy técnico y de gran clase. Necesitaba mucho menos físico para desplegar su fútbol en toques de primera y en desmarques peligrosos. Pero, aún así, también se le vio un poco desentonado, quizás arrastrado porque el medio campo de su equipo no era capaz de desembarazarse de la presión rojiblanca y crear buenas ocasiones para su equipo. A la hora, Ancelotti dijo que ya bastaba del error principal, que era poner a Khedira a dirigir el juego. Si su primera parte había sido mediocre, lo que jugó de la segunda fue mala directamente. Tampoco su físico, después de tantos meses sin jugar, le daba para más de esa hora que le dio el técnico italiano. Un regalo que no aprovechó en momento alguno. Sin Khedira en juego y con el Madrid más dueño del partido, Cristiano empezó a aparecer algo más, pero sin el dominio que le supone en cada partido que juega. REUTERS Tres fueron al banquillo De los cuatro renqueantes que salieron de titulares, solo Cristiano Ronaldo aguantó hasta el final Solo queda Cristiano A los 33 minutos de la segunda mitad Benzema tampoco pudo más. Apenas había entrado en juego y se fue esfumando a medida que avanzaba el par- tido. Salió al campo infiltrado y se notó porque tampoco jugó al cien por cien. Ancelotti le cambió por Morata en busca del gol que el francés nunca llegó siquiera a rozar. De los tocados, solo quedaba Cristiano que con su sola presencia amenaza peligro, aunque se notaba que apenas llegaba al cincuenta por ciento de su rendimiento. Aún así, en un derroche de esfuerzo disfrutó de tres ocasiones de gol en pocos minutos. No hubo para más. En el empellón final del Real Madrid, Cristiano Ronaldo marcó de penalti, pero cuando todo estaba ya decidido.