Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE DOMINGO, 25 DE MAYO DE 2014 abc. es ABC ABC Reflexiones de una campaña ¿De quién es la culpa? ÁNGEL EXPÓSITO Arriba, Miguel Arias Cañete y su esposa Micaela montan en bicicleta por un parque de Jerez Supongo que todos somos culpables de este desastre de campaña electoral. Se confirma que todo vale: desde el absurdo hasta las pedradas, pasando por un ¿debate? en televisión, un asesinato con redes sociales y una sarta de meteduras de pata que van desde la superioridad intelectual al incidente del maltrato a la mujer. Se confirma que las campañas, lejos de aportar, solo pueden empeorar las cosas. Por todo ello, lo que merece una reflexión no es tanto el voto de este 25- M ya decidido hace semanas como la campaña en sí. Vaya pérdida de tiempo, de dinero y de sentido común. Resulta más que preocupante que apenas se haya hablado o hayamos publicado sobre Europa; y que ni siquiera la política nacional haya tenido un nivel mínimamente aceptable, por no hablar de los frikis y ultras que van a invadir Estrasburgo y Bruselas. Porque esa es otra... Menuda panda va a vivir a cuerpo de rey, creyéndose los reyes del mambo, de primera en primera clase. Antisistemas, graciosos o eso se creen superprogres, racistas, nazis, antieuropeístas... todos ellos: unos aprovechateguis Ya podemos estar orgullosos, ya. Mientras África ruge y huye por el hambre y la corrupción; Asia tiembla ante Putin y Pekín; el islamismo radical explota en nuestras narices y Obama hace de don Tancredo... mientras todo eso ocurre en el mundo, nosotros, los europeos, seguimos sin saber lo que somos e importándonos un bledo lo que seremos. P. D. Qué ridículo y qué vergüenza que la Junta Electoral siga obligando a los profesionales de medios públicos a no ejercer su oficio como periodistas y les limite, como en Vietnam, China o Cuba, a emitir publicidad infumable y espacios realizados por los propios partidos, todo ello tasado y sin opinión. Sencillamente... tercermundista. EFE A la izquierda, Elena Valenciano y sus hermanas Paloma y Marta pasean por el centro de Madrid