Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MARTES, 13 DE MAYO DE 2014 abc. es internacional ABC Boko Haram pide canjear a las niñas secuestradas por terroristas Los yihadistas aseguran que las rehenes han sido convertidas al islam EDUARDO S. MOLANO CORRESPONSAL EN ACCRA S El líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, en el vídeo divulgado ayer por el grupo terrorista AFP ABUBAKAR SHEKAU LÍDER DE BOKO HARAM El yihadista que presume de locura Perfil E. S. MOLANO Abubakar Shekau es un ser catódico. Desde que asumiera el liderazgo de la milicia islamista Boko Haram en 2009, su rostro amenazador se asoma de forma continua a las pantallas de televisiones y ordenadores nigerianos como imagen del terror. Al margen de la biografía proporcionada por miembros de la banda terrorista, apenas hay ningún dato sobre su vida anterior a su militancia yihadista. Como si no tuviera vida antes de su liderazgo de Boko Haram. Lo cierto es que su porte y actitud le muestran casi como un ser irreal, como sacado de una caricatura maliciosa de los peores estereotipos del radicalismo musulmán. Utiliza y difunde sus vídeos como arma del terror y publicidad de su enloquecida imagen. El pasado agosto, el Ejército nigeriano aseguraba que Shekau habría muerto tras ser herido en una base insurgente en Sambisa, al noreste del país. Obviamente, parece que la información no tenía ninguna base. Shekau había asumido el liderazgo después de que su maestro, el fundador de Boko Haram, el clérigo Mohamed Yusuf, perdiera la vida. El 30 de julio de 2009, Yusuf fallecía en un enfrentamiento con las fuerzas armadas cuando iba a ser detenido. Durante esos días, al menos 186 personas perdieron la vida en la ola de violencia por su captura. Un año después, vendría la radicalización de Boko Haram y la difusión de decenas de vídeos de Shekau, en su peculiar estilo pánico y enloquecido. Él ha puesto el rostro más fanático a las fechorías de la banda. imple moneda de cambio. Para Boko Haram ese es el único valor de las más de doscientas jóvenes secuestradas el pasado 14 de abril en un internado del noreste de Nigeria. Los yihadistas difundieron ayer un nuevo vídeo en el que aseguran que las jóvenes retenidas solo serán liberadas a cambio de la excarcelación de miembros del grupo terrorista presos en las cárceles del país. El ministro del Interior nigeriano, Abba Moro, ha rechazado de forma tajante cualquier tipo de acuerdo con la banda, al subrayar que es absurdo que un grupo terrorista trate de establecer sus propias demandas. No obstante, otras fuentes reconocen que el Gobierno de Nigeria está revisando todas las opciones En el vídeo distribuido por los yihadistas, el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, afirma, además, que las jóvenes han sido convertidas al islam. Es una práctica habitual de esta banda de fanáticos: Me obligaron a convertirme al islam. Durante tres meses fui su cautiva confiesa a este diario la joven Hajja, que en julio pasado fue secuestrada en las montañas Gwoza, un lugar muy cercano al último ataque. Tres meses en los que fue tratada como una esclava al servicio de la banda terrorista, hasta que pudo huir de ellos. Hajja reside ahora en la capital, Abuja. A lo largo de los últimos años, las negociaciones entre Boko Haram y el Gobierno de Nigeria siempre han caminado por el alambre y al borde del desastre. Ya en noviembre de 2012, el grupo armado había adelantado sus primeras demandas para iniciar conversaciones de paz con el Ejecutivo y poner fin a una sangría que ya entonces amenazaba la estabilidad del país africano. Negociaciones fallidas Entre sus principales reclamaciones estaban la apertura de negociaciones en Arabia Saudí para acordar un armisticio, que el exmandatario Muhammadu Buhari se involucrara en el proceso y la detención inmediata de Ali Modu Sheriff, exgobernador local, a quien no obstante se le había acusado de complicidad con la banda. A mediados del pasado año, Boko Haram rechazó una amnistía a favor