Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 13 DE MAYO DE 2014 abc. es cultura CULTURA 55 go será este jueves con el estreno de Godzilla que solo por el número de copias con el que la lanza Warner debería desbancar a 8 apellidos vascos observan en Rentrak. El Estado ha recaudado solo en concepto de IVA más de 10 millones de euros por la taquilla de 8 apellidos vascos En cambio, por las descargas desde Estrenos DTL, DIVX Total, Bajui y PopcornTime, entre otras, solo verán dinero los propietarios de estas páginas. Hay que sensibilizar a los jueces que el daño que provocan los piratas es evaluable exhorta José Manuel Tourné. El Observatorio de la Piratería cifra en 450 millones el lucro cesante de la industria del cine y el vídeo en nuestro país en 2013. La cifra surge de las encuestas de consumo cultural. El cine español, mero cristal en el escaparate del Festival de Cannes Nicole Kidman y Grace de Mónaco inaugura la 66 edición OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL A CANNES El selfie que no queremos ver ANÁLISIS JESÚS GARCÍA CALERO o sabemos el impacto directo de una copia pirata en la taquilla, pero el acusado descenso de 52 este fin de semana de la película de Martínez- Lázaro nos da una pista. Es triste que acabe así la fiesta del público que ha disfrutado de una película como esta, que nos ha llevado en masa a disfrutar como hace mucho que ningún otro filme lo lograba. Aunque hay otros factores, asistimos hoy a una fotografía indeseable, la de un país incapaz de acabar con la lacra de quienes roban la propiedad intelectual y se lucran con ella. Es responsabilidad de todos permitir que los artistas puedan vivir de sus creaciones y disfrutar de las alegrías de un éxito tan difícil de conseguir para cualquiera. La imagen del mercado negro es la del parásito que impide crecer la oferta legal a precio razonable y daña los valores cívicos de nuestra convivencia. Este es un selfie que no queremos ver. N Si la transparencia fuera una cualidad del cine, el cine español sería apreciadísimo en el Festival de Cannes, pues mira a través de él con una solvencia que sólo le desbarataba aquella personalidad de Will Muny que tenía Pilar Miró. En los últimos veinte años, Cannes apenas si ha reparado en el cine de Almodóvar, desde Todo sobre mi madre (1999) Volver (2006) Los abrazos rotos (2009) año en que debieron sufrir un colapso, pues también invitaron a su sección oficial a Isabel Coixet y el Mapa de los sonidos de Tokio y La piel que habito (2011) En el mayor escaparate mundial del cine, el español suele hacer el papel de cristal, aunque tiene algunos directores españoles siempre en sus recámaras, como Marc Recha, Albert Serra, algo de Víctor Erice, o a su preferido, Jaime Rosales, quien afortunadamente este año ha sido invitado a la sección Une Certain Regard con su magnífica película, La hermosa juventud que podría haber saltado con mucha fuerza al cuadrilátero de la competición por la Palma de Oro. De todos modos, Rosales se presenta en esa prestigiosa cancha y junto a notabilísimos representantes del espíritu Cannes, como Lisandro Alonso, Mathieu Amalric o Rolf De Heer. Fuera de esta circunstancia, hay que agarrarse al clavo ardiendo de que hay dos películas con producción española, Still the water de la japonesa Naomi Kawase, y la argentina Relatos salvajes de Damián Szifron. Pero, el cine sigue en el escaparate sin reparar en el cristal, y la primera piedra de esta edición del Festival de Cannes es la que lleva en el zapato justo al comenzar a andar: la polémica entre la película inaugural, Grace de Mónaco del francés Olivier Dahan, y la familia Grimaldi, que acusa al director y su película de tergiversar la realidad. Han he- Kidman, como Grace ABC cho público y notorio su rechazo, Alberto primero (o sea, es Alberto II, pero el primero en mostrar su rechazo) y las princesas Estefanía y Carolina, después. Es probable que no compartan la imagen que tiene, o que refleja, de su madre el director francés, pero es seguro que aún les ha distanciado más de la película el hecho de que a su padre, el príncipe Rainiero, lo interprete Tim Roth, un excelente actor que mueve como pocos el palillo entre los dientes. Lo de Paz Vega en el papel de Maria Callas quizá no les haya cantado tanto. Anclado en el tiki- taka Y pasado este trago inaugural, la edición sexagésima sexta del Festival de Cannes le produce a uno la impresión de que ya la ha visto, aunque no recuerda el final. Mira la lista de directores y películas a competición y le da al botón Y más estrellas... Robert Pattinson, Julianne Moore, Kristen Stewart, Ryan Gosling, Eva Mendes, Marion Cotillard, Charlotte Gaingsbourg y más... de actualizar por si fueran los de alguna edición anterior. Los hermanos Dardenne, David Cronenberg, Atom Egoyan, Ken Loach, Nuri Bilge Ceylan, Mike Leigh, Naomi Kawase, Andrey Zvyagintsev, Xavier Dolan, Bertrand Bonello, Olivier Assayas, y hasta Jean- Luc Godard, a ver si trinca la Palma que aún le falta. Una competición oficial tan sobada que algo querrá decir, aunque no se sabe muy bien qué: si que el festival está anclado en el tiki- taka, si que no hay a la vista un relevo para los gustos y maneras de los programadores del Festival, o lo de esos restaurantes de éxito y de monocultivo: si nosotros lo que hacemos bien es asar cordero, para que vamos a andar cociendo pasta o pelando gambas. Lo que es indudable es que el Festival de Cannes, con su tiki- taka, con su corderito asado, cada año le arrebata al panorama cinematográfico mundial su media docena de obras de arte. En fin, que uno busca un hilo suelto en esta edición de Cannes y no lo encuentra ni en la composición del jurado, que preside Jane Campion, la única directora que ha ganado una Palma de Oro El piano 1993) y que se conoce los pasillos del Palacio del Cine como un chino las estanterías de su local. Es decir, que preside el jurado, pero que pegaría como un cromo en el programa a concurso. Junto a ella juzgarán el cine de este año Carole Bouquet, Sofia Coppola, las actrices Leila Hatami y Do- Yeon Jeon, y los actores Willem Dafoe y Gael García Bernal, y los directores Jia Zhang- ke y Nicolas Winding Refn. Todos ellos con muchos kilómetros de Croisette en sus pies. Pero este Festival son sus películas, siempre como calcadas pero nunca vistas, y son también sus invitados de pasarela, su carrera de cuádrigas por la alfombra roja, con mayor concentración de flor y nata que en la campiña suiza, y que este año presidirá Nicole Kidman, pero pretenderán sacarla a empujones del área Jessica Chastain, Robert Pattinson, Julianne Moore, Kristen Stewart, Ryan Gosling, Eva Mendes, Marion Cotillard, Monica Belluci, Charlotte Gaingsbourg o cualquiera de esos actores de pelo cano y pajarita alegre.