Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 13 DE MAYO DE 2014 abc. es deportes DEPORTES 59 jor que yo. A veces hay suerte en el tenis y ha sido un pequeño milagro, pero creo que el tenis me debía algo en cierto modo por los partidos que se me han escapado este año. El título para mí es muy importante y hay muchas cosas positivas del torneo de Madrid. He recuperado sensaciones y me voy mucho mejor de lo que llegué aquí. En la final me han pesado un poco los nervios, pero he tenido fuerzas para luchar, he vuelto a competir. En el deporte tienes momentos y hay que tener un poco de perspectiva. Ahora hay que ser positivos y ver que las cosas van bien en un año raro, que soy el líder de la Carrera de Campeones. Necesito regularidad y seguir creciendo. Esta semana, y después de las manchas de Montecarlo y Barcelona, no ha parado de repetir la palabra ganar. ¿Qué es para usted ganar? Ganar, para todos los deportistas, es lo más importante. Ganar me da tranquilidad, me da confianza. Es difícil de explicar lo que es. Pero realmente le doy valor al ganar cuando lucho y cuando me sacrifico para conseguirlo. En toda mi carrera he trabajado para eso, trabajo para ganar y para ser feliz con lo que hago. Ganar, en según qué momento, te da felicidad, energía y una pausa imprescindible. ¿Es su gasolina? No, ni mucho menos. Mi vida es mucho más que ganar. Claro que es importante y que me encanta, no puedo negarlo porque sería mentirle. El tenis ha sido y sigue siendo una parte muy importante de mi vida, pero tengo muchas más cosas fuera del deporte, muchísimas más. No puedo decir que ganar o incluso el tenis lo sea todo. Título Hay muchas cosas positivas del torneo de Madrid. He recuperado sensaciones y me voy mejor de como llegué Objetivo En toda mi carrera he trabajado para ganar y para ser feliz con lo que hago. Le doy valor cuando lucho y me sacrificio para lograrlo Perder La derrota es una compañera de viaje que siempre te acompaña. Algún día no ganaré más, hay que estar preparado para ello, y la gente también Una vez se pierde. ¿Da miedo no volver a ganar? Mmmm... No sé exactamente si es miedo. Es tan complicado de explicar... Mire, algún día no ganaré más. Yo lo tengo aceptado y asumido, llegará el día, a todos nos llega. Espero que se retrase al máximo, claro, pero uno tiene que estar preparado para todo, y la gente también. ¿Se aprende a perder? Desde mis inicios he sabido perder, creo que en eso no hay dudas. Es parte de nuestra vida, la derrota es una compañera de viaje que siempre te acompaña. ¿Y la entiende mejor a medida que se hace mayor? Las derrotas nunca han sido un problema para mí porque siempre lo he tenido muy claro. Siempre he sabido que en una pista puedo ganar o puedo perder. En el tenis solo hay dos opciones. Es el deporte, en realidad es muy sencillo. ¿Se ha sentido vulnerable a partir de las últimas derrotas? Sí, claro. En toda mi carrera me he sentido vulnerable, pero cuando gano también. Has de tener claro en el tenis que puedes perder, que hay mucho nivel y que muchos jugadores te pueden ganar si no estás a un buen nivel. Y hay que ser humilde, no creerse invencible. Usted vive mucho de sensaciones. ¿Necesita estar bien para jugar? Yo soy un jugado regular, bastante estable. He trabajado siempre para ello, pero está claro que con una sensación positiva el tenis y la vida van mejor. Las cosas salen más rodadas. Pero eso se trabaja. ¿Ha cambiado su manera de entender el tenis? No, no. El tenis sigue siendo mi profesión, a lo que me dedico y un deporte por el que sigo sintiendo pasión. Cuando deje de sentirla, quizá sea el momento de pensar en otras cosas, pero no sucede esto ahora mismo. ¿Sigue siendo su prioridad? Al final, sigo haciendo lo mismo que hace no sé cuántos años. Mi vida es la misma, más o menos, que hace cinco años, con los mismos valores y objetivos. No cambia, de verdad que no cambia por mucho que tenga 27 años y esté cerca de los 28. Llegará el momento de pensar en otras cosas, pero no es el momento. ¿Satura el tenis? No, a mí de momento no. El deporte me enamora en todos los aspectos. El tenis también. Llevo toda la vida jugando y compitiendo y quiero seguir haciéndolo. Cuando imagina el futuro, ¿en qué piensa? Pienso en el siguiente torneo. Pienso en Roma, luego en Roland Garros y luego en la hierba. Es absurdo pensar en el más allá, no me aporta mucho imaginar el futuro. Rafa Nadal, con el trofeo tras ganar en Madrid DE SAN BERNARDO El balear, pese a una temporada algo irregular, domina a sus rivales en la Carrera de Campeones Número uno en el año de las dudas E. Y. MADRID Clasificación de 2014 1. R. Nadal, 3.865 puntos. 2. S. Wawrinka, 3.545. 3. N. Djokovic, 3.050. 4. R. Federer, 2.920. 5. T. Berdych, 2.465. 6. K. Nishikori, 2.125. 7. D. Ferrer, 1.800. 8. G. Dimitrov, 1.445. 9. F. Fognini, 1.310. 10. A. Dolgopolov, 1.220. 11, M. Cilic, 1.215. 12. E. Gulbis 1.170. El tenis, en este alocado 2014, carece de un líder natural, demasiados altibajos que desetiquetan a los favoritos de siempre. Paradójicamente, hay quien lamenta la falta de autoridad entre los grandes después de muchísimos cursos sin sorpresas, reducidas las variantes porque siempre ganaban los mismos. Ahora hay variedad porque los tenistas de la otra liga se lo creen después del éxito de Stanislas Wawrinka en Australia, pero incluso entre las dudas manda Rafael Nadal, el mejor del año en la Carrera de Campeones. Será que mal del todo no lo estoy haciendo y que, pese a los errores, mis rivales han fallado más que yo explica Nadal. Con su triunfo en Madrid, tiene 3.865 puntos y superó en la race a Wawrinka, que se derrumbó en su estreno en la Caja Mágica y se queda con 3.545. El suizo, sin embargo, tiene en la mochila los títulos de Melbourne y Montecarlo, aunque le falta algo más de continuidad para considerarle, definitivamente, uno de los grandes. Tenis y talento tiene de sobra. Los enemigos de siempre siguen ahí, con Novak Djokovic en el tercer cajón del podio. El serbio es una incógnita y debuta hoy en Roma (contra Radek Stepanek) pendiente todo el mundo de cómo responde su brazo derecho. Esta semana, en el Foro Itálico, es fundamental para ir perfilando sus verdaderas opciones en Roland Garros, un major cuya trascendencia este curso es incalculable. Por detrás, Roger Federer y sus prioridades después de ser padre otra vez de gemelos, David Ferrer entre luces y sombras y Andy Murray, del que poco se sabe tras la operación del pasado año. BELÉN DÍAZ