Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 25 DE MAYO DE 2014 abc. es PRIMER PLANO 21 DE SER EUROPEA Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, en el Palacio de la Moncloa, en una imagen de junio de 2013 OSCAR DEL POZO Evolución del voto en las elecciones europeas Número de diputados. (Entre paréntesis, de votos) PP PSOE IU PNV CiU Coalición por Europa (CiU PNV CC) Europa de los Pueblos (EA- ERC) UPyD 27 (39,66) 28 (40,12) 27 (39,74) 28 (39,06) 25 (43,30) 23 (42,12) PP 24 PSOE 23 Coalición por Europa 24 17 (24,65) 4,65) 22 (30, (30,79) (35,33) 24 (41,30) 21 (38,78) 15 (21,45) 3 9 (13,44) IU 2 EA- ERC 1 UPyD 1 (4,43) (5,25) 43) 3 3 4 (6,08) 4 2 (4,21) 3 (4,66) 2 (2,79) 1994 3 (4,43) 2 (2,90) 1999 2004 (5,77) 2 2 1 (2,49) 2 1 2 1 2011 (4,16) (5,17) (3,71) (5,10) 1 (1,70) 1 1989 1 (1,51) (1,92) (2,49) (2,85) 1987 2009 No hubo elecciones, pero se incorporaron 4 diputados por el Tratado de Lisboa ABC deos se cumplen, el exvicepresidente de Zapatero tendrá un problema. Cómo un problema: tendrá la puerta de salida entreabierta. Esta misma noche, mañana, dentro de un mes, o en noviembre, cuando la guadaña en forma de primarias siegue las alfombras de Ferraz. Si gana, aunque por poco, renovará sus pulmones. Y dependerá de la suma que obtengan los dos partidos (en 2009 cosecharon ocho de cada diez votos; hoy las encuestas no les dan más de seis) para que el problema deje de ser de ellos y pase a ser de todos. La pérdida de fuelle de las dos grandes formaciones que garantizan la estabilidad demostraría que no ha funcionado la movilización de los electores recelosos a base de decirles, como el viernes Arias Cañete en la Tercera de ABC, que necesitamos recobrar la ilusión por Europa Los equipos de estrategia reconocen en privado que la campaña ha sido mala. Un diputado socialista es muy gráfico: Si hablamos de agricultura no consegui- Reconocimiento conjunto Tanto PP como PSOE reconocen que la campaña ha sido mala: si se habló de Europa, nadie lo oyó mos ni un titular También en el cuartel popular admiten que el espeso debate ficticio del machismo no ha dejado ver el tuétano: cómo se van a defender los intereses españoles en Bruselas, qué criterios aplicarán sobre la inmigración, si se romperá o no el euro, soluciones al suicidio demográfico de las viejas democracias empezando por la española las razones de que el euro valga un 40 más que el dólar, si Draghi acometerá o no la deseada devaluación encubierta, etc. Todo, reconocen, cuando la UE ha estado más presente que nunca en la vida de los ciudadanos europeos durante la crisis. Y sin embargo, los líderes de la UE parecen conjurados en estos últimos días en una suerte de involución autodestructiva. Desde Merkel a Cameron se ha pedido inopinadamente (y a unas horas de los comicios) menos Europa Sin olvidar que Sarkozy, expresidente de la segunda nación de la Unión, ha llegado a reclamar la suspensión del tratado de Schengen, que garantiza la libre circulación de 400 millones de ciudadanos. Así, Europa llegaría al paroxismo de acabar con uno de los pocos exponentes de la cohesión que hipotéticamente persiguen los Veintiocho. He aquí una insospechada conexión del exinquilino del Elíseo con los discursos antieuropeos (el lepenismo, en versión gala) convertidos en válvula de escape para la frustración tras la crisis. En España, esos fenómenos ultras han derivado en alternativas radicales de izquierda el grupo Podemos entre ellos que solo preocupan a IU. Sin embargo, Rajoy y Rubalcaba sí mirarán hoy de reojo a formaciones como UPyD, Ciudadanos o Vox que, dentro del sistema, tienen una común obsesión: el entierro del bipartidismo.