Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ABCde laCHAMPIONS DOMINGO, 25 DE MAYO DE 2014 abc. es deportes ABC La Décima del Madrid El Madrid consigue la Décima El gol de Ramos rescató al equipo blanco y recordó la pesadilla rojiblanca del 74. En la prórroga, los de Ancelotti se pasearon frente a un Atlético roto HUGHES ENVIADO ESPECIAL A LISBOA 4 REAL MADRID Casillas Carvajal Varane Ramos Coentrao (58) Khedira (58) Modric Di María Bale Benzema (78) Cristiano Marcelo (58) Isco (58) Morata (78) 1 ATLÉTICO Courtois Juanfran Miranda Godín Filipe (82) Gabi Tiago Raúl García (65) Koke Villa Diego Costa (9) Adrián (9) Sosa (65) Alderweireld (82) E l Madrid siempre vuelve y ayer lo hizo de entre los muertos para ganar cuando peor estaba. Reaccionó cuando se vio con el viático y rodeado de yernos rezándole, no tanto con juego ni con estrellas como con casta. El ata- que glandular de dos arranques de Ramos (ha ganado una Champions a cabezazos) y Di María, el hombre de Ancelotti esta temporada. El Madrid consigue la Décima, respira el Florentinismo y Don Carlo se convierte en la siguiente flor tras Muñoz y Del Bosque. Comenzó el Madrid con la BBC y una disposición en centro del campo cercana al 4- 3- 3. Khedira de Xabi Alonso mientras Simeone sorprendía y se empeñaba en Diego Costa. Vaya con la GOLES 0- 1, m. 35: Godín. 1- 1, m. 90: Ramos. 2- 1, m. 110: Bale. 3- 1, m. 117: Marcelo. 4- 1, m. 120: Cristiano. EL ÁRBITRO Kuipers (Holanda) Roja a Simeone. Amonestó a Raúl García, Ramos, Khedira, Miranda, Villa, Juanfran, Koke, Gabi, Godín, Cristiano y Varane. doctora Kovacevic, pensamos. Sin embargo, muy pronto tuvo que ser sustituido por Adrián. El planteamiento de Ancelotti puede calificarse de valiente y equivocado. El equipo quiso pisar campo ajeno y Bale lo decantaba más hacia el 4- 33 que hacia el 4- 4- 2 especulativo de otras noches. Pero es que jugando así el Madrid no le ganó a nadie este año. Las estrellas (al 45 como los móviles) no aparecían y solo tenían intervención ofensiva Khedira y los laterales y el alemán porque lo permitía la trama defensiva del Atleti. Algo iba torciéndose en el Madrid, al que el efecto psicológico de lo de Diego Costa le duró poco. Hubo entonces un momento en el que la hinchada rojiblanca gritó de un modo rotundísimo el ¡Cholo Simeone! Es que era patente la superioridad del Atleti. Po-