Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 PRIMER PLANO Elecciones europeas Las elecciones europeas tienen siempre efectos colaterales en la política interna de los países miembros. El equilibrio político europeo se matiza mucho después, con la suma de todos los resultados, pero a veces un voto que aparentemente no tiene consecuencias en el panorama doméstico acaba siendo crucial en la UE. De ahí que en muchos países la campaña se haya convertido en un pulso entre dos personalidades, enfrentadas en casa con un dramatismo que difícilmente se verá en Estrasburgo. DOMINGO, 25 DE MAYO DE 2014 abc. es ABC El voto en la Unión listas flamencos mantuvieron el país políticamente bloqueado y en la incapacidad de formar gobierno durante casi dos años. El actual primer ministro, el socialista valón Elio di Rupo, el primer francófono en décadas en gobernar el país, ha dado algo más de dos años de estabilidad a Bélgica, pero llega a las elecciones con la constatación de que el líder de los independentistas flamencos, Bart de Wever, volverá a ser el partido más votado. La campaña ha sido prácticamente una confrontación entre los dos, entre De Wever y Di Rupo. La diferencia con lo que sucedió hace dos años es que el independentista dice ahora que aspira a ser el primer ministro de Bélgica, lo que significa que tratará de convencer a otros partidos flamencos de que le apoyen. La sede de las instituciones europeas puede ver pasar la legislatura con problemas de estabilidad política. Las batallas domésticas de la campaña europea POR ENRIQUE SERBETO Merkel vs. Shulz La batalla de los puestos europeos puede afectar a la Gran Coalición alemana Esta es la primera vez que hay unas elecciones europeas en Alemania con el gobierno sostenido por una Gran Coalición. La campaña ha sido prácticamente un desigual duelo entre la canciller democristiana, Angela Merkel, y el candidato socialista a la Comisión Europea, Martin Shulz, alguien cuya vinculación con la política interior germana es muy débil, lo que ha permitido mantener a la coalición parcialmente aislada de las tensiones de la campaña. Sin embargo, el resultado deberá ser gestionado esencialmente por la propia coalición y las decisiones que se tomarán en el capítulo de nombramientos deberán tener en cuenta que en el gobierno conviven tanto democristianos como socialdemócratas. Si las cosas van bien, esa coalición se mantendrá estable: si se produjese una confrontación con el Parlamento Europeo todavía presidido por Shulz en el nombramiento del presidente de la Comisión, las tensiones tendrían sin duda repercusiones en la política interna alemana. Samaras vs. Tsipras El primer ministro lucha por mantener su gobierno pese al coste del rescate El primer ministro griego, Antonis Samaras, gobierna en coalición con los socialistas del PASOK, que va a sufrir probablemente la mayor derrota de su historia. Samaras puede decir que ha salvado los muebles a pesar de los efectos dramáticos del rescate del país. Pero la emergencia de la izquierda radical de Syriza puede provocar un efecto demoledor en la política interna, que podría escenificarse en la elección del nuevo presidente de la República, si los socialistas prefieren intentar salvarse dejando la coalición. Hollande vs. Le Pen La batalla política del nuevo enfermo de Europa. El problema no es solo económico. Cameron vs. Farage El populista euroescéptico ridiculiza al primer ministro conservador. David Cameron ha cometido un error muy común en su lucha contra los euroescépticos del UKIP. Para contrarrestar los argumentos en contra de la Unión Europea del demagogo Nigel Farage ha entrado al juego, con lo que el electorado se ha decantado masivamente por el más extremista. El Partido Conservador, que ya salió del grupo del Partido Popular Europeo en la legislatura pasada, puede tener muy complicado volver a formar grupo propio y aun en ese caso estará por debajo de los conservadores polacos del PIS. Cameron quiere renegociar las relaciones del Reino Unido con la UE, pero ahora su único tanto a favor es que los europeos preferirían negociar con él antes que con Farage, lo que no significa que, después de estas elecciones, puedan prescindir del populista. Cameron ya ha dicho que ha entendido el mensaje lo que no quiere decir que esté pensando en la respuesta adecuada, teniendo en cuenta que en cuestión de meses tiene que gestio- Banderas europeas ondean en la sede de la Comisión Europea AFP nar el referéndum sobre la independencia de Escocia. Renzi vs. Grillo El joven primer ministro va a ver ampliada su influencia en Europa Movimiento Cinco Estrellas del radical Beppe Grillo. Si este cómico quiere tener cierta influencia deberá definirse y encuadrarse en un grupo político. Di Rupo vs. De Wever El futuro de Bélgica se pone en juego después de las europeas El nuevo primer ministro de Italia, Matteo Renzi, ha logrado hacer emerger en estas elecciones un bloque fuerte de centro- izquierda, hasta ahora fragmentado y disperso en la era del gobierno de Silvio Berlusconi. Es muy posible incluso que sea el primer grupo por numero de disputados en el grupo socialista del Parlamento Europeo, junto a los alemanes del SPD. Sin embargo, frente a la actual dispersión del centro- derecha, los electores italianos han encumbrado al En Bélgica, las elecciones europeas coinciden este año con las nacionales, en un ambiente político que recuerda la anterior legislatura, cuando los naciona- François Hollande François Hollande es el presidente más impopular de toda la historia de la V República. El mal resultado del Partido Socialista es algo que se da por supuesto e incluso sería considerado natural que sea superado por el centro derecha de la UMP. Sin embargo, teniendo en cuenta que es muy probable que el gran vencedor sea el ultranacionalista Frente Nacional, la situación política en Francia se convierte en algo muy complejo. Hollande no ha obtenido el revulsivo que esperaba al nombrar a Manuel Valls como primer ministro y la economía francesa continúa deteriorándose. Para la líder del FN, Marine Le Pen, se abren muchas posibilidades de disputar la presidencia de la República dentro de tres años. Francia, con problemas económicos y políticos, puede convertirse en el gran problema para Europa.