Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 25 DE MAYO DE 2014 abc. es españa ESPAÑA 39 RAQUEL GAGO Cárcel de Mansilla de las Mulas (León) donde están las tres mujeres sospechosas del crimen POLICÍA LOCAL Me dijo que quería matar a Isabel; no la creí Gago contó en su declaración que Triana le había hablado durante meses del odio que sentía hacia Carrasco, igual que a otros cercanos. Ojalá se muera, la quiero matar le dijo, pero ella no la creyó. Su letrado, Fermín Guerrero, de Guerrero López Abogados, que cuenta con tres despachos, está convencido de su inocencia y asegura que su cliente es una persona muy confiada Al descubrir el arma en su coche, creyó que la implicarían. Se bloqueó subraya. Gago, 17 años en la Policía Local, tiene un expediente sin mancha. No conocía de nada a Carrasco. Ahora está destrozada. cuento del día (normalmente son tres) regresan al chabolo hasta el día siguiente. El caso de Raquel es distinto, ya que todavía permanece en el módulo de ingresos porque solo hay dos de mujeres. Al estar ahí no comparte las actividades con el resto de las internas, lo que supone un régimen de vida más difícil de sobrellevar. Se le ha proporcionado una colchoneta para que pueda practicar deporte, algo que hacía a diario en libertad. Prisiones está valorando su traslado a otro centro, probablemente al de Brieva. Una colchoneta de deporte Los responsables del centro decidieron, desde el primer momento, aplicarles el protocolo antisuicidios a las tres. Eso supone que en todo momento están acompañadas por presas de confianza, que además las guían para que su adaptación sea lo más rápida posible. Dado el escaso número de mujeres internas, se produjo una situación insólita al ingresar Raquel Gago. Se le asignó un presa sombra y esta contó que ya lo había sido de Triana en las horas previas... El error se reparó de inmediato. El pasado jueves por la tarde madre e hija se vieron por primera vez en prisión. La autora de los disparos se derrumbó; Triana ya lo estaba. Poco más se sabe de ellas. Instituciones Penitenciarias vigila para que nada se sepa. En vano. EFE A la una es la hora de la comida, en el propio módulo, y a continuación regresan a sus celdas hasta las cuatro y media de la tarde, cuando podrán volver a salir al patio. A las siete se sirve la cena y a las nueve, tras el último re-